¿Te han dado el alta médica sin estar bien? Realiza la impugnación del alta médica

By Maria del Carmen Jiménez Segurado | Sin categorizar

Mar 19

No cabe duda de que estar enfermo o sufrir una lesión no es algo que sea del agrado de nadie. Pero todos estamos expuestos a que nos pueda ocurrir. Por suerte, el sistema de bajas médicas nos garantiza que durante ese período en el que estamos ausentes de nuestro trabajo vamos a seguir percibiendo unos ingresos. Ocurre que con frecuencia algunos médicos tienen demasiado interés en dar de alta de nuevo a sus pacientes, aunque no se haya producido una curación total. ¿Es tu caso? Entonces sigue leyendo atentamente, te vamos a contar cómo impugnar un alta médica.

¿Qué es una situación de baja médica?

La baja médica se conoce también con el nombre de incapacidad temporal, lo que nos permite hacernos una idea muy clara sobre qué se trata.

De forma sencilla la podemos definir como la situación en la que se encuentra una persona que, a  causa de una enfermedad o de una lesión, no puede trabajar durante un tiempo.

A efectos de conseguir la baja médica es indiferente si estamos ante una contingencia profesional  (relacionada con el trabajo: una enfermedad profesional o un accidente laboral) o ante una contingencia común (si tu lesión o enfermedad no están relacionadas en modo alguno con tu trabajo).

¿Qué implica el alta médica?

Cuando se produce el alta médica la relación laboral vuelve a la normalidad. Es decir, el trabajador tiene que volver a prestar servicios en su empresa y la misma debe encargarse de abonar su nómina.

Lo lógico y normal es que el alta se produzca cuando el afectado está totalmente recuperado, pero hay casos en los que esto no se respeta. 

¿Por qué tendría que impugnar el alta médica?

La baja médica es un derecho reconocido a todos los trabajadores, tanto por cuenta ajena como por cuenta propia.

Implica que si hay un problema de salud el afectado tiene derecho a estar sin trabajar hasta que la situación vuelva a la normalidad. 

Obligar a alguien que no está recuperado del todo a reincorporarse a su puesto de trabajo puede suponer un grave riesgo para su salud. Incluso para la del resto de compañeros de la empresa si el afectado tuviera una enfermedad de tipo contagioso.

Lo vemos mejor con un ejemplo. Imagina que trabajas en unos grandes almacenes y te has roto una pierna. Si te dan el alta y te tienes que reincorporar al trabajo antes de llegar a una recuperación total, podrías sufrir como secuela una cojera para toda la vida.

Aunque el médico es el profesional, nadie conoce tu cuerpo mejor que tú. Si consideras de forma objetiva que no estás recuperado del todo y te dan el alta, deberías impugnarla.

¿Qué plazo de tiempo se tiene para realizar la impugnación?

Este tema es especialmente importante, conviene que sepas que si quieres hacer valer tus derechos debes actuar rápidamente.

Pero ya te advertimos que no existe un único plazo para impugnar un alta médica. Depende de la causa de la baja y a la vez del tiempo que hayas pasado en situación de incapacidad temporal. Vamos a verlo de forma esquemática.

  • Si tu baja es por enfermedad común o accidente no laboral y  ha durado menos de 365 días tienes 11 días naturales para impugnar el alta.
  • En caso de que la baja sea por enfermedad profesional o accidente laboral, si ha durado menos de 365 días tienes 10 días para oponerte.
  • Cuando la baja ha durado más de 365 días puedes impugnar el alta médica en los 4 días naturales siguientes a la notificación de la misma.

Como ves los plazos son muy breves. Así que nuestro consejo es que te pongas en manos de especialistas en Derecho de la Seguridad Social lo antes posible para comenzar con la impugnación del alta médica.

El proceso de reclamación depende de factores tan diversos como el tiempo que has pasado de baja, la causa de esa situación y el profesional u organismo que te haya dado el alta (el médico de cabecera, el INSS, la mutua, etc.)

Suele dividirse entre un proceso en vía administrativa para reclamar ante la Administración Pública y un proceso en vía judicial. 

Con independencia del procedimiento a seguir, la clave para el éxito del mismo es que dispongas de las pruebas necesarias para hacer valer tu derecho. Acreditar que se te ha dado el alta antes de tiempo y que, por tanto, todavía no estás en condiciones de volver a trabajar.

¿Qué documentos y pruebas necesito para hacerlo con éxito?

Si en tu caso corresponde reclamar en primer lugar ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social deberás presentar un documento solicitando la revisión.  En él expondrás los motivos por los que no estás conforme con el alta.

Deberías acompañar además una copia de tu historia médica con las pruebas que te hayan realizado en relación al proceso de incapacidad temporal en el que estás reclamando. Así como la resolución que concede el alta.

También es interesante que acompañes documentos que tengas en tu poder y que puedan acreditar que todavía no hay una recuperación total. Puede ser desde una cita con el fisioterapeuta si te estás recuperando de una lesión a una cita con el cirujano para una próxima operación relacionada con la causa de tu baja.

Si estás reclamando en vía administrativa basta con que adjuntes una copia de estos documentos, conserva siempre en tu poder los originales.

En caso de que el procedimiento llegue hasta la vía judicial sería muy valioso como prueba que te explorara un médico forense y emitiera un informe pericial sobre tu estado.

¿Qué esperar después de impugnar un alta médica?

Una vez que presentas tu impugnación la baja médica se prorroga de forma automática y seguirás con la incapacidad temporal y cobrando la correspondiente prestación.

Pero es importante que tengas en cuenta que debes informar de forma obligatoria a tu empresa de la impugnación. Hazlo en el mismo día en que presentes la misma o en el día hábil siguiente, adjuntando una copia de tu escrito de impugnación.

El proceso terminará con una resolución que determinará si la baja médica debe continuar o si por el contrario se da por finalizada la misma, indicando la fecha de efectos de alta.

Si la impugnación en vía administrativa no resulta exitosa para ti, comienza entonces un plazo de 20 días hábiles para que presentes demanda ante los Juzgados de lo Social

Puede ocurrir que la Administración no conteste en tiempo y forma, dándose entonces un caso de silencio administrativo que te faculta igualmente para interponer demanda.

La vía judicial es un proceso rápido en el que la vista debe celebrarse en un plazo de cinco días y se dicta sentencia en otros tres. Contra la resolución que se dicte con respecto al alta médica ninguna de las partes podrá interponer recurso.

Estos pasos que hemos visto se pueden seguir en cualquier tipo de baja, con independencia de la causa. Un caso típico en el que se intenta dar el alta antes de tiempo es en las bajas de origen psicológico. No debemos olvidar que el número de bajas por depresión está en alza, y no es raro que se comentan errores con respecto a la curación de los pacientes. 

En cualquier caso, ten en cuenta que si has recibido el alta médica antes de tiempo tu salud está en juego. Si consideras que no deberías estar trabajando no lo dudes y presenta impugnación.

About the Author