¿Se puede elegir abogado de oficio en caso de divorcio?

Abogado de oficio

La decisión de divorciarse arrastra consigo multitud de interrogantes de no fácil solución. No en vano se considera uno de los momentos más críticos por los que pasan muchas personas a lo largo de su vida, ya que supone la ruptura con una situación personal y familiar asimilada e instaurada durante bastante tiempo. Además, entraña considerables gastos, como son los correspondientes a los honorarios de los profesionales que necesariamente han de intervenir en el proceso judicial.

Es evidente que no todo el mundo puede costearse un gran despacho de abogados, pero también es cierto que en nuestro país existe la alternativa que ofrece la justicia gratuita, es decir, el abogado de oficio. Vamos a dedicar este artículo a esta interesante opción.

Beneficiarios de justicia gratuita y derecho a abogado de oficio.

La Ley de Asistencia Jurídica Gratuita 1/1996 de 10 de enero, con sus posteriores modificaciones, establece los requisitos para se beneficiario del derecho a la asistencia jurídica gratuita. Tales criterios responden básicamente a parámetros económicos que han de darse no solo en la persona que solicita este beneficio, considerada individualmente, sino en el conjunto de la unidad familiar de la que forma parte.

Se condidera a estos efectos unidad familiar, no solo a las familias tradicionales generadas a partir de vínculo matrimonial, sino también a las parejas de hecho, las familias monoparentales etc.

Requisitos para las personas físicas

Como requisitos personales, podemos decir que se reconocerá este derecho a los nacidos en territorio español, a los nacionales de otros países de la Unión Europea y al resto de los extranjeros que acrediten insuficiencia de recursos para litigar.

También se tendrán en cuenta los ingresos económicos brutos anuales, de modo que no podrán superar:

  • Dos veces el IPREM vigente al solicitarlo. Este será el requisito económico para el caso en el que el solicitante no forme parte de ninguna unidad familiar.
  • Dos veces y media el IPREM vigente, cuando el solicitante forme parte de una unidad familiar compuesta como máximo por tres miembros.
  • Tres veces el IPREM vigente, si se trata de persona que forma parte de una unidad familiar compuesta al menos por cuatro miembros, siempre que tenga reconocido formalmente la condición de familia numerosa.

El IPREM es el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples. Dicha referencia está sujeta a actualizaciones, por tanto para quienes efectúen la solicitud en lo que resta de año, deberán sujetarse al IPREM del año 2020.

Además de los ingresos brutos anuales que se acrediten mediante la oportuna declaración del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, se tendrán también en cuenta los inmuebles de los que se sea titular. Al margen de la vivienda habitual y que se comprobarán mediante certificación de bienes inmuebles.

No obstante, en ciertos casos y pese a no reunir los requisitos económicos referidos, se reconocerá el derecho a la justicia gratuita para quienes no perciban más de cinco veces el IPREM cuando:

  • En atención al número de hijos o familiares a cargo, es el caso de las familias numerosas de categoría especial.
  • En los casos de discapacidad del solicitante o de quienes los tienen a su cargo.

Costes del divorcio, cómo asumirlos

El proceso de divorcio general, dejando al margen lo que se conoce como el divorcio express ante notario, requiere preceptivamente la intervención de abogado y procurador. Su papel es esencial, no ya por su intervención ante el juez, sino por que han de valorar de forma individualizada las necesidades y derechos de quien tiene delante e informarle sobre qué es lo que le conviene, que no siempre coincide con lo que el cliente tiene en mente.

No podemos negar que el divorcio entrañe unos gastos elevados, en términos generales. Pero hay que tener en cuenta que un buen profesional puede determinar una solución de por vida que no se cuantifica solo en términos monetarios.

Por otro lado, no todos los divorcios son iguales. Por ejemplo, los consensuados, sin hijos, etc, resultan mucho más económicos que los contenciosos. También es cierto que en muchos despachos se admiten diversas fórmulas de pago que se adaptan a las necesidades del cliente.

En todo caso, se recomienda pedir siempre previamente un presupuesto claro e inequívoco.

La elección del abogado de oficio en caso de divorcio.

Resulta una opción nada desdeñable acudir a los servicios de un abogado de oficio. Los letrados que conforman el Turno de Oficio, son en términos generales, grandísimos profesionales que cuentan con una extensa y variada experiencia a sus espaldas y que en la mayor parte de los casos trabajan por pura vocación. De hecho algunos de lo mejores abogados del país están ahí.

En el supuesto de inclinarse por esta posibilidad, el usuario deberá acudir al Colegio de Abogados correspondiente y tramitar su solicitud. Si se estima su petición por parte de la Comisión de Asistencia Jurídica Gratuita de la Comunidad Autónoma a la que pertenezcan, dispondrá de abogado y procurador gratuito, resultará exento del pago de las costas para el caso de ser condenado a ellas y dispondrá también de pruebas periciales sin coste alguno, entre otros beneficios.

Etiquetado como: ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *