¿Hay diferencias entre las parejas de hecho y el matrimonio?

Las diferencias entre parejas de hecho y matrimonios

Si por algo se caracteriza la sociedad actual es por la diversidad vigente en las formas de relacionarse, no existen fórmulas únicas, ni contextos familiares idénticos. La libertad e individualidad son las claves que determinan generalmente la configuración del nuevo panorama, en lo que a unidades familiares se refiere. En este artículo vamos a tratar sobre las diferencias entre parejas de hecho y matrimonio.

¿En qué se parecen las parejas de hecho y el matrimonio?

Partiendo de la base de que ambas figuras no son equiparables y que por tanto hay diferencias entre pareja de hecho y el matrimonio, tal y como vienen afirmando tanto el Tribunal Supremo como el Tribunal Constitucional, si podemos encontrar ciertos puntos de encuentro entre las dos, veamos cuáles son:

Formalidades necesarias para su válida constitución

Tanto los matrimonios como las parejas de hecho están sujetos a una serie de formalidades que han de respetarse, en otro caso la unión creada no podrá reconocerse jurídicamente.

Ahora bien, es cierto que los requisitos exigidos en uno y otro caso son distintos, así:

  1. Formalidades exigidas para contraer matrimonio: Queda sujeto a la normativa del Registro Civil que implica un expediente previo así como del Código Civil que exige que ambos contrayentes dispongan de capacidad matrimonial. Para su validez se extenderá un acta que confirme la celebración del matrimonio, firmada por dos testigos.
  2. En el caso de las parejas de hecho, la normativa aplicable será de rango autonómico, ante la inexistencia de una legislación estatal al respecto, en la mayoría de estas disposiciones el requisito esencial radica en la inscripción de la unión en el Registro de Uniones de Hecho creado al efecto. Para tal inscripción será a su vez necesario que la unión lleve al menos dos años de convivencia estable, siendo precisa su corroboración por dos testigos. Aportamos a modo de ejemplo la normativa de la Comunidad de Madrid sobre parejas de hecho.

Requisitos personales que han de reunir los miembros de la pareja

Tanto en el caso del matrimonio, como en el de las parejas de hecho, existen límites normativos que determinan las condiciones necesarias para poder formar válidamente sendos tipos de uniones, veamos cuáles son las diferencias entre pareja de hecho y matrimonio en este sector:

  1. En ambos casos se exige que ambos contrayentes sean mayores de edad o menores emancipados.
  2. En ninguna de las dos uniones se admite que alguno de sus miembros esté ligado por vínculo matrimonial, previo y vigente, a otra persona. Hay que matizar que en el caso del matrimonio, será requisito sine qua non, la previa disolución del matrimonio previo (bien sea por fallecimiento del anterior cónyuge o por sentencia judicial de divorcio) en tanto que en caso de las parejas de hecho se establece como impedimento la no separación judicial o la unión estable con otra persona.
  3. También supone un impedimento para ambos supuestos, el parentesco por consanguinidad hasta el tercer grado.
  4. Será necesario que en ambos supuestos el consentimiento otorgado por sus miembros sea válido y no condicionado, ocasionando en otro caso la nulidad, en el caso del matrimonio o la disolución en el caso de las parejas de hecho.
  5. En el matrimonio además, se exige que ninguno de los cónyuges haya sido condenado como autor de la muerte dolosa del cónyuge anterior, salvo existencia de dispensa.

Efectos jurídicos similares

Ambos tipos de unión van a desprender efectos jurídicos idénticos en algunas materias, veamos cuales son:

  1. Medidas aplicables a los hijos habidos tras la separación: En lo concerniente a los hijos habidos tanto en el matrimonio como en las parejas de hecho, las consecuencias tras la separación de los progenitores, no difieren esencialmente, ya que esta materia está supeditada a los criterios constitucionales que determinan la protección de la familia sea cual sea la forma en la que se genera, la igualdad ante la Ley y sobre todo bajo el prisma del beneficio del menor, que inspira toda la normativa aplicable a los hijos menores sea cual sea la forma de unión adoptada por sus padres. La única diferencia por tanto será de orden procesal, ya que el procedimiento a seguir en el caso de hijos habidos en matrimonio, será el previsto en la Ley de Enjuiciamiento Civil para el divorcio o separación, en tanto que en el supuesto de hijos de pareja de hecho, las medidas a aplicar se obtendrán en un proceso específico de medidas paternofiliares.
  2. Asistencia sanitaria: Tanto los cónyuges como los convivientes van a tener derecho a la asistencia sanitaria que proporciona el número de la seguridad social de su pareja, ahora bien en el caso de las parejas de hecho deberán acreditar la convivencia ininterrumpida durante al menos un año, y su constancia en el oportuno Registro de parejas de hecho.
  3. Adopciones: La normativa vigente equipara ambas parejas y las concede el derecho a adoptar si bien, en el ámbito de las adopciones internacionales ha de tenerse en cuenta la normativa del país de procedencia del menor, que en ocasiones no lo permite para parejas de hecho y sobre todo de igual sexo.
  4. En materia de arrendamientos, ante el fallecimiento del miembro de la pareja que firmó el contrato, tanto el conviviente como el cónyuge sobreviviente tendrán derecho a subrrogarse en su lugar, si bien en el caso de la pareja de hecho, debe acreditar que la pareja se inscribió en el Registro con al menos dos años de antelación.
  5. Permisos laborales retribuidos, ante el fallecimiento o enfermedad grave de la pareja o del cónyuge los derechos son idénticos.
  6. Permisos por paternidad o maternidad, en ambos supuestos son equiparables.
  7. Permiso por matrimonio o formalización de la pareja de hecho, en ambos casos, siendo funcionarios los beneficiarios, podrán disfrutar igualmente de quince días de permiso.

