¿Qué implica la reunificación de deudas sin hipoteca?

qué es la reunificación de deudas sin hipoteca

La reunificación de deudas sin hipoteca, de manera general, supone que el interesado a quien se le aprueba la operación de unificación, firma un nuevo contrato de crédito o préstamo personal, sin tener que constituir garantía o hipotecar sus bienes inmuebles.

Se analiza en este articulo, concretamente, este tipo de reunificación.

¿En qué consiste la reunificación sin hipoteca?

Se parte de la premisa en este supuesto de que el obligado al pago tiene distintas deudas que quiere reunificar: a modo de ejemplo, un préstamo personal que se está amortizando mensualmente y un crédito derivado del uso de dos tarjetas de crédito. Y consiste en que una vez aprobada la unificación, la misma se va a formalizar en un nuevo préstamo personal, con el pago de una única cuota más baja y que va a permitir al solicitante hacer frente a ese pago con más facilidad. Hay que precisar que en el caso de que entre las deudas existiera un préstamo hipotecario, necesariamente el nuevo préstamo a firmar sería con hipoteca.

Por lo tanto, hay que saber que sólo podrá tener lugar la reunificación de deudas sin nueva hipoteca, en los casos en los que, entre las deudas a reunificar no existen ni préstamos ni créditos hipotecarios.

Reunificación de deudas sin hipoteca y sin aval

Se trata de un tipo de reunificación en la que, tanto Bancos como otras entidades financieras, consideran que para aprobar la operación los ingresos acreditados por el solicitante son más que suficientes como garantía de pago, sin necesidad de que se formalice una hipoteca o que se pida el aval de terceros.

El solicitante de la unificación, habrá tenido que acreditar cuales son sus ingresos mediante la aportación de su nómina, pensión etc, para que no se le pida la formalización de hipoteca o aval; también los Bancos podrán condicionar esa reunificación a que las deudas a unificar estén al día de pago y que no se esté inscrito en un registro de impagados, como ASNEF. En cualquier caso, los requisitos exigidos por los Bancos pueden varias de unas entidades a otras.

Reunificación de deudas con garantía hipotecaria

Podría ser necesaria la garantía hipotecaria para la reunificación de deudas en aquellos casos en que así lo requieran los Bancos, por entender que los ingresos del solicitante no son suficientes para asumir el riesgo de la unificación y pidan una garantía adicional; o como, se ha comentado con anterioridad, que una de las deudas a reunificar provenga de un préstamo hipotecario; en este caso, siempre la reunificación de todas las deudas ha de formalizarse en un nuevo préstamo con garantía hipotecaria.

Reunificación de deudas sin garantía hipotecaria

Reiteramos en este apartado lo ya indicado anteriormente pata la reunificación de deudas sin hipoteca y sin aval. Los Bancos consideran suficiente garantía los ingresos propios acreditados por los solicitantes de la reunificación. La operación se materializa en un nuevo contrato de préstamo personal, con una cuota única. Y todas las deudas anteriores se cancelan.

¿Cómo ayuda la reunificación de deudas?

La ventaja que proporciona la reunificación es que de pagar varias cuotas al mes de las distintas deudas, se pasa a pagar una única cuota y por un importe más bajo; por ello, quien se beneficia de la unificación, puede hacer frente al pago de la cuota con mayor comodidad. Sin embargo, no hay que dejar de lado la circunstancia de que, con el nuevo préstamo surgido de la unificación, se amplia el plazo para la devolución, por lo que se van a pagar más intereses. Y pudiera darse el caso de que los Bancos, entre las condiciones del nuevo préstamo, incluya un tipo de interés más elevado.

¿Qué costes supone reunificar préstamos sin hipoteca?

Cada entidad bancaria tendrá sus condiciones, pero de manera general, los gastos que puede aparejado la firma del nuevo préstamo serían:

  1. Comisión de apertura: suele oscilar entre el 1% y el 3% del importe total a solicitar. Se engloban los gastos de estudio, solicitud y apertura.
  2. Comisión por cancelación anticipada: la firma del nuevo préstamo lleva consigo la cancelación de las deudas que se unifican; puede que en sus respectivos contratos esté prevista una comisión por cancelación anticipada que habrá que asumir.

Alternativas a la reunificación de deudas sin hipoteca

Cuando la reunificación de deudas no es aprobada por las entidades financieras, existirían otras dos posibles soluciones:

  1. Si entre las varias deudas existe algún préstamo personal, se podría proponer una ampliación de capital en esa operación, a fin de con ese dinero hacer frente al pago a las otras deudas, cancelarlas y quedarse únicamente con la deuda del préstamo que se amplía. Hay que tener en cuenta que esta ampliación de capital supondría un cambio en las condiciones del contrato y por lo tanto podría traer consigo el pago de gastos por la novación.
  2. La solicitud de un nuevo préstamo,con el que se cancelarían todas la deudas anteriores, quedando la persona con una sola operación bancaria. Se recomienda en estos casos, de modo previo a la firma, solicitar a los Bancos toda la información que se precise sobre ese nuevo préstamo y sus condiciones.

Reunificación de deudas con hipoteca

En este tipo de reunificación, las entidades financieras no consideran suficiente garantía los ingresos fijos que pueda tener el solicitante. Y para concederla solicitan se constituya una garantía hipotecaria. En estos casos el nuevo préstamo que materializa la unificación de las deudas anteriores, será un préstamo con hipoteca, que habrá de formalizarse en escritura pública e inscribirse en el Registro de la Propiedad; conlleva, pues, gastos de formalización.

La reunificación de deudas será también con hipoteca cuando entre las deudas del solicitante hay un préstamo hipotecario.La operación en que se reunifique la deuda, habrá de hacerse obligatoriamente en un nuevo préstamo con hipoteca.

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cómo funcionamos?