¿Me puede despedir mi empresa por absentismo laboral?

causas absentismo laboral

El absentismo laboral es uno de los grandes problemas que deben afrontar las empresas en cuanto a gestión de sus Recursos Humanos, ya que la ausencia de los empleados de su puesto de trabajo causa pérdidas de miles de euros al año. Ahora bien, no todas las faltas al trabajo son iguales, hay algunas que están justificadas.

Si eres trabajador seguramente te interesará saber si es posible que la empresa te despida por ausencias reiteradas, así que vamos a verlo.

¿Qué es el absentismo laboral?

Se suele decir que el absentismo laboral en España es elevado, pero vamos a entender esto mejor si primero hacemos una aproximación a este concepto analizando qué se considera absentismo laboral.

Si atendemos a la definición que hace el diccionario hay absentismo cuando se falta de manera deliberada y frecuente al trabajo. Pero lo cierto es que a nivel legal también incluimos dentro del absentismo las ausencias justificadas al trabajo, aunque sean involuntarias. Por tanto, podemos decir que hay absentismo cuando un trabajador se ausenta de su puesto de trabajo en días hábiles y dentro de la que es su jornada laboral.

Clases de absentismo

En el absentismo laboral las causas nos ayudan a diferenciar entre varios tipos de ausencias que pueden dar lugar a que la empresa tome medidas disciplinarias.

Absentismo voluntario o injustificado

Consiste en no acudir al trabajo de forma totalmente voluntaria y sin que haya una causa que pueda justificar la ausencia del trabajador. Se entiende que en estos casos hay un incumplimiento del contrato de trabajo y del principio de buena fe que rige las relaciones entre empleados y empresario.

No obstante, debemos distinguir dos supuestos. Una cosa es que un trabajador no vaya a trabajar directamente porque no le dé la nada. Aquí hay voluntariedad y falta de justificación. Pero también puede ocurrir que el trabajador no esté en su puesto de trabajo por una causa que no esté prevista como justificable pero que esa ausencia no sea voluntaria. Por ejemplo, el trabajador que ha tenido que dejar su casa durante la noche por haberse producido un incendio en su edificio y no puede desplazarse a su lugar de trabajo hasta que no haga las gestiones pertinentes para resolver su problema de alojamiento.

Absentismo justificado

Implica que el trabajador no está en su puesto pero tiene una causa justificada (prevista en la legislación o en el Convenio Colectivo) para ello. Esto implica que incluso una baja médica por enfermedad se considera absentismo a efectos de estadísticas si dura más de un determinado tiempo, aunque está claro que es una razón totalmente justificada para no estar trabajando.

Faltas de asistencia no consideradas absentismo

Por disposición expresa del Estatuto de los Trabajadores hay faltas al trabajo que en ningún caso se consideran absentismo. Son las relacionadas con:

  • El ejercicio de derechos legítimos, por ejemplo la huelga.
  • Obligaciones públicas, como ser jurado en un juicio.
  • El tiempo destinado por los representantes de los trabajadores a las labores propias de su cargo.
  • Las provocadas por un accidente de trabajo.
  • Baja de maternidad, lactancia, por riesgo durante el embarazo, por enfermedades causadas por el embarazo, el parto o la lactancia. Así como por la baja de paternidad.
  • Bajas por enfermedad común o accidente no laboral que no superen los 20 días.
  • Ausencias derivadas de la violencia de género.

Consecuencias del absentismo laboral

Para el trabajador

  • Ve reducidos sus ingresos por posibles sanciones.
  • Puede ser despedido.
  • Disminuye su productividad.
  • Genera conflictos con los compañeros.

Para la empresa

  • Aumentan los costes laborales.
  • Empeora el clima laboral.
  • Desciende la productividad y pierde competitividad.

Para la Seguridad Social

  • Aumenta el gasto sanitario para atender enfermedades y lesiones que no son reales.
  • Se saturan innecesariamente los servicios sanitarios.

Cómo evitar el absentismo laboral

  • Flexibilizar la jornada de trabajo.
  • Ofrecer alternativas de conciliación.
  • Apostar por el teletrabajo al menos varios días a la semana.
  • Aplicar el sistema de jornada continua.
  • Fomentar un clima laboral positivo.
  • Valorar a los trabajadores y escuchar sus demandas.
  • Incorporar herramientas que agilicen el trabajo.

¿Qué tipo de ausencias pueden dar lugar a un despido procedente por absentismo laboral?

La posibilidad de despedir a un trabajador que está de baja siempre es compleja, pero hay que tener en cuenta que tener una justificación médica no siempre sirve de escudo para poder faltar al trabajo

Si las ausencias, aunque justificadas, son intermitentes y de suficiente entidad, puede haber un despido que sea totalmente legal. Se entiende que esto ocurre cuando el trabajador haya perdido un 20% de sus jornadas hábiles de forma intermitente en un plazo de dos meses consecutivos, siempre que además las faltas de los 12 meses anteriores alcancen un 5% de las jornadas hábiles. La otra opción es faltar el 25% de las jornadas hábiles en 4 meses no consecutivos pero dentro de un período de 12 meses.

¿Qué puedo hacer ante un despido improcedente por absentismo laboral?

Si como trabajador consideras que el despido basado en tu absentismo laboral es improcedente, tienes un plazo de 20 días hábiles para impugnarlo. Para ello debes presentar primero la papeleta de conciliación y, si no hay acuerdo, presentar luego una demanda en los Juzgados de lo Social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cómo funcionamos?