Régimen de visitas durante el estado de alarma por coronavirus

Alarma por coronavirus, visitas a hijos

El 14 de marzo de 2020, el Gobierno de España declaró en todo el territorio nacional el Estado de Alarma para gestionar la situación de emergencia sanitaria ocasionada por el Covid-19. Para ello  se aprobó el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19, en el que se decretó la restricción de la circulación de los ciudadanos para proteger la salud de la ciudadanía y contener la progresión de la enfermedad.

Real Decreto 463/2020, custodia y derecho de visitas 

El citado Real Decreto, dispone en su Art. 7 que los ciudadanos solo podrán circular por la vía públicas en los siguientes casos:

  • Adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad.
  • Asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios.
  • Desplazamiento al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial.
  • Retorno al lugar de residencia habitual.
  • Asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables.
  • Desplazamiento a entidades financieras y de seguros.
  • Por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.
  • Cualquier otra actividad de análoga naturaleza.

Asimismo, se permitía la circulación de vehículos particulares por las vías de uso público para la realización de las actividades referidas en el apartado anterior o para el repostaje en gasolineras o estaciones de servicio.

Estas medidas se prorrogaron hasta las 00:00 h del día 21 de junio de 2020.

Incumplimiento del régimen de visitas durante el Estado de Alarma 

De lo preceptuado en el RD nº 463/2020, de 14 de marzo, se desprende que se permite el desplazamiento de los progenitores para proceder a la entrega y recogida de los menores. Tanto en un sistema de custodia compartida como para llevar a cabo un régimen de visitas en la modalidad de custodia individual.

No obstante, se deberá tener en cuenta en todo caso el interés superior del menor que implica garantizar su salud no exponiéndolo innecesariamente a situaciones de contagio. Por ello, en los regímenes de custodia compartida  con progenitores que residen en la misma ciudad, o en modalidad «casa nido», nada obsta para que se lleven a cabo los intercambios previstos.

En el caso de custodia compartida residiendo cada progenitor en una provincia distinta, en principio se podrían seguir realizando los intercambios establecidos.

Si nos encontramos ante la modalidad de custodia individual con régimen de visitas a favor del progenitor no custodio, en el que el progenitor custodio ha dado positivo en Covid-19, habrá de apelarse al sentido común, debiendo comunicar el progenitor afectado al otro esta incidencia. Quedando los menores a cargo de este mientras el progenitor custodio se recupera, a no ser que el progenitor no custodio se niegue por diversas razones (convivencia con los abuelos, padecimiento de patologías susceptibles de agravarse si se contagia, profesión de alta exposición al Covid-19,…). Lo mismo ocurriría si se contagia el progenitor no custodio.

En ambos casos no estamos ante incumplimientos dolosos sino ante un caso de  fuerza mayor, donde deberá imperar el sentido común y llegar a acuerdos. Siempre teniendo como única premisa el interés del menor.

Es importante mencionar que la suspensión de las clases escolares a consecuencia del Covid-19 no se considera periodo no lectivo. Este periodo de aislamiento no es un periodo vacacional. Que los menores no acudan al colegio no quiere decir que estén de vacaciones, pues siguen realizando tareas escolares en casa pautadas por sus profesores. Cosa distinta es la voluntad de los progenitores de llegar a un acuerdo para repartir estos periodos excepcionales.

Criterios establecidos por la Unidad de Violencia sobre la Mujer

La Unidad de Violencia sobre la Mujer de la Fiscalía General del Estado de fecha 22 de marzo de 2020, estableció unos criterios generales en aras de evitar problemas de interpretación, que resumimos a continuación:

  • En el caso de régimen de visitas cuya entrega y recogida se tenga que realizar en un Punto de Encuentro Familiar (PEF), en los cuales se suspendieron las visitas supervisadas por razones de seguridad  por haberse dictado Orden de protección y la misma este vigente, los progenitores deberán designar una persona de su confianza. En caso de no designarla los Fiscales procederán a solicitar la suspensión del RV. Se trata de que esta figura intermediaria proceda a las entregas y recogidas bien en la puerta del centro o en otro lugar más próximo a sus domicilios; siendo esto último lo más recomendable para limitar la estancia de los menores en la vía pública.
  • Sobre los regímenes de visitas que supongan un número de horas al día y sin pernocta, la Fiscalía solicitará la suspensión temporal. Mientras que si la visita tiene una duración de al menos 8 horas y si el desplazamiento es breve tanto en tiempo como en distancia, se valoraran excepciones.

Pensión alimenticia y gastos de manutención durante el coronavirus 

La situación de estado de alarma no elimina las necesidades de los menores, por lo que han de cumplirse las prestaciones económicas establecidas en la correspondiente Sentencia.

En el caso de que las circunstancias económicas del progenitor obligado al pago hayan variado sustancialmente (haya sido despedido, se encuentre en situación de ERTE, cese de actividad, etc)  podrá iniciarse, en defecto de acuerdo entre las partes, un procedimiento judicial.

Mediante Real Decreto-ley 16/2020, de 28 de abril, de medidas procesales y organizativas para hacer frente al COVID-19 en el ámbito de la Administración de Justicia, se reguló un procedimiento especial y sumario en materia de familia, operativo durante el estado de alarma y hasta tres meses después de su finalización. Esta normativa, entre otros casos, se aplica a las demandas que tuvieran por objeto solicitar revisión o establecimiento de pensiones alimenticias y compensatorias, siempre que la revisión tuviera como fundamento haber variado sustancialmente las circunstancias económicas de cónyuges y progenitores como consecuencia de la crisis sanitaria producida por el COVID-19.

Pasado este periodo, habrá de tramitarse como un procedimiento de modificación de medidas al haber variado las circunstancias económicas del progenitor obligado al pago.

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *