La solicitud del habeas corpus durante una detención policial

By Eugenia Ferrándiz | Sin categorizar

Mar 26

Podemos definir el procedimiento de habeas corpus como aquella institución jurídica propia del orden penal, que trata de evitar las detenciones practicadas al margen de la Ley, es decir de forma arbitraria, atacando frontalmente el derecho fundamental de toda persona a la libertad e integridad física y psíquica.

Se encuentra prevista en el artículo 17 de nuestra Constitución, entre los derechos fundamentales, y regulada mediante Ley Orgánica 6/1984 de 24 de mayo.Su origen se sitúa en el derecho anglosajón concretamente en tres tratados del siglo XVII: The Petition of Rights, The Act of Habeas Corpus y The Declaration of Rights. También existen vestigios de esta institución jurídica en nuestro Derecho Histórico, en la legislación del Reino de Aragón y más recientemente en las Constituciones de 1869 y 1876

En la actualidad son varias las organizaciones que dirigen sus esfuerzos a lograr la implantación a nivel internacional de un sistema que impida todo atentado contra la libertad de movimiento de las personas o la integridad física o psíquica violentada por agresiones, torturas o incluso muerte; tal es el caso de Amnistía Internacional o Human Rights, si bien el camino es pedregoso y son múltiples los escenarios en los que no se observa la legalidad deseada.

Vamos a estudiar con mayor detenimiento cómo funciona este procedimiento en nuestro ordenamiento jurídico.

¿Qué es el habeas corpus?

Son tres los requisitos esenciales que han de darse para que pueda promoverse el procedimiento de habeas corpus:

  • La privación de libertad de una persona determinada, en condiciones que al menos aparentemente revista los carácteres de ilegal.
  • La incoación, por parte de quien está legitimado para ello, de un procedimiento que revise las condiciones en las que se está llevando a cabo tal detención con la mayor celeridad posible.
  • Que tenga conocimiento de esta solicitud de revisión un Juez Instructor con competencia para ello.

A partir de estas tres premisas se pondrá en movimiento un mecanismo procesal dotado de garantías suficientes para esclarecer las circunstancias de la detención aparentemente ilegal que comenzará por una solicitud carente de formalidades excesivas y que se resolverá por un órgano judicial en un plazo lo sufientemente breve como para no dañar más los derechos del detenido.

¿Qué personas están autorizadas a solicitarlo?

El artículo 3 LOHC establece las personas legitimadas para instar el procedimiento habeas corpus, debiendo distinguirse entre las personas que ostentan un interés personal y las que actúan en el ejercicio de sus funciones. Así:

  • El propio privado de libertad: Es cierto que la situación de privación de libertad, puede dificultar promover la solicitud, a este efecto la LOHC establece dos mecanismos correctores, como son la posibilidad de que el proceso lo insten los familiares más cercanos y el principio antiformalista que inspira dicha solicitud, que podrá llegar a ser verbal y sin la asistencia de letrado ni procurador.
  • Los representantes legales de los menores e incapaces: Esto es posible porque la detención no siempre se va a producir en dependencias policiales, también caben otros supuestos como son la privación de libertad de menores más allá de los términos previstos para el cumplimiento de un régimen cerrado o en centro psiquiátrico por ejemplo.
  • El cónyuge o persona unida por análoga relación de afectividad, ascendientes, descendientes o hermanos: A estos se les presume un interés en obrar en defensa del detenido. Se puede poner en conexión con el derecho reconocido en el artículo 520.2.d) de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que permite poner en conocimiento de una persona la situación de detención.
  • El Ministerio Fiscal: En su calidad de garante de los derechos fundamentales y libertades públicas, como defensor de la legalidad.
  • El Defensor del Pueblo: En tanto tenga conocimiento de la vulneración de los derechos fundamentales de un ciudadano.
  • El propio Juez Instructor de oficio: Puede tener especial relevancia esta posibilidad en aquellos casos en que la detención ilegal se pone en conocimiento del órgano judicial por parte de una tercera persona que carece de legitimidad propia para instar el procedimiento.

¿De qué forma y cuándo se puede presentar el habeas corpus?

a) Inicio del procedimiento:

El procedimiento principiará por la presentación de una solicitud que podrá ser oral o escrita, ya sea mediante comparecencia ante la autoridad, agente o funcionario que mantiene la custodia o ante el Juez de Instrucción competente.

