Procedimiento para cambiar a los hijos menores de colegio sin consentimiento del padre

By Adrián Garzón | Sin categorizar

Ene 29

Cambiar a los hijos de colegio puede ser un quebradero de cabeza para las parejas separadas. Especialmente si cada uno vive en una localidad y la ruptura no ha sido pacífica. Por eso vamos a contarte cómo se resuelve esta situación cuando los progenitores no llegáis a un acuerdo. También analizamos cómo proceder cuando el progenitor custodio realice este cambio sin permiso del otro.

Qué sucede en caso de desacuerdo a la hora de elegir un colegio

Ya hemos comentado en otros artículos que el interés superior de los menores es el que rige los asuntos en que estos pueden resultar afectados. También hemos hablado en otras ocasiones de los convenios reguladores, que son los documentos en los cuales se deben prever estas circunstancias.

Diseñar un buen convenio regulador te puede ahorrar estos conflictos. Por eso es recomendable hacerlo junto a un abogado especialista. Pero si te encuentras con este problema, debes diferenciar entre los conceptos de custodia y patria potestad.

La guarda y custodia viene a ser la convivencia con el menor. Por su parte, la patria potestad es un conjunto de derechos y deberes que los padres tienen sobre sus hijos. Entre estos derechos-deberes se encuentra el de educar al menor. Por eso, quien ostenta la patria potestad sobre el menor tiene derecho a elegir el centro educativo en el que se forme.

Aunque la custodia compartida va ganando terreno, no está necesariamente vinculada a la patria potestad. Dicho de otro modo, ambos progenitores suelen conservar la patria potestad pese a que el régimen de custodia sea exclusivo.

Y es que la patria potestad solo se retira, en casos excepcionales, al progenitor que perjudica al menor. De modo que ambos progenitores deberían tomar de común acuerdo decisiones tan trascendentes para sus hijos como el colegio en el que reciben su educación.

Por tanto, aunque tengas la custodia exclusiva, no puedes cambiar a los hijos de colegio unilateralmente. Pero sabemos que llegar a un acuerdo con tu expareja no siempre es fácil. Por eso el ordenamiento pone a tu disposición la posibilidad de acudir a los Tribunales.

Cambiar de un colegio público a un colegio privado. ¿Quién se hace cargo de los gastos?

Como explicamos en el artículo sobre gastos extraordinarios, no se incluyen en este concepto las cuotas del colegio. Así, tratándose de gastos ordinarios no usuales, ambos progenitores deben convenir en asumirlos.

Esto significa que, salvo que de forma escrita los dos prestéis el consentimiento, los gastos del colegio privado no se considerarán incluidos en la pensión alimenticia. Por tanto, si decides cambiar a los hijos a un colegio unilateralmente, tus opciones son:

  • Pagar por tu cuenta las cuotas, sin poder exigir al otro progenitor que participe de los gastos.
  • Solicitar la autorización judicial. Si el juez entendiera que cambiar a los menores a un colegio privado redunda en su beneficio podría obligar al otro progenitor a contribuir a los gastos.

Realizar la petición al Juez para que apruebe dicho cambio

En caso de que quieras cambiar a los hijos de colegio y el otro progenitor no lo apruebe, podrás solicitar la autorización judicial. El artículo 156 del Código Civil te habilita para ello, y te contamos cómo proceder.

Recuerda que el primer paso para realizar estos cambios sería comunicar formalmente al otro progenitor que vas a cambiar a los hijos de colegio. Para ello puedes emplear un burofax, y es recomendable que cuentes con asistencia letrada. Si en plazo de un mes el otro progenitor no se ha opuesto al cambio, puedes considerar que lo consiente tácitamente.

Esto no permitirá que repercutas en el otro progenitor los gastos de un colegio privado, como decíamos antes. Sin embargo, te habilitará para cambiar a tus hijos al centro escolar de tu elección.

En caso de que haya oposición expresa, podrás acudir a los tribunales para sustituir el consentimiento de tu expareja. Ten en cuenta que en los procesos de menores el juez tomará la decisión que estime más beneficiosa para estos. De modo que tendrás que demostrar que tu elección de centro educativo responde a los intereses de los hijos, y no a los tuyos particulares.

El proceso para solicitar la autorización judicial

En estos procedimientos, regulados en la Ley 15/2015, no resulta necesario contar con abogado y procurador. Sin embargo, la asistencia de un abogado de familia incrementará exponencialmente tus posibilidades de éxito.

El juzgado competente será el que llevó el proceso de divorcio, y la acción se inicia presentando escrito de solicitud ante el secretario judicial. En él se determinará:

  • Las alegaciones (y pruebas, si fuera posible) en que se fundamente el interés superior del menor.
  • La imposibilidad de llegar a un acuerdo. Aquí es donde cobra importancia el burofax que mandaste.
  • En su caso, la solicitud de que el otro progenitor contribuya con las cargas formativas.

