¿Cuál es el régimen fiscal de los planes de pensiones?

Planes de pensiones

Los planes de pensiones son un producto financiero de ahorro de previsión a largo plazo.  Este tipo de planes se constituyen con el objetivo de cubrir determinadas contingencias, como son la jubilación, la incapacidad, el fallecimiento o la dependencia. 

El funcionamiento de los planes de pensiones es muy sencillo: el inversor va realizando aportaciones periódicas a su plan de pensiones, y cuando llega el momento de la jubilación rescata el importe de dichas cantidades, en forma de capital o de renta. En los casos de fallecimiento, incapacidad o dependencia, son los beneficiarios del plan de pensiones los que disponen de dichas cantidades. 

Los planes de pensiones se utilizan principalmente para completar las pensiones públicas de jubilación y su mayor incentivo es  el beneficio fiscal que suponen para el contribuyente.

La tributación de los planes de pensiones 

El gran atractivo de los planes de pensiones individuales, consiste en  que permiten la desgravación de las aportaciones realizadas durante el ejercicio en la base imponible del IRPF. Lo cual ofrece al contribuyente la posibilidad de ahorrar a la vez que paga menos cantidad de impuestos en su declaración de IRPF o, en su caso, obtiene una devolución mayor de Hacienda respecto a la que conseguiría si no tuviera dicho plan de pensiones. 

Hasta ahora, el titular de un plan de pensiones podía llegar a desgravarse la menor de las siguientes cantidades: 8.000 euros en concepto de las aportaciones realizadas durante el ejercicio fiscal. O bien el 30% de la suma de ingresos procedentes de rendimientos trabajo y  actividades económicas.

En el momento en que rescata el plan de pensiones, los fondos que se obtienen tienen la consideración de rendimientos de trabajo y tributan como tales en el IRPF, aumentando la base imponible en ese ejercicio fiscal. El importe a pagar dependerá del nivel de ingresos que el contribuyente tenga en el momento del rescate. En la actualidad, los tramos aplicables son los siguientes:

Entre 0 y 12.450 €           19%

Entre 12.451 y 20.200 € 24%

Entre 20.201 y 35.200 € 30%

Entre 35.201 y 60.000 € 37%

Más de 60.001 €             45%

En el caso de que el plan de pensiones se rescate en forma de renta, como cantidad periódica, la tributación del rescate es mucho más reducida.

Novedades normativas recientes de los planes de pensiones

Con la aprobación por el Pleno del Senado de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021 el pasado día 22 de diciembre de 2020, los mismos quedan aprobados con carácter definitivo y su aplicación entrará en vigor a partir del 1 enero de 2021. 

Los PGE de 2021 modifican drásticamente la fiscalidad de los planes de pensiones, en el sentido de favorecer  los planes de pensiones colectivos de empresas y perjudicar  los planes de pensiones individuales, en consonancia con la reforma de las pensiones de 2021.

A partir del 1 de enero de 2021, el límite deducible por la aportación a los plantes de pensiones individuales en cada ejercicio fiscal se reduce de los 8.000 euros actuales hasta un límite máximo de 2.000 euros. Por el contrario, se incrementa el límite deducible conjunto para las aportaciones a un plan individual y un plan colectivo hasta los 10.000 euros. Estas modificaciones empezarán a aplicarse a partir de la declaración del IRPF de 2022.

Este cambio en la fiscalidad supone desincentivar la contribución a planes de pensiones individuales e incentivar los  planes de pensiones colectivos o de empresas. La modificación de la fiscalidad de los planes de pensiones realizada en los PGE se basa en el criterio de que la desgravación fiscal de las contribuciones a los planes de pensiones es regresiva.

¿Qué es la regresividad?

Los impuestos regresivos son aquellos que suponen una mayor carga fiscal para las personas con menor capacidad adquisitiva. La regresividad de los impuestos no distribuyen la riqueza de un modo equitativo y contribuyen a aumentar la desigualdad. El ejemplo típico de impuesto regresivo es el IVA, puesto que grava el consumo de cualquier producto (aunque sea de primera necesidad) sin tener en cuenta los ingresos personales  de cada contribuyente. 

La reducción de los beneficios fiscales de los planes de pensiones en los PGE de 2021 se apoya en el concepto de “regresividad”, según el cual la desgravación en el IRPF de las aportaciones a planes de pensiones individuales favorece principalmente a las rentas más altas. Hay que recordar que solo los contribuyentes con rentas elevadas pueden hacer una aportación anual de 8.000 euros a sus planes de pensiones, siendo los que más se benefician del límite máximo de la desgravación. 

Pese a la modificación de la fiscalidad introducida por los PGE de 2021, todo parece indicar que los planes de pensiones seguirán siendo el mejor producto de ahorro para completar la pensión pública de jubilación. Aunque habrá que ver cómo se comporta el mercado financiero y la alternativa que ofrece de otros productos de ahorro para ver cómo evolucionan los planes de pensiones.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *