Descubre si tienes una cláusula suelo y recupera lo que es tuyo

By Eugenia Ferrándiz | Sin categorizar

Abr 22
Conoce como te afecta la cláusula suelo.

En pleno auge de la conocida burbuja inmobiliaria, a finales de los años noventa, las entidades bancarias comenzaron a implantar entre el clausulado de sus contratos de préstamo hipotecario las llamadas cláusulas suelo, por las que se garantizaban unos ingresos fijos procedentes de los intereses supuestamente variables que envolvían al contrato firmado.

De este modo y con independencia de los movimientos del euribor, principal índice de referencia utilizado, si bien existe otros como el IRPH, Libor, Mibor etc cuya tendencia a la baja era incuestionable, la entidad crediticia no resultaba perjudicada en sus ingresos, mientras que los consumidores quedaban sujetos a un tipo inamovible fuera cual fuera el movimiento real del índice de referencia.

Tal proceder se catalogó como abusivo y conllevó la actuación de las instancias judiciales de mayor rango, como es el caso del Tribunal Supremo y del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que determinaron mecanismos de defensa para los derechos económicos de los ciudadanos, por otro lado especialmente angustiados por la creciente crisis económica, hasta el punto de perder en muchas ocasiones sus viviendas o de entregárselas en dación al banco extinguiendo así sus deudas.

Vamos a estudiar con un poco más de detalle este tema tan controvertido, teniendo en cuenta que con la reciente Ley Hipotecaria de 2019, que previsiblemente entrará en vigor en el próximo mes de junio, las cosas cambiarán considerablemente al quedar prohibidas dichas cláusulas suelo.

¿Qué es una cláusula suelo en las hipotecas?


Se trata del límite inferior de los intereses estipulados en un contrato de préstamo hipotecario, que protege a la entidad bancaria frente a descensos considerables del índice de referencia, generalmente el Euribor, impidiendo que los usuarios se beneficien de los movimientos y fluctuaciones del mercado hipotecario y cercenando por tanto sus derechos económicos

Ante esta práctica bancaria se incoaron multitud de procedimientos judiciales que perseguían la declaración judicial de su carácter abusivo, hasta llegar al Tribunal Supremo que en Sentencia 241/2013 de 9 de mayo, declaró abusivas y por ello nulas, las cláusulas suelo establecidas por algunas entidades bancarias entre las condiciones generales de sus contratos de préstamo hipotecario, siempre que al margen de la falta de transparencia se dieran los siguientes requisitos:

  • Falta de información para el usuario, sobre el carácter sustancial de esta cláusula, con influencia definitiva en el objeto principal del contrato. No es una cláusula secundaria.

Muestra clara de la anterior falta de transparencia, encontramos que la cláusula suelo se suele fijar seguida de una cláusula techo, que se presenta como una contraprestación aparentemente en beneficio del usuario.

  • No se presentan posibles escenarios que analicen el comportamiento previsible del mercado hipotecario en el momento de firmarse el contrato. El usuario lego en esta materia ignora si lo que firma es lo usual.
  • No se proporciona información previa clara y asequible sobre la comparativa con otros productos de la entidad crediticia que pudieran ser útiles y beneficiosos al usuario.
  • Tal cláusula suelo, se suele ubicar dentro de las condiciones generales del contrato de préstamo hipotecario, pero entre una abrumadora marea de datos técnicos, que facilita que pasen desapercibidas para el prestatario. No se significan suficientemente.

En la mencionada Sentencia del Tribunal Supremo tuvo especial incidencia la Directiva 93/2013 CEE del Consejo de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores.

¿Desde qué año se puede reclamar?

El Tribunal Supremo en la mencionada Sentencia de 9 de mayo de 2013, vino no solo a declarar la nulidad de las cláusulas suelo consideradas abusivas, manteniendo la vigencia del contrato de préstamo, es decir como nulidad parcial, sino que también estableció la irretroactividad de su resolución, de modo que no será apliclable a situaciones judicialmente ya decididas que hubieren adquirido fuerza de cosa juzgada, ni tampoco a los pagos ya efectuados a la fecha de la publicación de esta sentencia.

La razón argumentada por el alto tribunal, para no reconocer en este caso fuerza retroactiva a su resolución, fue el riesgo de transtornos graves en el orden público económico.

En Sentencia de 25 de marzo de 2015 el Tribunal Supremo se vino a ratificar en su decisión de no permitir recuperar lo indebidamente pagado por los usuarios a los bancos por razón de las cláusulas suelo declaradas nulas, más allá del 9 de mayo de 2013.

Ante la múltitud de cuestiones planteadas por los tribunales españoles al Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre esta materia, este resolvió en Sentencia de 21 de diciembre de 2016 en sentido opuesto a la resolución del Supremo, reconociendo la retroactividad de la resolución y la eficacia de la misma para los asuntos anteriores a mayo de 2013, salvo que ya hubieran sido examinados judicialmente y recaído sobre los mismos sentencia firme. Es decir que se reconocía el derecho ex tunc a reclamar desde la fecha de firma del contrato de préstamo, fuera cual fuera su fecha.
Es necesario recordar que el Derecho de la Unión Europea tiene primacía sobre el nacional y por tanto es de inexcusable aplicación por los Juzgados y Tribunales españoles.

¿Cuánto tiempo tengo para reclamar una cláusula suelo?

El 19 de febrero de 2018 el Tribunal Supremo dictó una nueva Sentencia sobre este aspecto, estableciendo que el plazo genérico de 4 años reconocido genéricamente como plazo de prescripción extintiva para el ejercicio de la acción de reclamación, no comenzará a contar sino desde la extinción del contrato.

Es decir, una vez finalizado el contrato por cumplirse la fecha en él estipulada, queda preservado el derecho a reclamar la nulidad de las cláusulas suelo y por ello la restitución de las cantidades de dinero indebidamente abonadas al banco durante un plazo de 4 años.

¿Qué te devuelven si reclamas una cláusula suelo?

Junto a la declaración de nulidad de la Cláusula suelo, se reconoce el derecho a favor del prestatario de recuperar las cantidades abonadas de más a la entidad financiera; es decir se pone en funcionamiento una actividad matemática que debe en primer lugar determinar qué interés debería haberse aplicado a nuestra hipoteca periódicamente, y la diferencia con el que se nos impuso contractualmente mediante la cláusula suelo.

A las cantidades así calculadas deberemos añadirles el interés legal del dinero hasta la fecha de su reconocimiento judicial, y a partir de este momento y hasta la fecha definitiva del pago, podrá generarse un interés por demora.

Además, en el caso de estimarse íntegramente nuestras pretensiones en el procedimiento judicial, será condenada en costas la entidad bancaria, por lo que deberá hacerse cargo de los gastos procesales entre los que cabe destacar los correspondientes a los honorarios de los letrados y procuradores que hayan asumido nuestra defensa y representación.

En muchos casos además de las cantidades obtenidas podrá obtenerse una rebaja del capital pendiente de pago.

Es importante decir que para la reclamación de estas cantidades y en previsión de la avalancha de demandas que iban a suscitarse colapsando los juzgados, se dictó el Decreto Ley 1/2017 de 20 de enero por el que se regulaba un procedimiento extrajudicial que permitiera un acuerdo entre al entidad bancaria y el usuario, proporcionándole unos plazos escuetos que dotaran de soluciones beneficiosas para ambas partes; una vez intentado dicho acuerdo, si el mismo quedaba sin la recíproca aceptación de las partes, quedaba expedita la vía judicial en manos de juzgados especializados por razón de la materia que finalmente han quedado colapsados.

About the Author