¿Cómo puedo conseguir la nulidad matrimonial civil?

La nulidad matrimonial civil

Debemos partir de la idea de que el matrimonio, al margen de otras consideraciones personales, sentimentales o religiosas, es una institución jurídica, un negocio jurídico, regulado legalmente y que despliega multitud de efectos de extraordinaria importancia, de modo que es imprescindible que desde su inicio o formalización, concurran todos los requisitos esenciales para su válida constitución, en caso contrario entrará en juego la nulidad matrimonial.

Vamos a intentar aclarar los conceptos esenciales que giran sobre esta materia.

¿Qué es la nulidad matrimonial civil?

Debemos entender la nulidad matrimonial como aquella resolución judicial por la que se declara la plena ineficacia ab initio de un matrimonio, en base a la concurrencia en el momento de su celebración de alguna de las causas previstas en la Ley y que atañen a sus requisitos esenciales.

Dicho en otras palabras es la declaración judicial por la que se determina la inexistencia de vínculo matrimonial, ya que el negocio jurídico bilateral constitutivo del mismo nunca tuvo eficacia. Supone que nunca ha existido ese matrimonio.

La nulidad matrimonial civil sólo produce efectos civiles, de modo que para lograr la nulidad matrimonial eclesiástica, será necesario una declaración de los Tribunales eclesiásticos, que permitirá contraer matrimonio nuevamente por la iglesia.

¿Qué diferencia hay entre nulidad matrimonial y divorcio?

La diferencia es esencial ya que el divorcio es una causa de disolución del matrimonio y por ende del régimen económico que venía aplicándose entre los cónyuges; mientras que la nulidad es la declaración judicial por la que se determina que ese matrimonio nunca ha existido.

El divorcio genera, desde la firmeza de la sentencia judicial que lo declara, la adopción de unas medidas, bien determinadas por el juez o mediante convenio regulador, que fijarán la situación de hijos, propiedades, pensiones contributivas o de alimentos, cargas matrimoniales pendientes de solventar etc. La nulidad carece, en términos generales, de dichas medidas ya que no ha desplegado efectos jurídicos aquello que nunca ha existido.

En ambos casos, la resolución ha de proceder de un órgano judicial civil, pero su naturaleza jurídica es netamente diferente. Del mismo modo tampoco guarda similitud con la separación matrimonial, que implica la continuidad del vínculo matrimonial.

Causas por las que se puede declarar la nulidad matrimonial

El Código Civil establece las causas por las que podrá declarase nulo el matrimonio civil, veamos cuales son dichos supuestos:

  1. Matrimonio celebrado entre menores, salvo los menores emancipados.
  2. Matrimonio entre parientes en linea recta por consanguinidad o adopción (entre padres o abuelos con sus hijos o nietos) o entre parientes colaterales por consanguinidad hasta el tercer grado (hermanos, primos o tíos).
  3. Entre personas casadas con anterioridad con otra persona.
  4. Entre contrayentes o parejas de hecho condenados como autores o cómplices de la muerte dolosa del cónyuge o pareja de hecho anterior de cualquiera de ellos.
  5. Sin la intervención del funcionario correspondiente (juez de paz, alcalde, funcionario) o sin la presencia de los dos testigos que exige la Ley.
  6. Matrimonios es los que no puede entenderse que realmente se ha otorgado de forma válida el consentimiento por parte de cualquiera de los cónyuges. Tendríamos ejemplos de esta situación cuando la persona carece de capacidad para consentir o en los casos de violencia, coacción o miedo grave que impide prestar libremente el consentimiento.
  7. Por la existencia de error en la identidad del otro contrayente o en sus cualidades personales esenciales. Se habla también de error obstativo para los supuestos en los que el otorgante ignora las consecuencias jurídica de su consentimiento.
  8. En los supuestos de simulación o matrimonios de conveniencia, que entraña un fraude de ley pactado entre ambos contrayentes.
  9. En los casos de reserva mental, supone que uno de los contrayentes de forma individual deja sin efectos su declaración aparente.

No obstante, existen supuestos de entre los enumerados anteriormente, que permiten pese a su concurrencia la convalidación del matrimonio así celebrado, siempre que se den algunas condiciones, así:

  1. Matrimonio entre menores de edad no emancipados. Podrá convalidarse al alcanzar la mayoría de edad, el cónyuge menor en el momento de la celebración, y además haber convivido juntos tras este momento durante tiempo superior a un año.
  2. En el caso de matrimonios celebrados entre personas susceptibles de obtener una dispensa judicial, siempre que se solicite antes de instarse la nulidad matrimonial. Esta situación se da en los matrimonios entre parientes colaterales, así como la existencia de una condena firme por la muerte dolosa del cónyuge o pareja de hecho del otro.
  3. Los supuestos en los que exista error, coacción o miedo grave en el momento de otorgar el consentimiento. Quedarán convalidados por la convivencia por tiempo superior a un año, desde que desaparecieron tales circunstancias.
  4. Matrimonios que adolecen de defectos formales, serán convalidados siempre que al menos uno de los cónyuges hubiere prestado su consentimiento de buena fe.

¿Cuánto cuesta la nulidad matrimonial?

En el orden civil, el coste que puede alcanzar un procedimiento de nulidad va a depender esencialmente de si este se lleva a cabo de forma consensuada, es decir de mutuo acuerdo entre ambos contrayentes; o por el contrario si ha de ventilarse bajo el prisma de la contenciosidad.

En ambos casos nos encontramos ante un procedimiento judicial encuadrable en el ámbito de los procesos de familia, tal y como sucede con los divorcios o separaciones matrimoniales, y por ello será obligatoria la intervención de abogado y procurador.

Siguiendo los criterios orientativos de honorarios del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, para el caso de mutuo acuerdo la minuta del letrado partirá de los 1500€ y para el supuesto contencioso de los 2500€. No obstante, es una orientación que carece de valor preceptivo, de modo que la dificultad de cada supuesto marcará el precio final. Además habrá de sumarse los honorarios del procurador y de otros profesionales cuya intervención fuera necesaria.

¿Cómo tramitar la nulidad matrimonial?

Como ya hemos avanzado se trata de un proceso encuadrado dentro del Título I del Libro IV de la Ley de Enjuiciamiento Civil, dedicado a los procedimientos especiales, entre los que se encuadran todos los concernientes al ámbito matrimonial. Es preceptiva la intervención de abogado y procurador, así como del Ministerio Fiscal.

Podrá solicitar la declaración de nulidad matrimonial:

  1. Cualquiera de los cónyuges, sin perjuicio de que si la razón de nulidad es la minoría de edad de un no emancipado, sólo podrán instar tal declaración los padres, tutores o guardadores del menor, así como el Ministerio Fiscal.
  2. El Ministerio Fiscal, en la totalidad de los demás casos.
  3. Cualquier persona que acredite un interés legítimo y directo en el asunto.
  4. En, los casos de error, coacción o miedo grave, tan sólo tendrá legitimación para promover la declaración de nulidad el cónyuge que lo haya padecido.

El procedimiento a seguir será el Juicio Verbal, con las especialidades que le son propias y se instará ante el Juzgado de Primera Instancia competente, mediante la oportuna demanda a la que acompañarán documentos esenciales como: certificación literal de matrimonio, nacimiento de hijos, empadronamiento, escritura de capitulaciones matrimoniales, o acreditativos de la causa que se pretende hacer valer.

La sentencia dictada será recurrible en apelación y en su caso casación.

Es muy importante señalar que la declaración de nulidad no invalidará los efectos concernientes a los hijos habidos en el matrimonio y en su caso al contrayente de buena fe.

¿Qué consecuencias patrimoniales tiene la declaración de nulidad matrimonial?

La primera consecuencia patrimonial que lleva consigo la declaración de nulidad, es la disolución del régimen económico matrimonial vigente entre los cónyuges, ahora bien si la sentencia de nulidad declara la existencia de mala fe por parte de uno sólo de los cónyuges, aquel que hubiera actuado de buena fe, le será aplicado el régimen de participación respecto a las ganancias obtenidas por el que era su consorte.

Por otro lado, el artículo 98 del Código Civil, reconoce para el cónyuge que hubiera actuado de buena fe, siempre que sea solo uno de ellos no ambos, el derecho a reclamar una indemnización económica. Esta petición está condicionada al hecho de que hubiera existido convivencia. Podrá instarse en la misma demanda de nulidad, o en procedimiento ulterior.

Otra de las consecuencias patrimoniales de la nulidad matrimonial hace referencia a las donaciones efectuadas por razón del matrimonio, en tales casos el Código Civil en su artículo 1343 establece que si las donaciones se hubieran realizado entre ambos cónyuges podrán revocarse por incumplimiento de carga.

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Asistente Pilar de Iuris NOW ¡Hola! Mi nombre es Pilar. ¿Puedo ayudarte?Puedes llamarme al 910 053 363 o dejar tu nombre y teléfono para que me ponga en contacto contigo lo antes posible.

¿Cómo funcionamos?

Abogados certificados

Abogados certificados

Solamente te ofrecemos abogados que están especializados en tú problema y dispuestos ayudarte.

No hay sobrecostes

No hay sobrecostes

Al contactar con un abogado a través de nuestra plataforma, el precio será el mismo que haciéndolo directamente con el abogado.

Especialistas en tu materia

Especialistas en tu materia

Te ofrecemos un listado de profesionales especializados en tu problema para que puedas elegir el que más se adapte a tus necesidades

Precio competitivo

Precio competitivo

Nuestros abogados están comprometidos con tu problema y te ofrecerán un precio muy ajustado.

Contactar por WhatsApp
//
Pilar
Abogada
¿En qué puedo ayudarte?