El juez llamará a las partes a una vista, a la que acudirán también el Ministerio Fiscal y los hijos si son mayores de doce años. También se les podrá llamar a declarar cuando, siendo menores de doce años, se estime que tienen suficiente madurez. En este caso, la opinión de los menores será tenida en cuenta en el auto que resuelva el procedimiento.

Oídas todas las partes, el Juez determinará a quién le corresponde elegir el colegio de los hijos. Es decir, el juzgador no señala a qué colegio deben ir los menores, sino a qué progenitor le corresponde decidirlo.

En cuánto tiempo suele resolver el Juez la aprobación para cambiar al menor de colegio

Los procesos de familia suelen ser bastante rápidos. De hecho, desde el momento de la comparecencia, el juez debería resolver en cinco días. Además, esta comparecencia debería celebrarse en unos treinta días desde que se admitiera la solicitud. Por tanto, el plazo ideal de resolución de estos expedientes es de unos 35 días.

Sin embargo, debes tener en cuenta el retraso que introduce el burofax del que te hablábamos (un mes más) y la carga de trabajo del juzgado. Por eso, lo mejor es que busques un letrado de familia desde el primer momento en que veas que no vas a llegar a ningún acuerdo con tu expareja. Ten en cuenta que las dilaciones introducidas por los factores mencionados podrían solaparse con el período de matrícula de tus hijos.

Como todo asunto familiar, la decisión de cambiar a los hijos de colegio es revisable. Esto significa que, en caso de cambiar las circunstancias, ambos progenitores podéis volver a acudir a esta vía.

Un caso frecuente: qué pasa cuando un progenitor cambia a los hijos de colegio unilaterlamente

Hemos hablado de cómo cambiar a los hijos de colegio cuando no hay acuerdo entre los progenitores. Sin embargo, en la práctica puede ocurrir que el progenitor custodio se lance y realice el cambio unilateralmente.

Estas situaciones son relativamente desagradables. Y ello porque los tribunales no suelen ser tan ágiles como deberían. Por tanto, la solución generalizada suele ser:

  • Que los hijos se queden en su nuevo colegio.
  • Atribuir a uno de los progenitores la facultad de elegir el colegio.
  • Y permitir que esta elección se haga efectiva a partir del curso siguiente.

De modo que, salvo que tu abogado de familia sea especialmente hábil, y sin perjuicio de que se te atribuya el derecho a cambiar a los hijos de colegio durante el curso siguiente, lo más habitual es que los menores tengan que permanecer en el centro donde iniciaron sus estudios hasta concluir el año escolar.

¿Quiere decir esto que cambiar a los hijos de colegio es impune?

No debería ser así. Aunque la doctrina no suele atribuir a estos actos la entidad suficiente para modificar el régimen de convivencia, lo más recomendable es denunciarlos. Cuando concurran quebrantamientos constantes de la patria potestad sí podrían tomarse medidas:

  • En la generalidad de los casos, se podrá modificar el régimen de custodia. También podrían imponerse multas al progenitor que incumpla reiteradamente el régimen en vigor.
  • En los casos más extremos se podría, incluso, solicitar la suspensión de la patria potestad del progenitor. Para que estas acciones prosperen es necesario que los incumplimientos redunden en perjuicio del menor.

Conclusión: ¿merece la pena cambiar a los hijos de colegio sin consentimiento de su progenitor?

En definitiva, a la hora de tomar una decisión tan importante como cambiar a los hijos de colegio debes tomar en consideración su bienestar. Especialmente cuando tu expareja no esté dispuesta a negociar.

En ningún caso deberías optar por esta posibilidad si es simplemente para hacer daño o chantajear al otro progenitor. Pero si la decisión redunda en interés de tus hijos, no dejes que su negativa te detenga.

Recuerda contratar a un abogado experto en derecho de familia, que facilitará el éxito de la demanda. Y, por supuesto, evita actuar unilateralmente, porque estarás dando armas a tu expareja para que proceda judicialmente contra ti.

Pero, lo más importante (nunca lo diremos suficiente): ten en cuenta el interés de los menores antes de cambiarlos de centro educativo.

Follow

About the Author

Soy licenciado en Filosofía (UV) y graduado en Derecho (UNED). Actualmente curso el Máster de Acceso a la Abogacía. A lo largo de mi carrera me he especializado en Derecho de la Propiedad Intelectual e Industrial y Laboral. Además, he realizado cursos de Mediación y Arbitraje, ya que me interesan los métodos alternativos de resolución de conflictos. Por último, desde que fundé Lexterna he adquirido competencias digitales útiles para el sector del legal tech. Entre ellas, el uso de herramientas de marketing, programación web, SEO y redes sociales.

Leave a Comment:

(0) comments

Add Your Reply

Leave a Comment: