¿Cómo funciona la reunificación de deudas?

definicion reunificación de deudas

La reunificación de deudas es una opción en la que piensan personas físicas o jurídicas en etapas en las que están haciendo frente al pago al mismo tiempo de varias obligaciones dinerarias. Las deudas provienen de diferentes operaciones financieras.

Esta circunstancia puede suponer un coste mensual en cuotas muy elevado si se pasa por un momento de dificultades económicas que, de alguna manera, puede paliar la reunificación.

¿Qué es la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas se puede definir como una operación financiera por la que quien tiene varias obligaciones de pago de cuotas simultáneas en el tiempo, las agrupa en una sola cuota. Estas deudas siempre vienen derivadas de operaciones bancarias o financieras.

Dicho de otro modo y para que sirva de ejemplo: quien todos los meses paga las cuotas de una tarjeta de crédito, de una hipoteca y de un préstamo personal, agrupa el pago de esas cuotas en una sola mediante un nuevo y único contrato. Este tipo de operación puede parecer la ideal para momentos de ahogo económico; pero se debe de tener cuidado por cuanto no siempre es recomendable.

La normativa aplicable a la reunificación es la siguiente:

  1. Ley 2/2009 de 31 de mayo, relativa a la contratación con los consumidores de préstamos o créditos hipotecarios y de servicios de intermediación para la celebración de los contratos de préstamo o crédito.
  2. Real Decreto 106/2011, regulador del Registro Estatal de Empresas
  3. Real Decreto legislativo 1/2017, de 16 de noviembre, que aprueba el texto refundido de la ley general para la defensa de consumidores usuarios

Ventajas e inconvenientes de la reunificación de deudas

La principal ventaja de la unificación, es que se va a pagar una sola cuota mensual que va a ser más baja que cuando se tienen varios préstamos u otros contratos bancarios o financieros simultáneos. Se reduce el importe de lo que pagamos al mes; ello puede permitir un desahogo económico e ir más tranquilo en el cumplimiento de las obligaciones de pago.

Pero se trata de una operación que también tiene «su cara B», es decir, sus inconvenientes:

  1. La nueva cuota unificada disminuye a costa de que aumente el plazo de amortización, es decir, aumenta el tiempo para dar cumplimiento a la obligación de pago.
  2. Ese aumento del plazo de amortización, se traduce en que la operación va a ser más costosa. El motivo es que cuanto más largo es el plazo de amortización, más intereses habrá que abonar.
  3. La reunificación supone la firma de un contrato nuevo; y la formalización del mismo, no es gratuito, sino que tiene sus costes: dependiendo del contrato que se firme, por ejemplo, gastos de comisiones de apertura, tasación de vivienda, costes de formalización de escritura pública, entre otros.
  4. Tiene lugar la cancelación de las operaciones financieras anteriores a la unificación. Y ello puede conllevar el pago de comisiones de cancelación anticipada, si así estuviera previsto en los contratos.
  5. Cuando la reunificación se lleva a cabo con la intervención de una entidad intermediaria (se analiza en otro apartado), habrá que abonarle los costes por sus servicios profesionales.

Requisitos para la reunificación de deudas

  1. Es necesaria la agrupación de todas las deudas; el interesado en esta operación no tiene capacidad de elección.
  2. El solicitante ha de contar con capacidad de pago; el Banco o la agencia intermediaria va a realizar un estudio de cual es su situación económica, para ver si quiere asumir el riesgo. Hay que aclarar que las entidades a quien se solicita la reunificación, gozan de libertad para decir no a la unificación si la solvencia del solicitante no les inspira confianza.
  3. Cuando entre las deudas a reunificar hay una hipoteca, la cuantía de la deuda a unificar no supera nunca el 80% del valor del bien hipotecado.
  4. Las entidades, para dar su conformidad a la reunificación, pueden solicitar garantías adicionales como avalistas o domiciliación de nóminas.
  5. Que el solicitante no esté inscrito en ningún Registro de Insolvencia Patrimonial (Registros de impagados como ASNEF); este requisito lo exigen siempre los Bancos; matizamos que cuando la solicitud se hace a algún tipo de entidades, de carácter más privado, se avienen a la unificación incluso con ASNEF.

¿Cómo hago para reunificar mis deudas?

Cualquiera que esté interesado en unificar sus deudas, lo primero que ha de hacer es acudir a las entidades adecuadas.

Unas de esas entidades son los Bancos; sería la mejor opción de cara a una reunificación; otra posibilidad es acudir a agencias o empresas de intermediación financiera que negocian con los Bancos esa unificación en nombre de sus clientes; en este caso, a los gastos habituales de esta operación, habría que añadir los honorarios de estas empresas por sus servicios profesionales.

Una vez que el interesado plantea la operación, las entidades bancarias o las empresas mediadoras han de estudiar con detenimiento su caso, las deudas que tiene, intereses que está pagando y los plazos de amortización; y una vez visto, establecer las nueva condiciones de pago.

Al interesado, estas entidades deberán darle, en aras a la transparencia, toda la información que precise sobre el nuevo contrato, como por ejemplo sobre la tasa anual equivalente, las características esenciales del mismo, gastos y cualquier tipo de comisión.

Una vez de acuerdo las partes, los contratos anteriores ese cancelan y la deuda de los mismos se reunifica en un nuevo y único contrato bancario. Si entre las deudas anteriores había un préstamo hipotecario, el nuevo contrato que se firme será también un préstamo hipotecario; si no hubiera hipoteca, el nuevo contrato será un préstamo personal; este contrato tendrá nuevas condiciones, nuevo tipo de interés y nuevo plazo de amortización, habitualmente más largo, para reducir la cuota mensual a pagar.

Simulador de reunificación de deudas

Un simulador de reunificación de deudas es una calculadora que ayuda a calcular el ahorro mensual aproximado del que podremos disfrutar si decidimos agrupar nuestras deudas en una sola mediante la unificación; para ello, no tendremos más que introducir los datos que solicita el simulador de nuestras deudas anteriores y nos calculará la nueva cuota a pagar.

Muchos de estos simuladores se pueden encontrar por internet.

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cómo funcionamos?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies