¿Qué es la adopción homoparental o de parejas homosexuales?

La adopción homoparental

En el presente artículo vamos a tratar el tema de la adopción homoparental, explicando cuál es su regulación en nuestro ordenamiento jurídico, la tramitación prevista y analizando los mitos que sobre esta materia siguen suscitándose.

¿Qué es la adopción homoparental o de personas del mismo sexo?

En primer lugar hay que definir qué es la adopción, con independencia de quiénes sean los adoptantes y sus orientaciones sexuales; la adopción implica la integración de un menor no emancipado en el seno de una familia, proporcionándole a partir de su constitución una relación de filiación idéntica a la que se genera por el nacimiento de un hijo biológico.

En el caso concreto de las adopciones homoparentales, el seno familiar en el que se va a integrar al menor, lo constituyen dos personas del mismo sexo, entre las que existe una unión de hecho o un vínculo matrimonial.

Es necesario partir de la base de que la idoneidad de los adoptantes es el epicentro de toda adopción y sobre la que mayores esfuerzos se dedican a lo largo de todo el proceso de adopción; por ello la condición de homosexual de los candidatos a adoptar a un menor, no ha de ser, hoy por hoy, con la legislación vigente, la razón que impida que esta se lleve a cabo, sino el estudio en profundidad del conjunto de circunstancias que rodean a los adoptantes.

El modelo de familia ha evolucionado a un ritmo vertiginoso desde los años 60 hasta nuestros días. La familia tradicional heredada del Derecho romano, cuyo origen necesariamente partía del matrimonio y que giraba en torno al frontispicio autoritas pater familiae, por el que se otorgaba al padre y esposo el liderazgo y poder de decisión de todo el grupo familiar, es en la actualidad un vestigio del pasado.

Diferenciamos los siguientes modelos familiares:

  1. La familia heterosexual, creada por la unión de un hombre y una mujer, con independencia de si el vínculo que los une es el matrimonio, la convivencia o la unión de hecho.
  2. La familia monoparental, constituida por un solo miembro, sea hombre o mujer, así como su descendencia, y que puede ser consecuencia de múltiples supuestos, como viudedad, divorcio, madres solteras etc.
  3. La familia homoparental, constituida por dos personas del mismo sexo, sean ambos hombres o mujeres, unidos por vínculo matrimonial, unión de hecho o mera convivencia, así como los hijos anteriores de alguno de ellos o de ambos, los hijos adoptados, o los que nazcan en el seno de dicha familia por inseminación artificial, en el caso de las mujeres o por maternidad subrogada.

¿Es legal en España la adopción homoparental entre parejas del mismo sexo?

En nuestro ordenamiento jurídico, se regula la familia homoparental con la Ley 13/2005 de 1 de julio, que introduce en el Código Civil la modificación correspondiente al derecho a contraer matrimonio, concediendo plena validez a los matrimonios entre personas del mismo sexo, a los que otorga plenitud e igualdad de derechos y obligaciones respecto a los matrimonios heterosexuales, entre los que por supuesto se encuentra el derecho a adoptar.

Por su parte la Constitución Española consagra el principio de igualdad en los artículos 14 y 39 para los hijos habidos en todo tipo de familias. En el mismo sentido el Código Civil en su artículo 108 dispone que la relación de filiación tiene su origen por naturaleza o por adopción con independencia de si corresponde a un vínculo matrimonial o no, y reconociéndole los mismos efectos jurídicos.

Una vez reconocida en nuestra legislación la igualdad entre la filiación por adopción y por naturaleza, la identidad de derechos y obligaciones a los cónyuges heterosexuales u homosexuales y la protección íntegra de los diversos tipos de familias, podemos afirmar que la tramitación de la adopción se equipara plenamente para progenitores heterosexuales y homosexuales, acudiendo a la regulación que el Código Civil da sobre esta materia en los artículos 175 a 180.

Es importante reconocer el papel pionero que España desempeñó en la legalización de la adopción homoparental en el ámbito de la Unión Europea, precedida únicamente por Holanda (actualmente Países Bajos), y del mismo modo debe destacarse la innovadora regulación sobre esta materia que algunas Comunidades Autónomas como Navarra, Asturias, La Comunidad Balear o el País Vasco ya mantenían en su fueros.

En el ámbito de la jurisprudencia se deben resaltar dos sentencias fundamentales que allanaron el camino a la regularización de las adopciones homoparentales:

  1. Sentencia del Tribunal Constitucional de 6 de noviembre de 2012, correspondiente al Recurso de Inconstitucionalidad interpuesto contra la Ley 13/2005, por entenderse que conculcaba el artículo 39.2 de la Constitución, concretamente la obligación de protección integral por razón de la adopción homoparental. Con dicha Sentencia el Tribunal Constitucional desestimó el recurso presentado, y expuso que si el matrimonio o las uniones de parejas del mismo sexo son válidos constitucionalmente, nada les puede impedir la adopción de un menor, ya que lo que verdaderamente importa es la protección de los derechos e intereses del menor y será el juez que se encargue del procedimiento concreto quien estudie si esto se da o no en cada caso.
  2. La Sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Sala 2ª, de 22 de enero de 2008, en la que se consideró que se habían vulnerado los derechos fundamentales de la interesada, al negarle los Tribunales Franceses la adopción de un menor, por su condición sexual.

Proceso para una adopción homoparental o de parejas homosexuales.

Los trámites vienen recogidos en los artículos 175 a 180 del Código Civil y su regulación en la Ley 21/1987 de 11 de noviembre, así como en la Ley Orgánica 1/1996 de 15 de enero de Protección Jurídica del Menor, con la que se introduce el requisito de idoneidad y se regula la adopción internacional.

Los pasos a dar serán:

  1. Presentación de una solicitud normalizada en los Servicios de Protección de Menores de la respectiva Comunidad Autónoma.
  2. Proceso de valoración de los candidatos, mediante la práctica de diversas entrevistas, visitas domiciliarias y agrupación de documentos, de dicho proceso. Se extenderán los correspondientes informes por los técnicos intervinientes.
  3. Las autoridades competentes estudiarán los anteriores informes y determinarán la existencia o no de idoneidad de los solicitantes.
  4. En caso de ser reconocidos como idóneos pasarán a una lista de selección, con el fin de proponer la asignación de un menor.
  5. Se iniciará la fase de acogimiento preadoptivo, ya sea administrativo o judicial.
  6. Si los informes son positivos se inicia el procedimiento de acoplamiento del menor en el domicilio familiar.
  7. A continuación se presenta la propuesta de adopción por la entidad pública ante el juez competente.
  8. El juez, previa valoración de la documentación así como del Informe previamente emitido por el Fiscal dictará auto de adopción.
  9. Se procede a la inscripción del auto en el Registro Civil a los efectos de modificar los apellidos y dar publicidad a la relación de filiación creada.

En cuanto a los requisitos de los adoptantes son:

  1. Disponer de capacidad de obrar, de modo que los incapacitados, los menores de edad o las personas jurídicas no podrán adoptar.
  2. Tener más de 25 años y una diferencia de edad con el adoptando como mínimo de 16 años y como máximo de 45 años. Si son dos los adoptantes, bastará con que tales requisitos se den en uno de ellos.
  3. Podrá darse una diferencia de edad superior a los 45 años si la adopción es de varios hermanos.
  4. El artículo 58 de la Ley 6/1995 recoge las circunstancias que determinan la idoneidad de los adoptantes (medios económicos, físicos, laborales etc).

Los requisitos del adoptando son:

  1. Ser menor de edad no emancipado, salvo que la adopción venga precedida de acogimiento cuya duración sea de al menos 1 año, y que hubiere comenzado antes de alcanzar el adoptando la mayoría de edad o la emancipación.
  2. No podrá ser descendiente, o pariente por consanguinidad o afinidad en 2º grado de línea colateral (hermanos o nietos).
  3. Nadie podrá ser adoptado por más de una persona, fuera del caso de los cónyuges de un matrimonio o las parejas de hecho.

Trámites para adoptar entre parejas del mismo sexo.

Desde la legalización del matrimonio homosexual por la Ley 13/2005 se equiparan los derechos de los cónyuges con independencia de su orientación sexual, afectando a los procesos de adopción, tal y como hemos expuesto, en los que se valora por técnicos la idoneidad del adoptante en su conjunto.

Se requiere en el caso de parejas de hecho, la estabilidad acreditada por una unión análoga a la matrimonial, de al menos tres años de duración, y acreditar una vida familiar estable y activa; del mismo modo se efectúa una valoración psicológica y física de los adoptantes que determine su salud mental y la ausencia de enfermedades incompatibles con una relación de filiación permanente. Pero tales exigencias lo son también para los heterosexuales y sea cual sea el tipo de adopción, si bien en el caso de la internacional se deberá tener en cuenta que el país de origen de los niños es el que determina si reconoce la adopción por parejas homosexuales. Así los países prioritarios con los que se realiza este tipo de adopción son: Rusia, China, Ucrania, Colombia, Bulgaria, Etiopía, India, México y Perú que no permiten que los matrimonios o parejas de hecho homosexuales adopten niños de sus países.

Hay que insistir que lo que prevalece en todo proceso de adopción es el interés superior del menor, tal y como reconoce la Convención de los Derechos del Niño de 1989, el Convenio de la Haya en materia de adopción internacional, así como nuestra Constitución y el Código Civil.

Mitos infundados sobre la adopción con padres homosexuales

La adopción homoparental ha sido sometida a multitud de estudios de diversa índole, y con distinto resultado según la tendencia ideológica de quien promovía la investigación. No obstante, hoy en día, la mayoría de estos estudios afirman que la homosexualidad de los padres adoptivos no provoca ningún daño sobre los hijos. Veamos los diversos aspectos a valorar:

  1. Valoración psicológica y social de los hijos de homosexuales: se han estudiado las posibilidades de acoso escolar, el funcionamiento emocional, cognitivo e incluso el consumo de sustancias tóxicas. La conclusión ha determinado que si bien puede darse un mayor acoso escolar en estos niños, el problema radica en las dificultades psicológicas de los agresores nunca de los agredidos. No se detecta problema alguno.
  2. Influencia en la sexualidad de los niños: se determina que la homosexualidad no es una patología por tanto no tiene porqué influir en los hijos, en todo caso sí les proporciona una mentalidad más tolerante y abierta.
  3. Funcionamiento familiar: no depende de la orientación sexual de los padres, sino de la capacidad de estos para atender afectivamente a un niño, al margen de otras circunstancias como la estabilidad laboral, emocional, de socialización etc.

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Asistente Pilar de Iuris NOW ¡Hola! Mi nombre es Pilar. ¿Puedo ayudarte?Puedes llamarme al 910 053 363 o dejar tu nombre y teléfono para que me ponga en contacto contigo lo antes posible.

¿Cómo funcionamos?

Abogados certificados

Abogados certificados

Solamente te ofrecemos abogados que están especializados en tú problema y dispuestos ayudarte.

No hay sobrecostes

No hay sobrecostes

Al contactar con un abogado a través de nuestra plataforma, el precio será el mismo que haciéndolo directamente con el abogado.

Especialistas en tu materia

Especialistas en tu materia

Te ofrecemos un listado de profesionales especializados en tu problema para que puedas elegir el que más se adapte a tus necesidades

Precio competitivo

Precio competitivo

Nuestros abogados están comprometidos con tu problema y te ofrecerán un precio muy ajustado.

Contactar por WhatsApp
//
Pilar
Abogada
¿En qué puedo ayudarte?