Código penal

El Código Penal, también llamado texto punitivo, es el texto legal que recoge la descripción de los delitos y sus penas, así como la forma de aplicar y ejecutar las mismas y las circunstancias que afectan a la antijuridicidad del hecho punible, a la culpabilidad del autor o a la penalidad asociada al delito.

El ius puniendi del Estado se exterioriza a través del derecho administrativo sancionador y del derecho penal, si bien el Código Penal es la única norma que establece penas privativas de libertad para los autores y/o cómplices de los delitos que recoge.

EL CÓDIGO PENAL ESPAÑOL

Pese a sus continuas modificaciones parciales, el texto del actual Código Penal español es el de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal.

El texto punitivo está compuesto de dos libros (antes de la reforma operada en 2015 por la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal eran tres, incluyendo el libro “de las faltas y sus penas” que fue derogado por esta norma), los cuales se subdividen en varios títulos, que a su vez se dividen en capítulos, dentro de los cuales están los concretos artículos.

El texto se compone dos partes bien diferenciadas, por un lado está la parte general, regulada en el Libro Primero, titulado “Disposiciones generales sobre los delitos, las personas responsables, las penas, medidas de seguridad y demás consecuencias de la infracción penal”, que establece las garantías y principios que deben regir en la aplicación de la Ley penal; la descripción de los delitos y sus elementos; las circunstancias que eximen o atenúan la responsabilidad criminal; las personas criminalmente responsables; los tipos de penas y la forma de calcularlas y ejecutarlas; las medidas de seguridad y la forma de aplicarlas; la responsabilidad civil derivada del delito; las costas; las consecuencias accesorias; las causas que extinguen la responsabilidad criminal; y la cancelación de los antecedentes policiales.

Por otro lado, está la parte especial, regulada en el Libro Segundo, titulado “Delitos y sus penas”, que establece las concretas conductas constitutivas de delito y las penas aparejadas a su comisión. Los distintos delitos se agrupan en base al bien jurídico que pretenden proteger, recogiendo el Código Penal español los siguientes: 

  • Delitos contra las personas.
  • Delitos contra la libertad.
  • Delitos contra la integridad moral.
  • Trata de seres humanos.
  • Delitos contra la libertad e indemnidad sexuales.
  • Omisión del deber de socorro.
  • Delitos contra la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio.
  • Delitos contra el honor.
  • Delitos contra las relaciones familiares.
  • Delitos patrimoniales y contra el orden socioeconómico.
  • Delitos de financiación ilegal de los partidos políticos.
  • Delitos contra la Hacienda pública y la Seguridad Social.
  • Delitos contra los derechos de los trabajadores.
  • Delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.
  • Delitos relativos a la ordenación del territorio y la protección del patrimonio histórico y del medio ambiente.
  • Delitos contra la seguridad colectiva.
  • Falsedades.
  • Delitos contra la Administración pública.
  • Delitos contra la Administración de Justicia.
  • Delitos contra la Constitución.
  • Delitos contra el orden público.
  • Delitos de traición y contra la paz o la independencia del Estado y relativos a la defensa nacional.
  • Delitos contra la comunidad internacional.

Etiquetado como: ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.