Nuevas medidas concursales, Ley 3/2020, de 18 de septiembre

Ley 3/2020, de 18 de septiembre

La crisis económica ocasionada a raíz del estado de alarma y de la imposición de las medidas restrictivas para controlar el contagio del COVID-19, ha motivado que se prorrogue la obligación de presentación de la solicitud de concurso voluntario. Así como la preparación de la administración de justicia para la previsible avalancha de concursos que se avecina. Desde el 20 de septiembre se encuentra en vigor la Ley 3/2020, de 18 de septiembre, de medidas procesales y organizativas para hacer frente al COVID-19 en el ámbito de la Administración de Justicia. Dicha ley deroga el Real Decreto-ley 16/2020, de 28 de abril y ha sido modificada por el Real Decreto-ley 34/2020, de 17 de noviembre.

Ley 3/2020, novedades principales

Las principales novedades que establece la ley 3/2020 (que extiende las medidas adoptadas en los Reales Decretos-leyes 11/2020, de 31 de marzo, y 8/2020, de 17 de marzo) son:

Medidas concursales que pueden adoptarse hasta el 14 de marzo de 2021

  • Modificar el convenio concursal en periodo de cumplimiento.
  • Aplazar el deber de solicitar la apertura de la fase de liquidación por parte del deudor cuando presente una propuesta de modificación del convenio que se admita a trámite en dicho plazo.
  • Modificar el acuerdo de refinanciación homologado que tuviera el deudor o alcanzarse uno nuevo.
  • Solicitar la declaración de concurso cuando el deudor se encuentre en estado de insolvencia.

Además, las solicitudes de concurso voluntario presentadas en este plazo serán preferentes a las de concurso necesario aunque sean de fecha posterior.

  • Acordar la tramitación preferente en determinados casos.
  1. Incidentes concursales en materia laboral.
  2. Actuaciones orientadas a la enajenación de unidades productivas.
  3. Propuestas de convenio o de su modificación.
  4. Incidentes de oposición.
  5. Beneficio de exoneración.
  6. Incidentes concursales de reintegración de la masa activa,
  7. Admisión a trámite de la solicitud de homologación de un acuerdo de refinanciación o su modificación.
  8. Adopción de medidas cautelares.
  9. Concurso consecutivo una persona natural insolvente instado por mediador, siempre que sea fortuito y el deudor no disponga de activo.
  • Enajenarse la masa activa por subasta, preferentemente telemática, o por cualquier otro modo de realización autorizado por el Juez.
  • Considerarse intentado el acuerdo extrajudicial de pagos si se acreditan dos faltas de aceptación del mediador concursal para ser designado.

Medidas concursales aplicables hasta el 14 de marzo de 2022

Los préstamos, créditos u análogos tedrán la consideración de créditos ordinarios.

  • Desde la declaración del estado de alarma, cuando la concesión sea realizada por personas que tengan la condición de especialmente relacionadas con el deudor.
  • Cuando se hubieran subrogado en los mismos personas que tengan la condición de especialmente relacionadas con el deudor.

No será necesaria la celebración de vista como regla general en los incidentes que se incoen para resolver las impugnaciones del inventario y de la lista de acreedores. Por ello, los medios de prueba han de acompañarse a las demandas y contestaciones incidentales. Se entiende que la falta de contestación constituye allanamiento como regla general.

Otras medidas concursales especiales

Además, se establecen reglas especiales a efectos de aprobación del plan de liquidación. Y para determinar la concurrencia de la causa de disolución prevista en el artículo 363.1.e) LSC no se contarán las pérdidas de 2020.

Finalidad de estas nuevas medidas concursales

De acuerdo con la Exposición de motivos de la Ley 3/2020, las finalidades de estas medidas son las siguientes.

Continuidad económica de las empresas

Mantener la continuidad económica de las empresas, profesionales y autónomos que se encontraban cumpliendo un convenio, acuerdo extrajudicial de pagos o de refinanciación antes del estado de alarma.

En este sentido, se aplaza la obligación de solicitar la apertura de la fase de liquidación y se facilita la modificación del convenio o acuerdo, al tiempo que se permite la presentación de nueva solicitud antes del año.

Incentivar la financiación de las empresas

Potenciar e incentivar la financiación de las empresas para atender sus necesidades transitorias de liquidez. De esa forma, se califican como créditos contra la masa en caso de de liquidación, los derivados de compromisos de financiación o de prestación de garantías a cargo de terceros incluidas en la propuesta de convenio o de modificación del mismo. Y se califican como ordinarios los créditos de las personas especialmente vinculadas con el deudor respecto a los concursos que pudieran declararse dentro de los dos años siguientes a la declaración del estado de alarma.

Agilizar el proceso concursal 

Este objetivo es consecuencia del previsible aumento de litigiosidad en los Juzgados de lo Mercantil y de Primera Instancia.

Por ello se establecen medidas como la no necesidad de celebración de vistas, la tramitación preferente de determinadas actuaciones tendentes a la protección de los derechos de los trabajadores, la confesión de la insolvencia y la simplificación de determinados actos e incidentes como listas de acreedores, subastas, aprobación de planes de liquidación o impugnaciones de inventario.

Ganar tiempo para que pueda producirse la recuperación económica

Más tiempo permite o favorece poder reestructurar la deuda, compensar pérdidas y/o conseguir liquidez como consecuencia de la recuperación de la actividad ordinaria, las ayudas o el crédito. Evitando así declaraciones de concurso y aperturas de la fase de liquidación cuando las empresas pueden ser viables.

Además se establecen normas para atenuar con carácter temporal y excepcional las consecuencias de la disolución de sociedades de capital. Las nuevas medidas concursales son aplicables ya se trate de un concurso de acreedores culpable, un concurso de acreedores fortuito o un concurso de acreedores con un solo acreedor.

Solicitud del concurso por parte de terceros

Cuando el concurso se solicita por parte de terceros se denomina concurso necesario. Los terceros legitimados para solicitar el concurso de acreedores de una empresa son sus acreedores a tenor del artículo 3.1 LC. Forman parte de los acreedores, incluso cuando estén reclamando judicialmente el crédito:

  • La CNMV en determinadas circunstancias (Disposición final decimoctava de la Ley Concursal).
  • Los herederos del deudor.
  • El administrador de la herencia.
  • Los acreedores del deudor fallecido (art. 3.4 del mismo texto legal) o quienes se subroguen en el lugar de los acreedores.

Como excepciones, cuando sean titulares de créditos prescritos o extinguidos, o en el caso de adquisición de créditos vencidos inter vivos a título singular en los seis meses anteriores a la solicitud.

Ocasionalmente, podrán los jueces y magistrados admitir la legitimación del administrador concursal de una sociedad dominante. La solicitud entraña un riesgo para el acreedor por cuanto de ser denegada el deudor le podrá reclamarle daños y perjuicios. Por ello, el art. 9.1 de la ley concede al acreedor que inste el concurso el beneficio de que el 50% de su crédito pase a ser privilegiado. En cualquier caso habrá de existir una pluralidad de acreedores.

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *