No puedo pagar la pensión de alimentos o compensatoria, ¿qué opciones judiciales tengo?

Pensión de alimentos o compensatoria

Debido a la pandemia y en la situación de crisis actual económica, son numerosas las personas que se han visto sin empleo o han visto reducidas sus fuentes de ingresos que tenían antes. Por ello, se está incrementando el número de impagos sobre obligaciones pecuniarias. Entre ellas, la pensión de alimentos o la pensión compensatoria, cuyo porcentaje de impagos ha ascendido considerablemente en los últimos tiempos. Si te encuentras en esta circunstancia, has de saber que existen soluciones judiciales al respecto.

La obligatoriedad en el pago y su ejecución

Ante el incumplimiento en el pago de una sola de las mensualidades tanto de pensión de alimentos como de pensión compensatoria que estén establecidas mediante sentencia, se puede solicitar su ejecución.

El procedimiento de ejecución comienza mediante demanda que exponga las mensualidades impagadas y la solicitud de averiguación patrimonial del ejecutado para posteriormente proceder a su embargo. Todo ello en caso de que el obligado no proceda al pago de forma voluntaria tras ese primer requerimiento en el plazo de diez días hábiles tras su notificación.

Destacar aquí que la obligatoriedad de la pensión de alimentos viene regulada en el artículo 39.3 de la Constitución española y artículos 142  y siguientes del Código Civil. Por tanto, cuando decimos que el pago de la pensión de alimentos es de obligado cumplimiento, lo decimos con mayúsculas, ya que el deber de alimentos es un derecho constitucional.

A tenor de lo anterior, ante el impago de la pensión de alimentos o compensatoria no existirá mínimo inembargable para el obligado al pago a diferencia de cualquier otro tipo de embargo.

Cuando se produce el impago de estas dos pensiones, el beneficiario de dicha pensión o su representante legal, podrá ejecutar esa sentencia y a la hora de proceder al embargo de las cantidades adeudadas, no existirá mínimo inembargable para el acreedor. Es decir, se podrá embargar incluso la totalidad de la deuda de una sola vez o embargarle la totalidad del salario hasta cubrir el pago de la deuda contraída. Normalmente, la práctica de los juzgados es la del embargo del 75% del salario.

Una vez puestos en situación y valorando la gran importancia que tiene el establecimiento de estas pensiones mediante sentencia a la hora de un posible impago, a continuación vemos qué solución judicial puedes iniciar para evitar todo esto.

Procedimiento de modificación de medidas

El artículo 90 del Código Civil , establece: “las medidas que el Juez adopte en defecto de acuerdo, o las convenidas por los cónyuges, podrán ser modificadas judicialmente o por nuevo convenio cuando se alteren sustancialmente las circunstancias.

Asimismo, el artículo 91 que “Estas medidas podrán ser modificadas cuando se alteren sustancialmente las circunstancias” y a tenor del artículo 775 de la LEC que se podrá solicitar la modificación de medidas, “… siempre que hayan variado sustancialmente las circunstancias tenidas en cuenta al aprobarlas o acordarlas”.

El procedimiento judicial llamado modificación de medidas es el que se utiliza para comunicar al juzgado que dictó la sentencia estableciendo dichas pensiones, que se han producido una serie de cambios en las circunstancias personales y/o económicas del obligado al pago.

En dicho procedimiento lo que se solicita es que se modifique la sentencia que dictó el establecimiento y cuantía de la pensión de alimentos y/o de la pensión compensatoria. Y además, que sea reducida la misma de forma proporcional a la disminución de ingresos del obligado al pago.

Este procedimiento también es utilizado para modificar cualquier otra medida establecida en sentencia. Por ejemplo, también es usado para solicitar se modifique la guarda y custodia de los hijos menores de edad por existir un cambio que indique adecuado el cambio.

Requisitos imprescindibles

Debe acreditarse que existe una alteración de las circunstancias suficiente como para acordar la modificación. La acreditación documental de dicha modificación suficiente debe comprender el periodo entre la fecha en que se dictó la sentencia y se tuvo en consideración la capacidad económica. Y además contraponerla con la actual, acreditando su disminución.

Por ejemplo, si en el momento en que fue dictada la sentencia que estableció una pensión de alimentos y/o pensión compensatoria, el obligado al pago se encontraba trabajando y ganando un salario pero con el tiempo dicho salario se ha visto disminuido de forma involuntaria.

En ese caso, el obligado al pago en el procedimiento de modificación de medidas deberá contraponer su situación económica tras ser dictada sentencia y la actual. Esto se hace siempre mediante la aportación de nóminas y contrato del momento en que se dictó sentencia y nómina, contrato, prestación o subsidio del momento actual.

Por ello, si tu empresa te ha incluido en un ERTE y no cobras la totalidad de tu sueldo o directamente te han despedido y cobras prestación por desempleo o si en el peor de los casos no cobras nada o cualquier otra circunstancia, deberás acreditarlo documentalmente en el procedimiento de modificación de medidas solicitando se reduzca dicha pensión o pensiones. No basta con pedir su reducción, sino que además deberás fijar la nueva cifra a la que podrías en concepto de dicha pensión o pensiones. En caso de que no puedas pagar cantidad alguna, también deberás exponerlo.

En este procedimiento no solo se encuentra la circunstancia meramente económica sino también la personal que impida al obligado tener el mismo nivel de ingresos que antes. Hablamos especialmente de que el obligado al pago haya contraído algún tipo de enfermedad grave que le incapacite para acceder o mantenerse en el mercado laboral.

Es evidente que no caben en este supuesto las incapacidades temporales fruto de enfermedades comunes, sino que englobaría enfermedades incapacitantes. Para ello, será necesario aportar informes médicos o resoluciones donde se desprenda la incapacidad del obligado al pago para continuar en activo en el mercado laboral.

Jurisprudencia

Se ha señalado que para modificar una medida es necesario, conforme a lo dispuesto en el artículo 775 de la LEC, que hayan cambiado sustancialmente las circunstancias que se tuvieron en cuenta a la hora de adoptar la medida.

En efecto, las antedichas normas sustantivas tan sólo permiten la referida modificación en el supuesto de haberse alterado sustancialmente las circunstancias que condicionaron la inicial adopción de las medidas.

Como señala reiterada jurisprudencia es preciso que el cambio sea:

  1. Real
  2. Sea sustancial o de cierta importancia
  3. Sea permanente
  4. Que fuera imprevisible

La Sentencia del Tribunal Supremo de 27 de junio de 2011 que interpreta la doctrina y establece que para que dicho procedimiento prospere, deben existir dichos requisitos. Puedes verla aquí.

Esperamos que leer este artículo te haya dado tranquilidad y esperanza a la hora de saber que hay salida judicial cuando por circunstancias económicas o personales no puedas hacer frente al pago de dichas pensiones. Para llevar a cabo este procedimiento es obligatorio actuar mediante abogado y procurador. Puedes encontrar abogados especializados ahora mismo de forma fácil, pinchando aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *