Dámaris Pamplona Bueno

Número de colegiado 122487. Colegio MADRID

Abogada penalista experta en Delincuencia Patrimonial, Económica y de la Empresa. Dámaris Pamplona Bueno estudió Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid, graduándose en el año 2013. Teniendo claro su objetivo de ser abogada penalista, comenzó ese mismo año el Máster de Acceso a la Profesión de Abogado, en el cual destacó al obtener una nota media entre las cinco mejores de su promoción, motivo por el cual la Universidad le otorgó una Mención Especial de Honor. Sus estudios universitarios siempre se orientaron, en particular, hacia el Derecho penal.
A nivel práctico, desde junio de 2014 ha podido desarrollar su vocación como penalista en el equipo de Chabaneix Abogados, centrando su objetivo en adquirir experiencia para resolver con éxito los casos penales más complejos, pero sin descuidar en ningún momento el trato y la atención individualizada a los clientes que contratan el servicio.
De manera paralela, para continuar especializándose también a nivel teórico como abogada penalista, en el año 2018 obtuvo el título de Experta en Delincuencia Patrimonial, Económica y de la Empresa, por la Universidad Autónoma de Madrid, donde recibió formación impartida por los investigadores y profesionales de nuestro país más destacados en la materia.

Pide presupuesto

Datos

Inglés

Especialidades

Urbanismo
Startup
Bullying

¿Por qué elegirnos?

Beneficios que obtienen los clientes cuando me eligen:

Soy una abogada especializada en Derecho penal, respetuosa con el nivel de implicación que cada cliente desea tener en su propio caso. Algunos clientes desean dejar su caso en manos de un abogado en la mayor medida de lo posible, para poder ocuparse libremente de otros asuntos. En estos supuestos, para comodidad del cliente, selecciono la información relevante e informo periódicamente de los avances significativos y puntos clave. Otros desean participar de manera más activa en el caso, y para ello con gusto y dedicación, realizo una labor en ocasiones incluso docente, cuando se trata de un cliente que por ejemplo se enfrenta a su primer caso penal y no tiene conocimientos jurídicos pero desea entender qué está sucediendo en el procedimiento. En cualquiera de las dos opciones, los clientes obtienen una atención personalizada por una abogada penalista, que se preocupa de que el proceso penal transcurra para ellos con total transparencia, seguridad y confianza.

Lo que más satisfacción me aporta en mi trabajo:

Para mí, un buen resultado tiene que estar formado por una combinación de lo técnico y lo humano. No basta obtener una solución jurídicamente favorable en un caso, si no se ha prestado atención alguna al cliente durante el procedimiento. La satisfacción como profesional viene de saber que jurídicamente, se han intentado las mejores estrategias procesales y utilizado los mejores argumentos de fondo; pero además, de ver a un cliente agradecido y satisfecho con el trabajo realizado.

¿Cómo funcionamos?