Guía básica sobre el convenio regulador del divorcio

By Adrián Garzón | Sin categorizar

Nov 27
convenio-regulador-divorcio

El convenio regulador es el instrumento que se utiliza para regir la relación entre los cónyuges después de una crisis matrimonial. Dada su trascendencia, lo ideal es que se negocie de mutuo acuerdo. Sin embargo, en las ocasiones en que sea imposible pactarlo será el Juez quien determine su contenido.

Te explicamos en detalle en qué consiste el convenio regulador y cuál es su contenido mínimo.

¿Qué es el convenio regulador del divorcio?

Tras las crisis matrimoniales, los cónyuges deben decidir cómo gestionar o administrar el patrimonio común. Más complicada todavía es la situación en el caso de que existan hijos comunes, ya que tendrán que distribuirse los derechos-deberes inherentes a la patria potestad.

De modo que este convenio recoge las medidas derivadas de la separación o divorcio. El acuerdo empieza a aplicarse en el momento de la ruptura matrimonial, conforme a la Sentencia o Decreto que acuerde la misma.

Qué aspectos se recogen en el convenio regulador de divorcio

El artículo 90 del Código Civil establece como contenido mínimo del convenio regulador:

  • Régimen de cuidado, comunicación, custodia, visitas y comunicaciones de los hijos comunes.
  • Condiciones de uso de la vivienda y ajuar familiar.
  • Distribución de las cargas matrimoniales, así como liquidación de su régimen económico, en su caso.
  • Pensiones compensatoria y alimenticias.

Básicamente, el convenio regulador del divorcio debería dejar resueltas todas las dudas sobre gestión y administración patrimonial, como:

  • Quién se queda la vivienda familiar (si se ostentaba su titularidad) y los bienes valiosos como vehículos, maquinaria, joyería… Si había grandes deudas, como préstamos hipotecarios, también habrá que hacerse cargo de ellos. Y no olvides repartir los gastos de mantenimiento y cargas tributarias sobre los elementos comunes. Otra opción es acordar la liquidación y reparto de los mismos.
  • Cómo se va a repartir la custodia y visitas de los hijos, de haberlos. Aquí es importante acordarse de los familiares, que también tendrán derecho a un régimen de visitas y comunicaciones.
  • Cómo va a contribuir cada cónyuge a las cargas de crianza de los hijos comunes. Lo habitual es que se establezca una pensión alimenticia a cargo del progenitor que no ostente la custodia. También se deberá pactar en este instrumento el establecimiento o no de una pensión compensatoria, su duración, actualización y todas las condiciones procedentes.

En definitiva, lo mejor es contar con un especialista en Derecho de familia para que te ayude con la reacción del convenio regulador. Las cargas asumidas en él pueden resultar pesadas, y su vigencia suele ser prolongada.

El convenio regulador, ¿se puede hacer de mutuo acuerdo?

Lo ideal es que el convenio regulador se adopte de mutuo acuerdo. Y es que cuando es un Juez el encargado de establecerlo, las medidas podrían ser poco satisfactorias para ambas partes.

En caso de llegar a un acuerdo, podrá entregarse en escritura pública ante Notario, lo que agilizará el proceso y abaratará los costes. Sin embargo, incluso en este caso conviene contar con la asistencia de un letrado. La opción anterior queda vetada para los casos en que existan hijos comunes menores de edad no emancipados, o bien hijos con la capacidad modificada.

Cuando los cónyuges lleguen a un acuerdo y este no perjudique a los hijos o represente un importante desequilibrio, el Juez se limitará a aprobar el convenio, previa audiencia de los abuelos.

En caso de que las posiciones sean muy enconadas y no haya modo de negociar, tendréis que estar a lo dispuesto por el Juez en el proceso de separación o divorcio.

¿Qué sucede si un cónyuge no firma el convenio regulador?

El convenio regulador es un instrumento necesario para gestionar los efectos de una separación o divorcio. Por tanto, cuando uno de los cónyuges no desee firmarlo, cualquiera de ellos podrá acudir a sede judicial.

Corresponde al orden jurisdiccional civil conocer de los asuntos de fijación o modificación de medidas. Como hemos señalado antes, el Juez oirá a las partes, y resolverá conforme considere oportuno y ajustado a Derecho

¿Se puede modificar el convenio regulador una vez aprobado?

El convenio regulador puede modificarse en cualquier momento. Para ello existen dos vías:

  • Vía convencional. En este caso debe aprobarse un nuevo convenio de mutuo acuerdo, que sustituya al anterior. Cuando deba ser convalidado por el Juez, este lo hará conforme se ha comentado antes, es decir, siempre que no contravenga el interés del menor o incapacitado o no represente un desequilibrio entre los cónyuges.
  • Vía procesal. El recurso a esta vía suele darse en los casos en que uno de los cónyuges no acepta una modificación. El cónyuge que trate de alterar el régimen de convivencia deberá acudir a la vía judicial, presentando una demanda de modificación de medidas.

En definitiva, el convenio regulador es un instrumento que despliega efectos jurídicos y económicos muy relevantes y cuantiosos. Por ejemplo, será el encargado de fijar cómo gestionar la vivienda familiar, las cuantías de las eventuales pensiones o aspectos tan relevantes como la custodia y visitas de los hijos en común.

Esto significa que la eficacia de un convenio regulador se puede alargar durante quince o veinte años, lapso de tiempo en el cual pueden ocurrir muchas cosas. De modo que lo mejor a la hora de redactar un convenio regulador es contar con la ayuda de un abogado especialista en derecho de familia.

Follow

About the Author

Soy licenciado en Filosofía (UV) y graduado en Derecho (UNED). Actualmente curso el Máster de Acceso a la Abogacía. A lo largo de mi carrera me he especializado en Derecho de la Propiedad Intelectual e Industrial y Laboral. Además, he realizado cursos de Mediación y Arbitraje, ya que me interesan los métodos alternativos de resolución de conflictos. Por último, desde que fundé Lexterna he adquirido competencias digitales útiles para el sector del legal tech. Entre ellas, el uso de herramientas de marketing, programación web, SEO y redes sociales.