¿Qué medidas deben regularse en un procedimiento de divorcio?

Medidas en un divorcio

Según el Instituto de Política Familiar, en España se rompe un matrimonio cada cinco minutos, es decir, se rompen doce matrimonios cada hora. Esto se traduce en 290 rupturas cada día. Sin embargo, si bien es cierto que los matrimonios que deciden romper su convivencia tienen claros sus motivos, no tienen tan claro qué medidas deben regularse en el procedimiento de divorcio al que deben someterse para ello.

Lo importante en el caso que nos ocupa es que, se trate de un tipo u otro, en caso de existencia de hijos menores y en virtud de lo establecido en el artículo 749.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, será el Ministerio Fiscal quien tenga la última palabra y deba dar el visto bueno a nuestra propuesta en lo que a hijos se refiere. Ya sea en forma de convenio regulador aportado de mutuo acuerdo o las medidas que se debatan por vía contenciosa.

Vamos a ir desgranando una a una todas las medidas que deben constar bien en el convenio regulador que aportemos. Ya sea firmado por ambas partes en un procedimiento de mutuo acuerdo o bien por la propuesta individual que transmitamos a través de nuestra demanda o contestación a la misma en un procedimiento contencioso.

PATRIA POTESTAD

Esta medida deberá abordarse de forma obligatoria en caso de existencia de hijos menores, en el matrimonio conforme al artículo 92 de nuestro Código Civil, así como la guarda y custodia de los mismos.

La patria potestad es el conjunto de derechos y obligaciones que tienen los padres sobre los hijos no emancipados, solo por el hecho de ser sus padres. En esta medida ambos progenitores se comprometen a decidir consensuadamente aspectos básicos fundamentales de la vida de sus hijos, como pueden ser educación, religión o sanidad.

Esto se traduce en que tras el divorcio, ambos progenitores deberán consensuar aspectos clave como son: centro educativo de los hijos, centro sanitario o especialistas médicos a los que deberán acudir o incluso si sus hijos deben o no realizar la comunión.

Generalmente, la patria potestad siempre se otorga a ambos progenitores, salvo raras excepciones donde se solicite explícitamente la privación de la patria potestad de uno de ellos. Algo que no suele concederse salvo casos extremos, como puede ser el hecho de que dicho progenitor nunca haya visitado a su hijo ni haya establecido una relación paternofilial con el mismo.

GUARDA Y CUSTODIA

En caso de la existencia de hijos menores de edad en el matrimonio, debe regularse la guarda y custodia de los mismos. Debe constar de forma clara si la guarda y custodia de los hijos se hará de forma compartida, o de lo contrario, cuál de los dos progenitores será el que ostente la guarda y custodia.

En caso de optar por la custodia monoparental ya sea materna o paterna, deberá hacerse conforme a la costumbre y horarios del progenitor declarado custodio. Generalmente suele ser progenitor custodio quien ha venido haciéndose cargo en mayor medida de los hijos menores, y asimismo el progenitor cuyo horario laboral le permita hacerlo.

Por el contrario, en caso de optar por una custodia compartida, deberá establecerse si dicha custodia se realizará por periodos semanales, quincenales o mensuales, primando especialmente los periodos quincenales.

Asimismo, en este segundo supuesto habrá que establecer también si son los progenitores los que se mudan de domicilio en el periodo en el que dejen de ostentar la custodia de los hijos, o bien si serán los hijos los que abandonen el domicilio de cada uno de sus progenitores en base al que ostente la custodia en cada periodo.

RÉGIMEN DE VISITAS

El régimen de visitas deberá recogerse siempre y cuando exista un régimen de custodia monoparental, estableciendo para el progenitor no custodio una serie de periodos en los cuales podrá disfrutar de la compañía de sus hijos.

Generalmente, suele establecerse un régimen de visitas que contemple una visita intersemanal del menor desde la salida del colegio hasta una hora de entrega , o bien con pernocta y llevando al colegio al menor al día siguiente.

Asimismo, las vacaciones de verano suelen dividirse por mitad, al igual que las vacaciones de Semana Santa y de Navidad. Si bien es cierto, en la actualidad las vacaciones de verano suelen dividirse en periodos quincenales, ya que muchos padres no quieren estar sin ver a sus hijos un mes entero.

PENSIÓN DE ALIMENTOS

Hilando con anteriores apartados, el obligado al pago de una pensión de alimentos a su hijo menor será el progenitor no custodio, en caso de custodia monoparental. En caso de optar por la custodia compartida en la práctica lo que se apertura es una cuenta a nombre del menor donde cada uno de los progenitores ingresa una cantidad mensual fija pactada, que también se fijará en este apartado.

Esta pensión de alimentos se cuantificará en base a los ingresos del progenitor obligado al pago en base a la edad del menor, teniendo en cuenta una serie de gastos fijos como puede ser gastos de ropa, alimento e incluso colegio. A no ser que este último gasto se especifique en un convenio regulador de mutuo acuerdo como gasto extraordinario.

Hablando de gastos extraordinarios, también habrá que incluir dichos gastos en este apartado, entendiendo por tales los imprevistos y que no tengan un devengo periódico, como gastos de enfermedad, hospitalización, tratamientos especiales, odontología, ortodoncia u óptica, o farmacéuticos.

Los gastos extraordinarios generalmente son abonados al cincuenta por ciento por ambos progenitores, a no ser que la diferencia salarial entre ambos sea tan amplia que sea preciso aplicar un porcentaje a cada progenitor sobre el gasto total.

DOMICILIO FAMILIAR

Debe establecerse el uso del que ha venido siendo domicilio familiar. Generalmente este suele concederse a los hijos y al progenitor custodio que habite con ellos, o, en caso de no existir hijos, al cónyuge más necesitado de protección conforme establece el artículo 96 del Código Civil.

PENSIÓN COMPENSATORIA

En caso de que, tras el divorcio, uno de los dos cónyuges sufra un grave desequilibrio económico en relación con la posición del otro que implique un empeoramiento en su situación anterior al matrimonio, bien por haber renunciado a su trabajo por el cuidado de los hijos o bien por haber reducido drásticamente su jornada laboral, solicitará que se le conceda pensión compensatoria por un periodo limitado.

Estas son las medidas que deben regularse en un procedimiento de divorcio. Aunque pueden añadirse otras tales como la liquidación del régimen matrimonial si se tratara de un procedimiento de mutuo acuerdo, o la regulación de custodia compartida de mascotas comunes .

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *