Guía completa sobre el acogimiento familiar de urgencia

El acogimiento familiar de urgencia

Desafortunadamente en nuestro entorno más próximo, sin necesidad de traspasar ninguna frontera, existen menores que no reciben la atención y el cuidado necesario dentro de sus propios hogares. Son múltiples las circunstancias que desembocan en la necesidad de acudir al acogimiento familiar de urgencia.

Vamos a explicar en qué consiste y cuándo puede darse.

Características del acogimiento familiar

Podemos definir el acogimiento familiar como la medida legalmente prevista para dotar de una solución rápida e idónea a aquellos menores en situación de riesgo o desamparo.

Implica la delegación de la guarda de un menor a una familia, que deberá cumplir con las exigencias propias de la guarda y custodia previstas en nuestro Código Civil, tales como velar por el menor, tenerlo en su compañía, alimentarlo y procurarle una formación integral. La tutela de dichos menores la ostentará la Administración pública.

La normativa a nivel nacional por la que se rige esta materia se encuentra en: Ley Orgánica 1/1996 de 15 de enero de Protección jurídica del Menor, . Ley Orgánica 8/2015 de 22 de julio de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia y Ley 26/2015 de 28 de julio de modificación del sistema de protección a la infancia y adolescencia.

A nivel internacional resultan de aplicación: Tanto el Instrumento de ratificación de 30 de noviembre de 1990 de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y la Niña, como el Instrumento de ratificación del Convenio relativo a la protección del niño y a la cooperación en materia de adopción internacional.

Diferencias entre el acogimiento familiar y la adopción

Tanto una como otra figura son recursos de protección hacia el menor si bien las diferencias entre ambas son notables:

  1. El acogimiento familiar supone la integración de un menor en riesgo o desamparado en el ámbito de una familia seleccionada por su idoneidad, durante el periodo de tiempo necesario para que se solucionen las razones que le impedían permanecer con su familia de origen. No existen cambios en la filiación, a diferencia de la adopción, que entraña la extinción de los lazos tanto jurídicos como personales con la familia biológica de forma permanente.
  2. El acogimiento se produce a consecuencia de una resolución administrativa, en los supuestos en que todas las partes estén conformes, o bien judicial, en los casos en que los padres no otorgan su consentimiento. La adopción en cambio requiere siempre de una resolución judicial para su válida formalización.
  3. En el acogimiento, los padres biológicos mantienen el derecho a relacionarse con su hijo acogido por otra familia, salvo excepciones, y por tanto la familia de acogida debe facilitar tales encuentros; del mismo modo puede conservar la patria potestad, a diferencia de lo que sucede en la adopción.
  4. En el acogimiento familiar se permite que la familia de acogida sea la propia familia extensa del menor, en cambio en la adopción no se permite en ningún caso adoptar a un descendiente o pariente en segundo grado colateral ya sea por consanguinidad o afinidad.

Tipos de acogimiento familiar

Vamos a mencionar simplemente la clasificación, remitiéndonos al artículo anterior, sobre los diversos tipos de acogimiento familiar para un estudio más profundo.

  1. Según la relación del menor con la familia de acogida. Podemos diferenciar entre acogimiento en familia extensa o en familia ajena.
  2. Según el tipo de intervención, es decir cuál es su duración y qué se persigue con ella, diferenciamos entre: el acogimiento familiar simple o con previsión de retorno, el permanente, es decir en el que a medio o largo plazo no se ve como aconsejable el retorno del menor, y el preadoptivo.
  3. Según la forma en que se formaliza, distinguimos entre el administrativo y el judicial. El primero tendrá lugar cuando los padres biológicos o de origen otorgan su consentimiento ante la institución de la Administración Pública que lo recabe.
  4. Otras subcategorías del acogimiento simple o permanente serían:
    1. El acogimiento remunerado, que se produce cuando la Administración Pública proporciona a los acogedores unas prestaciones económicas con las que hacer frente a los gastos que implique el menor, es el caso del acogimiento familiar de urgencia.
    2. El acogimiento profesionalizado en los casos en los que al menos un miembro de la familia acogedora, ha sido seleccionado por razón de su especial cualificación profesional, psicólogos, pedagogos, trabajadores sociales, etc. en atención a las especiales necesidades del menor, que proviene de un entorno de malos tratos, abusos sexuales etc.
    3. El acogimiento especializado, para los supuestos de menores con enfermedades físicas, psíquicas, sensoriales crónicas.
    4. El acogimiento familiar de urgencia, que persigue evitar que el menor entre en un centro o institución de forma inmediata.
    5. Por último podríamos hablar del acogimiento abierto, que tendría lugar durante fines de semana o periodos vacacionales.

Convocatorias y prestaciones

Se trata de una materia sometida a una regulación autonómica, si bien tomando como guía la normativa de la Comunidad Autónoma de Madrid, diremos que la solicitud para formar parte de la bolsa de familias acogedoras no está sujeta a un plazo concreto, se deberán aportar junto con la solicitud, los siguientes documentos:

Documentación a presentar por la familia extensa

  1. DNI/NIE de los interesados.
  2. Certificado literal de nacimiento del menor.
  3. Certificado literal de matrimonio o de convivencia de los interesados, en caso de pareja de hecho.
  4. Certificado literal de defunción del padre o madre del menor, si se diera tal situación.
  5. Certificado de antecedentes penales de los interesados.
  6. Poder notarial si se actúa por representación legal.
  7. Para el caso de los abuelos, deberán aportar su certificado literal de nacimiento.
  8. Autorización para firmar por uno de los interesados.

