VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LAS CUENTAS CORRIENTES INDISTINTAS

Dentro del ámbito mercantil o comercial la apertura de una cuenta corriente es la operación más común tanto entre consumidores como entre sociedades. En el momento en el que, por cualquier circunstancia, se va a manejar dinero, se hace imprescindible la apertura de una cuenta bancaria.

La cuestión no plantea mayores problemas cuando la citada cuenta es de titularidad única, siendo una sola persona la propietaria del dinero depositado y la única que gestiona la cuenta

La cosa puede complicarse cuando son dos o más personas quienes optan por abrir una cuenta, para operar todos con ella y gestionarla. En la mayoría de las ocasiones no se paran a pensar las obligaciones y responsabilidades que contraen. Nos vamos a referir en este artículo a un concreto tipo de cuenta con varios titulares: la cuenta corriente de titularidad indistinta.

Una cuenta corriente bancaria indistinta es un tipo de cuenta plural, con dos o más titulares, que permite a cada uno de ellos disponer del dinero depositado sin necesidad de contar con autorización o permiso de los demás; y podrán hacerlo aun cuando las cantidades depositadas en la cuenta sean propiedad de uno solo de los titulares; también podrán realizar el resto de la operativa habitual de las cuentas bancarias. Se diferencian de las cuentas conjuntas o mancomunadas en que, en este tipo de cuentas, los titulares para disponer del saldo necesitan la autorización del resto de los cotitulares o de alguno de ellos.

Para que la cuenta corriente se considere indistinta o solidaria, es necesario que expresamente así quede recogido en el contrato correspondiente de apertura de cuenta; en caso contrario, se considerará que es mancomunada.

Este tipo de cuentas van a generar a los cotitulares algunas responsabilidades a las que se hará referencia más tarde. Por ello, no es aconsejable abrir este tipo de cuenta con alguien que conocemos poco; se hace preciso que todos los titulares tengan plena confianza en su manera de actúar. Los casos más comunes en los que se abren cuentas bancarias indistintas son matrimonios, parejas de hecho o sociedades mercantiles.

VENTAJAS DE LAS CUENTAS BANCARIAS INDISTINTAS

Su ventaja es la agilidad a la hora de poder disponer de los fondos dinerarios de las mismas, ante cualquier contingencia o incidencia sin necesidad de la autorización del resto de titulares; ello facilita la resolución del problema de manera inmediata.

¿Y LAS DESVENTAJAS?

Aquí la lista es un poco más amplia; se reseñan algunas de ellas:

1.- Incidencias con los descubiertos en cuenta: puede darse el caso de que la entidad bancaria atienda a un pago autorizado por un solo titular que exceda del saldo disponible, generando un saldo deudor en cuenta o descubierto. Lo cierto es que todos los titulares asumen una responsabilidad solidaria sobre los fondos de la misma; por ello, si por las disposiciones de efectivo se generan saldos deudores, la entidad bancaria podría exigir el reembolso a cualquiera de los titulares.

2.- Se pueden plantear conflictos por los herederos de uno de los titulares tras su fallecimiento.

3.- Conflictos entre los propios titulares en casos de separaciones matrimoniales o divorcios.

4.- Incidencias con embargos judiciales o administrativos: si la orden de embargo tiene su causa en una obligación de pago solidaria de todos los titulares no habría problema alguno. La cuestión surge cuando hay una orden de traba de una cuenta bancaria indistinta y la deuda es solamente de uno de los cotitulares; hay que decir que la entidad bancaria ha de proceder al embargo sin más, sin tener en consideración quien es el deudor y quien no.

El embargo debe de efectuarse solo sobre bienes del deudor; por ello si la cuenta que se embarga es de varios titulares indistintos, la dificultad radicaría en la determinación de la cantidad embargable. Ante esta situación el cotitular no deudor siempre puede presentar en Tribunales una tercería de dominio para oponerse al embargo de las cantidades que pueda demostrar que son en exclusiva de su propiedad y que, por no ser deudor, no deberían embargarse.

REPERCUSIONES FISCALES DE UNA CUENTA BANCARIA INDISTINTA

De cara al “Fisco” una cuenta bancaria indistinta puede ser origen también de algunas incidencias. Más allá de la disposición del dinero por cualquiera de los titulares sin contar con los demás, la propiedad de los saldos puede ocasionar problemas con la Agencia Tributaria cuando no hay coincidencia exacta entre los titulares de la cuenta y los propietarios de los fondos.

De manera general, la Agencia Tributaria, en los casos de cuentas bancarias indistintas, atribuye los fondos a partes iguales entre todos los titulares. Pero la cotitularidad no es igual a condominio de los fondos depositados.

Por ello, el cotitular de una cuenta indistinta no tendrá que tributar por un dinero que no es suyo; en estos casos se hace preciso demostrar ante el erario público que no se es propietario de esos fondos.