¿En qué se diferencian las parejas de hecho y el matrimonio civil?

Existen materias en las que las distancias se siguen manteniendo, veamos cuales son:

  1. Pensión de viudedad: Para el caso de los matrimonios resulta mucho más sencillo ser perceptor de esta pensión tras el fallecimiento de su cónyuge, en términos generales no se exigirá al sobreviviente requisito alguno en cuanto a sus ingresos propios, siendo compatibles ambas percepciones, ni se exigirá un número mínimo de años de duración del matrimonio; en cambio para reconocer el derecho a pensión de viudedad en el caso de las parejas de hecho, se exige, la inscripción con al menos dos años de antelación al fallecimiento, la convivencia ininterrumpida durante al menos cinco años previos al óbito y que los ingresos del sobreviviente no superen unos límites.
  2. Pensión contributiva: En este ámbito también hay grandes diferencias, así en el caso de matrimonios, este derecho nace del desequilibrio económico que suscita el cese de la convivencia para uno de sus miembros, pudiendo solicitarse en el procedimiento mismo de separación o divorcio; en cambio para las parejas de hecho será preciso incoar un procedimiento ordinario específico, en reclamación de compensación económica tras la ruptura de la pareja.
  3. Régimen matrimonial: Así como nuestro ordenamiento jurídico regula hasta tres regímenes distintos para los matrimonios (gananciales, separación y participación) para las parejas de hecho no existe prevención alguna al respecto, de modo que deberán acudir a una notaría y redactar según su propia concepción y conveniencia, los parámetros económicos por los que regir su situación.
  4. Sucesiones: Las parejas de hecho carecen del derecho a sucederse intestadamente, por lo que en previsión de este vacío legal deberán formalizar testamento que contenga sus disposiciones al respecto; en cambio en el ámbito matrimonial el cónyuge supérstite resulta beneficiario, según con que otros parientes coincida, sin necesidad de testamento que le reconozca tal derecho.
  5. Fiscalidad: También se aprecian serias diferencias en este campo, de modo que las parejas de hecho no podrán efectuar declaraciones de IRPF conjuntas en ningún caso.
  6. Disolución: El matrimonio se disuelve por el fallecimiento de uno de los cónyuges o por sentencia judicial de divorcio, por su parte la pareja de hecho se extingue además de por el fallecimiento de cualquiera de sus miembros, por comunicación de cese de mutuo acuerdo al Registro de Parejas de Hecho, por el matrimonio con un tercero, así como por la separación de hecho de los convivientes por tiempo superior a seis meses.

Ventajas e inconvenientes de las parejas de hecho y el matrimonio

A la luz de las diferencias entre pareja de hecho y matrimonio, así como de las coincidencias descritas anteriormente y sobre todo de las lagunas legales que evidencia la falta de una normativa homogénea a nivel estatal, podemos decir que el matrimonio resulta más riguroso o formalista a la hora de su constitución pero más garantista en cuanto a sus efectos jurídicos, por tanto será cada pareja en particular la que deberá ponderar sus exigencias y sus prioridades al respecto.

Habitualmente la adopción de una u otra forma de unión no responde a un estudio concienzudo de los pros y los contras en cada caso, sino más bien a una concepción personal.

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Asistente Pilar de Iuris NOW ¡Hola! Mi nombre es Pilar. ¿Puedo ayudarte?Puedes llamarme al 910 053 363 o dejar tu nombre y teléfono para que me ponga en contacto contigo lo antes posible.

¿Cómo funcionamos?

Abogados certificados

Abogados certificados

Solamente te ofrecemos abogados que están especializados en tú problema y dispuestos ayudarte.

No hay sobrecostes

No hay sobrecostes

Al contactar con un abogado a través de nuestra plataforma, el precio será el mismo que haciéndolo directamente con el abogado.

Especialistas en tu materia

Especialistas en tu materia

Te ofrecemos un listado de profesionales especializados en tu problema para que puedas elegir el que más se adapte a tus necesidades

Precio competitivo

Precio competitivo

Nuestros abogados están comprometidos con tu problema y te ofrecerán un precio muy ajustado.

Contactar por WhatsApp
//
Pilar
Abogada
¿En qué puedo ayudarte?