En el caso de ser escrita contendrá las siguientes puntualizaciones:

  • Identificación de la persona que solicita la incoación del procedimiento y/o en su caso de la persona para la que se solicita.
  • Lugar en el que se está llevando a cabo la custodia presuntamente ilegal. En caso de desconocerse este dato, el último lugar dónde se tuvo noticia de su paradero. Este punto será esencial para determinar la competencia territorial del Instructor.
  • Motivo de la solicitud: Quizás sea este el punto de mayor relevancia, y que evidencia la conveniencia de actuar asesorado por letrado especializado, ya que deberá cohesionarse con alguna de las causas que prevé el artículo 1 LOHC como propias de detención ilegal. En términos del Tribunal Constitucional STC 86/1996 de 21 de mayo, para el estudio de la razón de la solicitud habrá de estar a la audiencia del detenido.
  • Resulta muy conveniente aprovechar la misma solicitud para proponer algún medio de prueba, ya que por la celeridad de este procedimiento es importante aprovechar cualquier oportunidad de alegación.
  • El suplico de la solicitud, que en buena praxis letrada se relacionará con alguna de las causas que la Ley prevé como detención ilegal, en su artículo primero.

Será Juez Instructor competente: Desde el punto de vista territorial, el del partido judicial donde se encuentre la persona privada de libertad, si no consta este dato, el del lugar en el que se practicó la detención y en defecto de ambos datos, el del lugar donde se tuvo noticia de su último paradero.

De esta solcitud se dará traslado de forma inminente al Juez para que prosiga con el resto de trámites procesales.

b) Casos en los que procede su solicitud:

Los casos que el artículo 1 LOHC prevé como situaciones de detención ilegal son:

  • Cuando la detención se ha producido por una autoridad, agente, funcionario público o particular, sin que concurran los requisitos legalmente establecidos o las formalidades prevenidas en cada caso por la Ley.
  • Cuando se interna ilícitamente a personas en cualquier establecimiento o lugar.
  • Cuando se priva de libertad a un individuo y no se respetan los derechos que la Constitución Española y las leyes procesales le garantizan.
  • En los casos de detenciones por plazo superior al señalado legalmente y, transcurrido el cual, no se pone a la persona en libertad o se entrega al juez más próximo al lugar de la detención.

¿Cuánto tiempo dura este procedimiento?

Tan pronto como el Juez tiene conocimiento de la solicitud dictará Auto de admisión o inadmisión, para lo que valorará el informe emitido a tal efecto por el Ministerio Fiscal, dicho auto no admitirá recurso alguno, a excepción del recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

A partir del Auto de admisión o incoación, el Juez dispone de un breve plazo de 24 horas para traer ante sí al detenido al objeto de oir su declaración, practicar las diligencias de prueba que estime pertinentes, escuchar a la autoridad, agente, funcionario público o particular que mantiene la custodia del detenido, así como al Ministerio Fiscal y finalmente dictar Auto motivado que resuelva la petición y el procedimiento en su totalidad.

¿Cómo termina el procedimiento de habeas corpus?

Esta última fase viene recogida en el artículo 8 de la LOHC que baraja dos hipótesis:

  • Que la detención se considere legal: con lo cual se determinará el archivo de las actuaciones. Eventualmente se podrá efectuar algún pronunciamiento accesorio como pudiera ser deducir testimonio de particulares por apreciarse posible delito de denuncia falsa o cualquier otra conducta delictiva, podrá incluso establecerse una condena en costas a cargo del solicitante si se aprecia que ha actuado con temeridad o mala fe.
  • Que la detención se considere ilegal: Por estimar el Juez Instructor que concurre una o varias circunstancias de las señaladas en la Ley, en tal caso acordará alguna de las medidas siguientes: a) la puesta en libertad del detenido, b) que se mantenga la privación de libertad si bien en otro establecimiento o bajo la custodia de persona distinta, c) que la persona privada de libertad sea puesta inmediatamente a disposición judicial si ya hubiere trasncurrido el plazo previsto para la detención, es decir 72 horas máximo. Igual que en el supuesto anterior, podrá acordarse algún pronunciamiento accesorio, como podría ser deducir testimonio de particulares para investigar el proceder de quienes hubieran acordado la detención

About the Author