¿Cuánto cuesta la adopción de un niño?

Una vez que se ha decidido iniciar un procedimiento de adopción internacional, es recomendable consultar con un abogado especialista en adopción internacional para asesorarte sobre todos los pormenores del procedimiento, como por ejemplo el coste económico de este proceso y que tratamos a continuación.

Pasos a seguir

Para poder iniciar un procedimiento de adopción internacional, vamos a tener que seguir una serie de pasos:

  • En primer lugar necesitaremos un Certificado de idoneidad elaborado por un psicólogo y un trabajador social en el que se informa si la persona o pareja que quiere adoptar es apta desde el punto de vista psicológico y desde el punto de vista social (capacidad económica suficiente). El coste de este informe puede ascender a unos 1.000 €.
  • Deberemos acudir también a una Entidad Colaboradora de Adopción Internacional (ECAI), acreditadas por la Comunidad Autónoma que se van a encargar de gestionar todos los trámites burocráticos necesarios, como por ejemplo, legalización y traducción de documentación, gestiones con el orfanato donde se encuentra el menor, con los organismos competentes, organizar el viaje de los adoptantes, etc. También realizan otras funciones como pago de honorarios al abogado extranjero, a la agencia extranjera, gastos de viaje y estancia de los padres adoptantes, etc. Los honorarios de la ECAI varían dependiendo del país de adopción del menor, siendo por ejemplo y a modo orientativo de 20.000 € para una adopción en Rusia, 15.000 € en Colombia,  17.000 € en un proceso de adopción de un menor de origen chino o 7.000 € en Etiopía.
  • Será recomendable contratar a un abogado especialista en adopción internacional cuyo coste puede rondar la cantidad de 900 €, siendo este un dato orientativo debiendo analizar el profesional el caso concreto.

¿Cuánto cuesta el proceso?

Una vez vistos los trámites necesarios para iniciar un procedimiento de adopción internacional, documentación, legalización y traducción de documentos, órganos intermediarios, tramitación del expediente por las ECAI,  viajes al país de origen y estancias, abono de tasas,  etc,  podemos entender el elevado coste de este proceso, pudiendo llegar a los 30.000 € en algunos casos.

Es importante saber que la mayoría de Comunidades Autónomas cuenta con prestaciones económicas, así como subvenciones para abonar parte del proceso de adopción. A nivel estatal podemos encontrar deducciones fiscales y ayudas a la adopción de niños y niñas.

También existes entidades aseguradoras que cubren estos gastos y agencias que permiten el abono fraccionado de los honorarios.

Por último, indicar que existen numerosas asociaciones de madres y padres que tienen menores adoptados y ofrecen información, apoyo y ayuda a personas que acaban de adoptar, que están en proceso de adopción o que se están planteando recurrir a esta vía e iniciar un procedimiento de adopción internacional.

Ventajas adopción internacional

Después de los datos económicos que hemos expuesto en el epígrafe anterior, mucha gente se preguntará porque tantas personas recurren a la adopción internacional a la vista del coste económico tan elevado que supone la misma, siendo gratuito el proceso de adopción nacional.

Pues bien, como ventajas de la adopción internacional podemos destacar:

  • Los tiempos, ya que, quien quiera iniciar una solicitud de adopción nacional deberá esperar aproximadamente 9 años frente a unos 3 años aproximadamente que puede durar como mucho un proceso de adopción internacional.
  • Edad del adoptado, puesto que la adopción internacional permite adoptar a bebés y menores de corta edad.

Por ello la adopción internacional se erige como la opción más solicitada a pesar del coste económico.

Adopción de mayor de edad

Aunque no es algo habitual, se puede adoptar a una persona mayor de edad.

En algunas ocasiones se recurre a esta vía para poder hacer efectivos ciertos derechos y vínculos legales como por ejemplo el derecho a recibir la legítima en una herencia.

La cuantía en estos casos no difiere mucho de la requerida en un procedimiento de adopción de un menor de edad.