Documentación a presentar por familia de acogida ajena

  1. Fotocopia de DNI/NIE de los interesados.
  2. Certificado literal de nacimiento de los interesados.
  3. Certificado literal de matrimonio, convivencia o en su caso pareja de hecho.
  4. Escrito de los solicitantes indicando: a) Cómo han tenido conocimiento delos programas de acogimiento familiar, b) La motivación y las causas por las que se ofrecen, c) Las características de los menores para los que se ofrecen, d) Las características del acogimiento para el que se ofrecen, e) Si se ofrecen para un menor concreto, deben exponer la relación que mantienen con él o su familia y las circunstancias que les han motivado a ello, f) Cualquier otra circunstancia que deseen hacer constar.
  5. Certificados recientes de antecedentes penales.
  6. Fotocopia de la última declaración del Impuesto sobre la Renta u otro documento que acredite sus ingresos.
  7. Certificado de empadronamiento de los interesados.
  8. En caso de actuar por representación legal, poder notarial para ello.
  9. Certificados médicos que acrediten no padecer enfermedades que impidan la atención a un menor de las características solicitadas.
  10. Copia del libro de familia.
  11. Fotografía tamaño carnet de cada solicitante.
  12. Si son dos los interesados y uno no firma la solicitud, autorización para consultar sus datos.

Tramitación de la solicitud

Una vez recibida la solicitud, entregada telemáticamente o de forma presencial en el Registro, se iniciará el expediente de aceptación dándose paso a un proceso de información que constará de las siguientes fases:

  1. Reunión informativa de carácter general.
  2. Cuestionario de información relativo a la composición y estructura de la familia (salud, cultura, trabajo, ingresos…etc)
  3. Entrevistas, por lo menos dos, con distintos profesionales.
  4. Visita domiciliaria.

De las anteriores gestiones resultarán informes técnicos que determinen la aceptación o no de la propuesta que se elevará a la Comisión de Tutela del Menor. En caso de aprobarse por este órgano la solicitud pasará a inscribirse en el Registro de Familias Acogedoras, que supondrá el reconocimiento de dicha familia como idónea para acoger.

En caso de no obtener la consideración de idóneas se procederá al archivo del expediente.

Prestaciones

Por parte de la Administración Pública, a través de los diversos organismos de las Comunidades Autónomas, se apoya económicamente a las familias acogedoras de muy diversas formas, así dicha ayuda puede consistir en:

  1. Deducciones en el IRPF.
  2. Cantidades económicas, se publican periódicamente convocatorias para la ayuda al acogimiento familiar, en las que se especifica el importe y el plazo para instar su solicitud.
  3. Becas de comedor escolar.
  4. Abonando los gastos extraordinarios que puede causar el acogimiento, así gastos odontológicos, de ortopedia, aparatos ópticos, seguros de responsabilidad civil etc.
  5. Incrementando la puntuación para el baremo de admisión en escuelas infantiles públicas.
  6. Dando facilidades en materia de escolarización, existen plazas reservadas por necesidades sociales.
  7. Computando al menor acogido a los efectos de familia numerosa.

Lo que debes saber antes de ser familia acogedora de urgencia

En el caso del acogimiento familiar de urgencia, nos encontramos con ciertas especialidades, ya que se trata de proporcionar al menor un ambiente de convivencia familiar, que le aporte tanto seguridad como afecto, durante el periodo de tiempo necesario para que se instruya el expediente de protección.

Está dirigido a los más pequeños, entre 0 y 6 años, y su duración no superará los seis meses.

En el acogimiento familiar de urgencia, se requiere una dedicación exclusiva de al menos un miembro de la familia acogedora, por lo que está sujeto a subvención en la medida y cuantía que se publique en el Boletín Oficial de la Comunidad Autónoma correspondiente.

Los requisitos para poder ser familia de acogida, se requiere disponer de una situación afectiva equilibrada, disponer de tiempo, tener una actitud educativa flexible y un entorno familiar socializador para el menor. Por tanto no existe un perfil concreto pero sí unas características buscadas que beneficien al niño y le proporcionen atención y cariño.

En el caso concreto del acogimiento familiar de urgencia, se precisa un plus en la capacidad de la familia de acogida, una fortaleza emocional superior, que permita crear rápidamente vínculos de afecto con el menor y aceptar la separación en un periodo breve de tiempo. Hay que insistir en que estamos ante niños de escasos meses, hasta los seis años de edad.

Por otro lado, en este tipo de acogimiento de atención inmediata, se persiguen dos objetivos: evitar la institucionalización del menor y obtener un diagnóstico sobre el caso concreto del niño, por lo que se requiere una estrecha colaboración con el equipo de profesionales.

También será un requisito esencial la disponibilidad inmediata para afrontar la llegada del menor y adaptarse a su acogida rápidamente.

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Asistente Pilar de Iuris NOW ¡Hola! Mi nombre es Pilar. ¿Puedo ayudarte? Déjame tu nombre y teléfono para que me ponga en contacto contigo lo antes posible.

¿Cómo funcionamos?

Abogados certificados

Abogados certificados

Solamente te ofrecemos abogados que están especializados en tu problema y dispuestos ayudarte.

No hay sobrecostes

No hay sobrecostes

Al contactar con un abogado a través de nuestra plataforma, el precio será el mismo que haciéndolo directamente con el abogado.

Especialistas en tu materia

Especialistas en tu materia

Te ofrecemos un listado de profesionales especializados en tu problema para que puedas elegir el que más se adapte a tus necesidades

Precio competitivo

Precio competitivo

Nuestros abogados están comprometidos con tu problema y te ofrecerán un precio muy ajustado.