Quiero adoptar al hijo de mi pareja ¿Puedo hacerlo?

La adopción del hijo de la pareja.

El modelo de familia tradicional ha evolucionado considerablemente en los últimos años, de modo que es muy frecuente encontrar supuestos de unidades familiares compuestas por una pareja, del mismo o distinto sexo, que a su vez son progenitores de sus propios hijos habidos en relación anterior. En este artículo vamos a analizar la posibilidad de adoptar al hijo de la pareja, especificando los requisitos previstos en nuestro ordenamiento jurídico para poder llevarlo a cabo.

¿Cómo hago para adoptar al hijo de mi pareja?

Hay que tener en cuenta que pueden darse dos supuestos, el primero que el hijo de mi pareja carezca de otro progenitor bien sea por fallecimiento, por que se desconoce o porque ha sido privado de la patria potestad del menor; y el segundo que sí exista dicho progenitor, padre o madre biológicos, pero que en la práctica no desempeñan tal función, pretiriendo así las obligaciones y derechos fundamentales que le corresponden para con su hijo.

Nuestro ordenamiento jurídico prevé tal posibilidad, permitiendo tales adopciones con el fin de dotar de regularidad a la relación de filiación entre el menor y quien en la práctica está desempeñando el rol de padre o madre, pensando siempre en el interés superior del menor.

Todas las adopciones se constituyen por resolución judicial, por tanto para obtenerla se deberá iniciar un expediente de jurisdicción voluntaria, regulado en la Ley 15/2015 de 2 de julio, en sus artículos 33 a 42.

Será competente el juzgado de primera instancia del domicilio del adoptante y preceptiva la intervención del Ministerio Fiscal, no así de abogado y procurador. Su tramitación tendrá el carácter de reservado y preferente.

La adopción generalmente se inicia mediante una propuesta que parte de la entidad pública a la que se encomienda en cada Comunidad Autónoma esta función; pero en el caso que nos ocupa, de adopción del hijo de la pareja, no es necesaria.

En dicho procedimiento deberán ser citados para prestar ante el Juez su consentimiento o su asentimiento las siguientes personas:

Consentimiento

  1. El adoptante o adoptantes.
  2. El adoptando mayor de 12 años.

Asentimiento

  1. El cónyuge o pareja de hecho, salvo que entre ellos exista separación, divorcio.
  2. Los padres biológicos del adoptando no emancipado, salvo que estén privados de la patria potestad por sentencia firme o incursos en causa para su privación.

En ambos supuestos, para otorgar el consentimiento o el asentimiento, los citados deberán expresarlo de forma libre, legal y por escrito, previa información de sus consecuencias. En el caso de no comparecer habiendo sido formalmente citados, el procedimiento continúa sin más citaciones a estas personas.

No será necesaria la citación de quienes ya hubieren otorgado su asentimiento, en documento público notarial o ante la entidad pública competente, siempre que no haya transcurrido más de seis meses.

Serán oídos

  1. Los progenitores no privados de la patria potestad, en aquellos casos en los que no sea necesario su asentimiento.
  2. El tutor, la familia de acogida, y el guardador.
  3. El adoptando menor de 12 años.
  4. A los hijos de los adoptantes, siempre que exista convivencia con ellos y tengan suficiente juicio.

Una vez realizados los anteriores trámites y previo el informe del Ministerio Fiscal, el juez resolverá dictando auto contra el que cabe recurso de apelación. Si la resolución es favorable a la adopción, se inscribirá en el Registro Civil correspondiente .

El efecto principal de la adopción será la constitución de una nueva relación de filiación de la que se desprenderán todos los efectos que le son propios, sin que quepa distinción alguna respecto de la filiación natural.

La segunda consecuencia inmediata de la adopción será la extinción de los lazos jurídicos que existían entre el adoptado y su familia biológica que perderá el derecho a la patria potestad.

Requisitos que debo cumplir para adoptar al hijo de mi pareja

Hay que partir de la base de que la legislación actual permite adoptar al hijo de la pareja sin exigir un vínculo matrimonial previo, pero sí una relación de afectividad análoga que venga avalada por un periodo de estabilidad en la convivencia.

Esta materia está sujeta a la regulación autonómica de modo que podemos observar variación entre el periodo mínimo de convivencia exigido por una u otra Comunidad. Así en Cataluña se pide que sea al menos de dos años, mientras que en Madrid se establece un periodo de tres años como mínimo.

