¿Qué es una Joint Venture en el ámbito de la empresa? | Iuris NOW

El contrato de Joint Venture y sus ventajas

By Mamen Caparrós | Artículos para clientes

Abr 26
Qué son las Joint Ventures

Se usa este término inglés porque dicha figura procede del Derecho anglosajón. Su naturaleza es mercantil y constituye una fórmula muy utilizada. Vamos a ver los motivos por los cuales se ha extendido tanto dicho uso definiendo el contrato de Joint Venture y sus ventajas.

Este tipo de pacto, surge a partir de la necesidad de colaboración entre varias empresas para la obtención de un fin durante un tiempo determinado. Por tanto, necesitan unir tanto medios materiales como humanos para su logro y, como en todo tipo de acuerdo empresarial, resulta imprescindible que quede constancia de este y de sus términos por escrito para evitar futuras disputas. Veamos cómo funciona esta Joint Venture o empresa conjuntaa.

Definición del contrato Joint Venture

Si nos atenemos a la traducción literal del término anglosajón al castellano, este significa “Proyecto conjunto” y, como ya hemos comentado anteriormente, su procedencia es anglosajona. Es decir, no tiene regulación propia en la legislación de España, aunque sí que lo posee en el derecho comunitario donde aparece recogido en el Reglamento CEE 139/2004, definiéndolo de la siguiente y escueta manera:  «Asociación empresarial sujeta al control de dos o más personas o empresas económicamente independientes la una de la otra, en la que los socios comparten riesgos y beneficios según las tasas pactadas».

Aunque circunscribir únicamente al término empresas no es correcto, dado que se puede producir en todo tipo de entidades que posean personalidad jurídica de modo propio. Por tanto, de manera resumida, podemos definir como Joint Venture a un acuerdo por el cual dos entidades con personalidad jurídica propia toman la decisión de unir sus medios por diversas causas. Se hace para la obtención de un fin común compartiendo los riesgos para su logro durante un determinado período de tiempo que suele coincidir con el necesario para conseguir el resultado deseado.

Sus características son las siguientes:

  • Tanto su origen como su carácter son de tipo contractual.
  • Su naturaleza es de carácter asociativo, por este motivo los socios participantes comparten tanto riesgos como medios, pero manteniendo en todo momento su independencia e identidad jurídicas.
  • El objeto del contrato de Joint Venture se encuentra definido en función de las necesidades por las cuales se produce la colaboración entre entidades. Por tanto, es variado y no es esencial el aporte dinerario, ya que puede ser de otro tipo distinto.
  • Su duración es limitada y va en función del objetivo que se desea lograr, el cual vendrá determinado en el contrato.
  • Este tipo de colaboración empresarial está sujeto a un control que será ejercido por todas las partes.
  • Pretende mejorar las debilidades que posean las entidades intervinientes reforzándolas mediante el uso compartido de los recursos y de los riesgos.
  • Refuerza la competitividad de las entidades que participan en el mercado al unir sus recursos y aumentar sus capacidades.

Por tanto, en ausencia de regulación jurídica específica y al tratarse de contratos, será de aplicación el Código Civil, principalmente el artículo 1.255. Este establece lo siguiente: “Los contratantes pueden establecer los pactos cláusulas y condiciones que tengan por conveniente, siempre que no sean contrarios a las leyes, a la moral ni al orden público” y como norma de carácter supletorio el Código Mercantil.

Los diferentes modelos de Joint Venture

Hay diversos modelos de contratos Joint Venture atendiendo a la clasificación que se puede hacer de los mismos. Pero es de prioridad máxima advertir que no deben ser contrarios al principio de libre competencia. Por tanto, deberán acogerse a lo establecido en la normativa que regula este aspecto, como son la Ley 15/2007 de defensa de la competencia, el Reglamento de Defensa de la Competencia RD 261/2008 y los Reglamentos CEE 139/2004 y 802/2004.

Si nos basamos en la clasificación clásica, es decir, por la naturaleza del contrato, encontraremos los siguientes modelos:

  • Bilateral.
  • Multilateral.
  • Oneroso aleatorio. En este caso, aunque tanto los beneficios como los riesgos están definidos, no hay cifras claras respecto a pérdidas y ganancias.
  • Tacto sucesivo. No hay períodos de tiempo establecido, puesto que la realización de las actividades pactadas tendrá lugar de manera continuada.
  • Consensual. En este caso los objetivos principales son los que priman en el contrato, y en base a ellos se establecerá el resto de acuerdos.
  • Intuitu personae. Los acuerdos pactados en contrato se establecen por los beneficios que va a aportar la otra empresa por sus características, el mercado en el que desarrolla su actividad, el know-how, etc.

Otro tipo de clasificación muy característica en los contratos Joint Venture es por su finalidad.

  • BOT: siglas de Build/Operate/Transfer o de inversión. La finalidad es la creación de una empresa para que realice determinadas actividades durante largo tiempo.
  • Coinversión. En este caso, las diferentes empresas participantes en el acuerdo realizan una aportación bien dineraria o de bienes para unir recursos y de esta manera obtener mejores resultados que si fuera una sola.
  • Proyectos. Se realiza un proyecto determinado durante un período de tiempo limitado.
  • CJV, cuyas siglas son Non-Equity Joint Ventures  o contractual. Se establecen diversos acuerdos de colaboración mediante contratos entre diferentes empresas sin que sea necesario la creación de una nueva mercantil. Para ello se dejan claramente definidas cuáles serán las tareas de cada una de las empresas, el porcentaje de riesgos y ganancias que cada una asumirá, qué medios aportarán, etc.
  • Alianzas estratégicas. No se aporta capital de ningún tipo, sino que la aportación se hace de recursos propios que tiene la empresa.
  • EJV cuyas siglas son Equity Joint Ventures o societaria. En este supuesto sí es necesaria la creación de una mercantil nueva con su propia personalidad jurídica.
  • Concentrativo. Las empresas que firman el contrato de Joint Venture crean una nueva empresa en la que centralizan los núcleos de negocio.
  • Horizontales. Todas las organizaciones participantes lo hacen en idéntica fase económica.
  • Verticales. Todas las organizaciones participantes lo hacen en distintas fases económicas.
  • Conglomerados. Las organizaciones realizan actividades distintas.

También se pueden clasificar por los modos organizacional y legal:

  • Societaria.
  • Contractuales.

Según el tipo de actividad:

  • Prestación de servicios.
  • Industrias extractivas.
  • Proyectos comerciales.
  • Proyectos manufactureros.
  • Actividades financieras.
  • Investigación y desarrollo.
  • Industria de la construcción.

Otra clasificación se realiza dependiendo del papel de los socios:

  • Administración compartida.
  • Socio dominante.
  • Socios independientes.

Y por último está la clasificación comercial:

  • Colaborativo.
  • Plurilateral funcional.
  • Asociativo.

Ventajas y desventajas de las Joint Venture

Aunque este tipo de contratos es una opción muy ventajosa, también tiene algunas desventajas que es necesario tener en cuenta para evitar posibles perjuicios.

Ventajas más destacadas del contrato Joint Venture

Reducción de riesgos al ser estos compartidos y al hecho de que hay mayores aportaciones de capital y/o recursos.

Menor riesgo de abandono del proyecto al tener un acuerdo con unos objetivos comunes y beneficios a medio y largo plazo.

Mejora el acceso a la financiación, ya que los riesgos al repartirse se reducen pero la solvencia aumenta.

Aumento de la productividad y la competitividad, dado que si las distintas organizaciones lo son de manera independiente, al unirse duplican dichas características.

Resulta más fácil el acceso a nuevos mercados, puesto que estos contratos se hacen entre empresas que operan en mercados de países diferentes y con actividades distintas.

Al compartir recursos y conocimiento se amplían las oportunidades de negocio y el rendimiento.

Desventajas del contrato Join Venture

También se pueden dar estas desventajas del contrato Joint Venture, las cuales con una buena redacción del contrato pueden ser evitadas.

Además, pueden surgir conflictos por diversidad de intereses al ser varios socios distintos de diferentes sectores y mercados.

Diferencias de criterio en cuanto al reparto de los beneficios por el hecho de creer que unas empresas aportan más que las demás.

Otro detalle importante es la elevada aportación de capital.

Y estas, así pues, son las características del contrato de Joint Venture y sus ventajas.

¿Te ha resultado útil esta publicación?

About the Author