Pasos para constituir una fundación

Formación fundación

Una fundación es una organización sin fines de lucro, en beneficio de un interés general que engloba colectividades genéricas. Los fundadores deben tener un objetivo claro y afectar un patrimonio a los fines de la fundación para siempre, incluso en caso de disolución. Todos los ciudadanos españoles mayores de edad tienen derecho a constituir una fundación. Una tarea que lleva tiempo en trámites burocráticos, por lo que es ideal conocer los pasos y armarse de paciencia.

Estatutos: base para constituir una fundación

Una vez que el proyecto se ha analizado al máximo detalle y se cuenta con los requisitos mínimos, es hora de redactar los Estatutos. Las bases para la gestión y el funcionamiento de la fundación. Toda la gestión presente y futura será regida por lo dispuesto en los Estatutos, además de la voluntad del fundador y las leyes vigentes.

¿Qué datos se incorporan al Estatuto de una fundación?

Básicamente es necesario que figuren datos que identifiquen a la fundación. Lo ideal es redactar los Estatutos con un asesor especializado o enviar un borrador al Patronato antes de su presentación. De esta forma se ahorra tiempo y dinero en correcciones.

  • Denominación de la Fundación, en el Registro de Fundaciones se solicita el certificado negativo de denominaciones para verificar que no existe otra con el mismo nombre.
  • Cuáles son los fines fundacionales.
  • Domicilio de la fundación y ámbito de funcionamiento.
  • Órgano de gobierno, cómo se compone.
  • Reglas para determinar los beneficiarios de la fundación.
  • Normas básicas para la administración de los recursos.
  • Otros datos que el fundador crea necesario dejar establecido para el funcionamiento.

Depósito inicial

Para la constitución de una fundación es requisito contar con un patrimonio inicial de al menos 30.000 euros. El primer depósito se realiza en una cuenta bancaria y el certificado de depósito se adjunta al acta de constitución. Si bien es posible la dotación dineraria o de aportación de bienes, suele ser un primer paso de obligado cumplimiento.

Ingreso de la Escritura Pública

El acta de constitución y los estatutos deben ser elevados a escritura pública ante un Notario. Los documentos necesarios para certificar la constitución son:

  • Datos de los fundadores: nombres, apellidos, domicilio, edad, estado civil, nacionalidad, número de identificación fiscal. En caso de que sean personas jurídicas se agrega la razón social.
  • Dotación, valoración y forma en que se realizó el aporte con los documentos acreditativos.
  • Voluntad del fundador de constituir la fundación.
  • Estatutos redactados.
  • Datos de las personas que integran el patronato de la fundación y su aceptación.

Impuesto de Transmisiones Patrimoniales

La escritura pública otorgada por el Notario se presenta en Hacienda junto al formulario 600, ‘no sujeción’. Con este trámite se queda exento de la liquidación del impuesto de transmisiones patrimoniales y actividades jurídicas. Uno de los beneficios de las fundaciones es que no tributan una serie de impuestos, que sí son obligatorios para las personas jurídicas.

Solicitud del CIF

Con la escritura pública y el modelo 036 se solicita el CIF provisional. Esta sería la identificación fiscal de la fundación. Se compone por un número precedido de la letra ‘G’. El CIF definitivo se solicita una vez que la fundación esté registrada.

Registro de la fundación

La fundación debe inscribirse en el Registro de Fundaciones. Para este trámite es necesario presentar:

  • Escritura pública de constitución.
  • Modelo 600.
  • Copia del CIF provisional.
  • Aceptación de los integrantes del patronato si no lo hicieron en el momento de la escritura pública.

Para su aprobación es requisito que el informe del Protectorado sobre la dotación sea favorable. Ya clasificada y registrada se publica en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

¿Cuáles son las normativas que rigen las fundaciones en España?

Los fundadores e integrantes del patronato de la fundación deben saber cuáles son las normas que regulan estas entidades. Si bien cuentan con los Estatutos, la fundación debe regirse dentro de las normativas vigentes.

  • Ley estatal 50/2002 de 26 de diciembre de fundaciones, de aplicación directa para fundaciones con actividad en el ámbito estatal o en más de una Comunidad Autónoma.
  • Legislación autonómica cuando la fundación acciona en una sola Comunidad. De manera subsidiaria se recurre a la ley estatal.

¿Toda entidad con fin social se tipifica como fundación?

No. Existen diversas clases de entidades que pueden tener un fin social y no son fundaciones.

  • Sociedades mercantiles: pueden tener un fin social, pero esperan a cambio una retribución económica o reparto de beneficios.
  • Cooperativas: trabajan con un fin social o de interés general, pero se espera la retribución por el tiempo invertido en el proyecto.
  • Asociaciones, si bien puede ser una entidad sin ánimo de lucro el fin es personal o vinculado al interés particular de un grupo de personas.

En muchos casos y debido a los obstáculos burocráticos o a la ausencia de un patrimonio mínimo de 30.000 euros para iniciar una fundación, se opta por la asociación. Después de un tiempo de funcionamiento es posible hacer el traspaso.

Principales características de la fundación

  • La voluntad del fundador o fundadores se basa en fines de interés general con beneficios para colectividades genéricas.
  • Es requisito indiscutible el aporte de un mínimo de 30.000 euros que los fundadores ni sus herederos podrán recuperar.
  • Se trata de entidades constituidas por tiempo indefinido.
  • El Protectorado realizará la supervisión de la administración de la fundación mediante rendiciones anuales de cuentas, gestión del presupuesto, etc.
  • En caso de disolución, la dotación se destina a otras fundaciones, pero en ningún caso vuelve a manos de los fundadores.

Constituir una fundación es una decisión muy importante que requiere de tiempo y dinero. En España este tipo de entidades cumplen roles de asistencia en sectores donde el Estado no llega o no logra cubrir. A pesar de la tarea social relevante, las trabas para su formación siguen siendo muchas y alargan los procesos de constitución.

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *