¿Qué debemos saber sobre los antecedentes policiales?

Antecedentes policiales

Últimamente se ha convertido en algo cotidiano ver en los diversos medios de comunicación, la celebración de fiestas contrarias a las normas legales, altercados callejeros de grupos juveniles, infracciones administrativas de diversa índole… en definitiva comportamientos que requieren de la intervención inmediata de los distintos Cuerpos y Fuerzas de Seguridad: Policía Nacional o Autonómica, Guardia Civil, etc.

Habitualmente estas actuaciones acaban con la identificación, propuesta de denuncia o detención de los infractores, lo que en muchos casos supondrá generar antecedentes policiales que en ocasiones pueden finalizar traduciéndose en antecedentes penales.

Vamos a dedicar este artículo a explicar qué son los antecedentes policiales y en qué se diferencian de los penales, pero sobre todo qué podemos hacer para su cancelación.

¿Qué son los antecedentes policiales?

Hablamos de antecedentes policiales para referirnos al registro y archivo de nuestros datos personales a los que se acompaña de la descripción de hechos en los que hemos intervenido, susceptibles de ser calificados como delitos de diversa gravedad o como infracciones administrativas.

Estos antecedentes se producen, en la práctica, a partir del momento en el que es preciso abrir diligencias, por parte de la policía o guardia civil, que se derivarán a las autoridades administrativas o judiciales pertinentes. Tales antecedentes policiales desfavorables pasarán a los ficheros de la Policía Nacional, denominados Persona o Perpol, o en el caso de tratarse de los registros de la Guardia Civil, estos reciben la denominación Intpol.

¿Cómo cancelar los antecedentes policiales?

Constituye un derecho del ciudadano optar a la cancelación de los datos personales propios que obran en los mencionados ficheros. No hay que olvidar que nuestra Constitución, en su artículo 18.4 reconoce el derecho fundamental a la protección de los datos personales. Al margen, existe otra normativa a tener en cuenta:

Normativa aplicable en materia de los antecedentes policiales:

Resultan de especial importancia, en cuanto al tratamiento de los datos personales tomados para la identificación, por parte de los cuerpos de seguridad, las siguientes normas:

En dichas normas se recogen derechos esenciales para todo ciudadano como son:

  • El derecho a la información, sobre los datos propios que quedan registrados. Artículo 11 de la citada LOPD 3/2018.
  • Derecho de acceso a los datos registrados. Artículo 13 LOPD en relación con el artículo 15 del Reglamento de la UE, por el que se reconoce al usuario el derecho a obtener una copia de los datos que obran en poder de tales registros.
  • Derecho de rectificación, previsto en el artículo 14 LOPD, de especial importancia en casos de errores graves, como por ejemplo errores puramente materiales o de transcripción de números de pasaporte, NIF o NIE que nos vinculen con otra persona, con un historial policial de mayor gravedad.
  • Derecho de supresión. A este vamos a dedicar un mayor estudio.

Procedimiento para la cancelación de los antecedentes policiales:

La cancelación de los antecedentes policiales se podrá llevar a cabo:

1.- De oficio, por el transcurso de los plazos previstos en la Ley, es decir, cinco años desde la remisión total de la pena impuesta sin que se hayan incorporado nuevos datos desfavorables al expediente de la persona afectada.

2.- A instancia del interesado, se podrá presentar una solicitud, en la que se deja constancia de los datos personales de filiación: nombre, apellidos, NIF, NIE o número de pasaporte y domicilio actual. También deberá identificarse el antecedente concreto que se pretende suprimir.

La solicitud se podrá llevar a cabo a través de la Sede Electrónica de la Policía Nacional, entrando para ello en el enlace para instar la solicitud de cancelación de los antecedentes policiales que obran en la Dirección General de la Policía, ficheros PERPOL.

En el caso de tratarse de antecedentes policiales que obren en los ficheros Intpol, es decir de la Guardia Civil, también cabe la opción de instar su cancelación electrónicamente.

Documentación que debe acompañar a la solicitud de cancelación

Si los antecedentes policiales han derivado en actuaciones judiciales o administrativas, será necesario aportar:

  • Si se obtuvo una sentencia absolutoria o sobreseimiento libre del procedimiento penal, deberá acompañarse la solicitud de cancelación de antecedentes policiales, de un Certificado de las Autoridades Judiciales correspondientes o copia compulsada del mismo acreditando la firmeza de la resolución y finalización del procedimiento.
  • Si el resultado fue una sentencia condenatoria, habrá que aportar el Certificado de cancelación de los antecedentes penales, emitido por el Registro General de Penados y Rebeldes.
  • Si se trata de sanciones administrativas, será necesario aportar Certificado del órgano administrativo competente o copia compulsada de la misma, que justifique que la multa impuesta está totalmente abonada. O en otro caso, estar exento de responsabilidad por los hechos que motivaron los antecedentes.

Por otro lado, si se insta la cancelación mediante un representante, abogado especializado en temas penales y penitenciarios, habrá de aportarse el poder de representación especial.

¿En qué se diferencian de los antecedentes penales?

Los antecedentes penales, son el resultado de una sentencia penal condenatoria. Por lo tanto es imprescindible tanto la intervención judicial, de orden penal, como la existencia de una condena penal firme.

Hoy en día, es importante tener en cuenta que con la modificación introducida en la legislación penal, por la que se eliminaron las faltas y se sustituyeron por los llamados delitos leves, estos también generan antecedentes penales. Su existencia supone una traba muy importante a la hora de acceder a determinadas profesiones, que exigen necesariamente carecer de ellos, así como para lograr la regulación de ciertos derechos como el de residencia.

Proceso de cancelación de los antecedentes

Por otra parte, la cancelación de los antecedentes penales está condicionada a los plazos previstos en la Ley, según la gravedad del delito por el que se haya sido condenado.

Con todo ello una vez extinguida totalmente la pena impuesta, incluida la responsabilidad civil que le acompañe, habrá que esperar los siguientes plazos, previstos en el artículo 136 del Código Penal, para instar la solicitud de la cancelación de los antecedentes penales:

  • 6 meses para las penas leves.
  • 2 años para las penas que no excedan de doce meses y las previstas para los delitos imprudentes.
  • 3 años para las restantes penas menos graves, inferiores a tres años.
  • 5 años para las restantes penas menos graves iguales o superiores a tres años.
  • 10 años para las penas graves.

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *