Concurso de delitos

EL CONCURSO IDEAL

El concurso ideal de delitos se encuentra regulado en el art. 77.1 y 2 del Código Penal y se produce cuando una sola acción da lugar a dos o más delitos, ya sean delitos distintos o el mismo delito varias veces, por ejemplo, cuando el estallido de una bomba da lugar a la muerte de varias personas.

En caso de concurrir el concurso ideal se impondrá la pena más grave entre las aplicables a los delitos cometidos, en su mitad superior, sin que pueda exceder de la que represente la suma de las que correspondería aplicar si se penaran separadamente las infracciones. En ese caso, se sancionarán las infracciones por separado.

EL CONCURSO MEDIAL

El concurso medial se encuentra regulado en el art. 77.1 in fine y 2 del Código penal, dándose el mismo cuando se cometen varias acciones que dan lugar a varios delitos, pero uno de ellos es medio necesario para cometer otro u otros, por ejemplo, cuando se falsifica un documento como medio para la comisión de un delito de estafa.

En caso de concurso medial se impondrá una pena superior a la que habría correspondido, en el caso concreto, por la infracción más grave, y que no podrá exceder de la suma de las penas concretas que hubieran sido impuestas separadamente por cada uno de los delitos, no pudiendo exceder la pena del límite impuesto para el concurso ideal.

CONCURSO REAL

El concurso real se encuentra regulado en los artículos 73, 75 y 76 del Código Penal y se produce cuando varias acciones dan lugar a varios delitos, que son juzgados en un mismo proceso.

En este caso las penas por los delitos cometidos simplemente se acumulan y, cuando no puedan ser cumplidas simultáneamente, se seguirá el orden de su respectiva gravedad para su cumplimiento sucesivo.

Dicho esto, debe tenerse en cuenta que el Código Penal fija en su art. 76 límites máximos para el cumplimiento de las penas, en concreto, la pena a imponer no podrá exceder del triple del tiempo por el que se imponga la más grave, declarando extinguidas las que superen ese límite, que no podrá exceder de 20 años, si bien excepcionalmente ese límite máximo será:

a) De 25 años, cuando el sujeto haya sido condenado por dos o más delitos y alguno de ellos esté castigado por la ley con pena de prisión de hasta 20 años.

b) De 30 años, cuando el sujeto haya sido condenado por dos o más delitos y alguno de ellos esté castigado por la ley con pena de prisión superior a 20 años.

c) De 40 años, cuando el sujeto haya sido condenado por dos o más delitos y, al menos, dos de ellos estén castigados por la ley con pena de prisión superior a 20 años.

d) De 40 años, cuando el sujeto haya sido condenado por dos o más delitos referentes a organizaciones y grupos terroristas y delitos de terrorismo del Capítulo VII del Título XXII del Libro II de este Código y alguno de ellos esté castigado por la ley con pena de prisión superior a 20 años.

e) Cuando el sujeto haya sido condenado por dos o más delitos y, al menos, uno de ellos esté castigado por la ley con pena de prisión permanente revisable, se estará a lo dispuesto en los artículos 92 y 78 bis.

Debe tenerse en cuenta que los límites expuestos serán de aplicación tanto a las penas impuestas en un mismo proceso, como a las impuestas en distintos procesos cuando lo hayan sido por hechos cometidos antes de la fecha en que fueron enjuiciados los que, siendo objeto de acumulación, lo hubieran sido en primer lugar. Es decir, que se tendrán en cuenta a efectos de tales limitaciones, los delitos cometidos con anterioridad a los que fueron juzgados, pero no así los que fueran cometidos posteriormente.