Es cierto que en algunas Comunidades se puede sustituir este requisito por la existencia de algún hijo en común, o por la formalización de la relación en escritura pública.

También hay que dejar claro, que existe la posibilidad de adopción de los hijos de la pareja, con independencia de si estamos ante una adopción homoparenteal o heterosexual.

Requisitos del adoptante

  1. Gozar tanto de capacidad de obrar como jurídica.
  2. Ser mayor de 25 años.
  3. Diferencia de edad respecto del adoptando de al menos 16 años y como máximo de 45 años, salvo que los adoptandos sean varios hermanos, adolescentes o con necesidades especiales.

Requisitos del adoptando

  1. No podrá adoptarse a un nasciturus, ya que la ley exige que la madre otorgue su consentimiento y esto no podrá producirse hasta que hayan transcurrido al menos seis semanas desde el parto.
  2. Ha de ser menor no emancipado, salvo que antes de la emancipación o de la mayoría de edad hubiera existido situación de acogimiento con los adoptantes, con al menos un años de antigüedad.
  3. No podrá adoptarse a un descendiente.
  4. Tampoco un pariente de segundo grado de línea colateral por afinidad o consanguinidad.
  5. Ni un tutor a su pupilo, hasta tanto se haya aprobado la cuenta general de la tutela.
  6. Nadie podrá ser adoptado por más de una persona, salvo que la adopción se realice de forma conjunta o sucesivamente por ambos cónyuges o miembros de una pareja unidos por análoga relación de afectividad.

¿Qué pasa si el otro padre no está de acuerdo?

Como hemos avanzado anteriormente, para constituirse la adopción es preciso seguir el correspondiente expediente de jurisdicción voluntaria ante el juez competente. En dicho procedimiento se recava necesariamente el asentimiento de los progenitores del adoptado, salvo que se encuentren privados legalmente de la patria potestad, o incursos en las causas previstas en el Código Civil para su privación.

Si el progenitor cuyo asentimiento no se estimó necesario por el juez, y por tanto no se le solicitó, considera que se han vulnerado sus derechos, podrá acudir ante el Tribunal que esté conociendo del tema y manifestarlo así. En tal caso, el letrado de la Administración de Justicia promoverá la suspensión del procedimiento y le condenará en el plazo de quince días para que interponga la pertinente demanda, de la que conocerá el mismo juzgado.

No obstante, si el progenitor no lleva a cabo tales actuaciones, hay que recordar que la adopción es irrevocable, ya que busca dotar de estabilidad al menor, si bien se puede extinguir por concurrir la petición de cualquiera de los progenitores en el plazo de los dos años siguientes al auto que otorga la adopción, alegando que por motivos que no le son atribuibles no pudo intervenir en el procedimiento.

Si el hijo es mayor de 14 años ¿Qué ocurre?

La consecuencia principal, es que se deberá recabar por el juzgador el consentimiento del adoptando siempre que sea mayor de 12 años y tenga suficiente juicio. Por tanto su opinión será determinante.

Por otro lado, nuestro ordenamiento jurídico veta la adopción de mayores de edad o emancipados, salvo que venga precedida de una situación de acogimiento familiar con quien pretende adoptar, iniciada al menos un año antes de que el adoptando alcance la emancipación o la mayoría de edad.

Etiquetado como:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Asistente Pilar de Iuris NOW ¡Hola! Mi nombre es Pilar. ¿Puedo ayudarte?Puedes llamarme al 622 617 129 o dejar tu nombre y teléfono para que me ponga en contacto contigo lo antes posible.

¿Cómo funcionamos?

Abogados certificados

Abogados certificados

Solamente te ofrecemos abogados que están especializados en tú problema y dispuestos ayudarte.

No hay sobrecostes

No hay sobrecostes

Al contactar con un abogado a través de nuestra plataforma, el precio será el mismo que haciéndolo directamente con el abogado.

Especialistas en tu materia

Especialistas en tu materia

Te ofrecemos un listado de profesionales especializados en tu problema para que puedas elegir el que más se adapte a tus necesidades

Precio competitivo

Precio competitivo

Nuestros abogados están comprometidos con tu problema y te ofrecerán un precio muy ajustado.