Juicio por delito leve - Regulación y características

Procedimiento por la comisión de un delito leve

By Almudena Galán | Artículos para clientes

Dic 10
Procedimiento delito leve

La justicia es lenta. Eso es un hecho innegable que caracteriza a nuestro ordenamiento jurídico. No obstante, la comisión de ciertos delitos contempla la posibilidad de ajustarse a unos plazos más breves, en función de la gravedad del hecho punible. Con la aplicación de la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, se prestó especial atención a estos supuestos.

En qué consiste un juicio por delito leve

Desaparecían así los juicios de faltas y se creaba el procedimiento por delitos leves. De esta forma, se pasa a sancionar por otras vías lo que antes se consideraban faltas, pero manteniendo como delitos leves aquellas infracciones que se considera necesario mantener dentro de la rama penal. Según el artículo 13.3 de Código Penal son delitos leves las infracciones que la ley castiga con pena leve, como por ejemplo, un hurto de menos de 400 euros, golpear o maltratar de obra a otro sin causarle lesión, las amenazas leves o la falta de respeto y consideración a la autoridad en el ejercicio de sus funciones.

Además, de esta manera se ayuda a apoyar el principio de intervención mínima del derecho penal y a descongestionar esta vía legal, lo que resulta ineludible en nuestro ordenamiento jurídico. Para ello se disponen métodos como los juicios rápidos. Por otro lado, se ha de tener en cuenta que la modificación no implica forzosamente que se agraven las conductas tipificadas ni las penas que antes se aplicaban a las faltas. En cambio, algunos hechos punibles se reconducen a otras vías, como la civil o la administrativa, dejando de considerarse delitos penales.

Características del juicio por delito leve

El juicio sobre delitos leves se regula en los artículos 962 a 977 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Se trata de un procedimiento sencillo y rápido cuyo fin es enjuiciar las infracciones penales reconocidas como leves, es decir, delitos leves. Este se resuelve mediante un juicio ante el juzgado de instrucción correspondiente o, en su caso, el juzgado de violencia sobre la mujer. Existen dos tipos de juicios por delito leve:

  • Juicio inmediato. Se da cuando se denuncian hechos que tengan indicios de ser constitutivos de delitos leves de lesiones, amenazas, coacciones, injurias, maltrato de obra o hurto flagrante de una cuantía menor a 400 euros. En este caso, la policía cita a las partes. El juicio se señala inmediatamente, celebrándose en el juzgado de guardia.
  • Juicio ordinario. Se aplica para los restantes delitos leves, que también se celebrarán en el juzgado de guardia. Si no fuera posible citar inmediatamente a las partes y a los testigos en cualquiera de los casos anteriores, el juicio tendrá lugar en el juzgado de instrucción. Aquí el juez cuenta con un plazo de siete días para el señalamiento y la celebración de la vista.

Trámites del juicio por delito leve

El juicio por delito leve comienza en la sede policial. Primero informan por escrito al denunciante, ofendido o perjudicado y también a la persona denunciada, tanto de los hechos como su derecho de comparecer asistida de un abogado ante el juzgado de guardia. Después se cita de forma inmediata ante el juzgado de guardia para la celebración de la vista.

Una vez en el juzgado de guardia se podrá celebrar inmediatamente el juicio si se estima procedente por parte del juez, si se pueden practicar las pruebas imprescindibles para dictar sentencia y si se encuentran presentes todos los citados o, de no encontrarse en la sede judicial alguno de ellos, se considera innecesaria su presencia. Si alguna de estas circunstancias no se cumple, se deberá señalar para la celebración de la vista el día más cercano posible dentro de los siete siguientes días.

¿Es necesario acudir con abogado?

En determinados casos no es necesaria la intervención de un procurador para representar al detenido, ni tampoco la de un abogado para defenderse, por lo que la persona sospechosa puede acudir al juzgado y hacer valer personalmente sus derechos e intereses. Más en concreto, no será necesario que se acuda con abogado y procurador cuando los delitos leves lleven aparejada una pena de multa cuyo límite máximo sea menor a seis meses, según indica el artículo 967.1 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. No obstante, el juez puede estimar que en algunos supuestos de especial complejidad jurídica de las cuestiones que se están examinando sea necesario que la persona agraviada vaya asistida de abogado. El motivo es evitar la indefensión jurídica.

Cómo llevar a los testigos

En los juicios por delito leve también se puede solicitar la presencia de testigos. En el caso de que la parte afectada precise de un testigo que declare en el juicio y estima que el juzgado debe citarle, se deberá notificar con la suficiente antelación para que el juez ordene lo necesario para su citación.

Se puede solicitar reconocimiento médico

En el juicio por delito leve se van a examinar las lesiones de menor gravedad. Estas son aquellas que no requieren tratamiento médico o quirúrgico. Estas conductas son solo perseguibles a instancia de parte o por el representante legal de la persona agraviada. Así se evitan los supuestos que se planteaban en los juicios de faltas, en los que un simple parte médico de lesiones de escasa o nula importancia obligaba al juez de instrucción incoar el procedimiento y citar al lesionado, que debía acudir obligatoriamente al juzgado, donde se le ofrecía un reconocimiento médico forense. Esto ocasionaba ciertos inconvenientes al denunciante. No obstante, el juez podría estimar necesario proceder a realizar un reconocimiento médico, dependiendo del caso.

Cuál es el máximo de multa o pena que se puede imponer en un juicio por delito leve

La pena y la multa a imponer depende de cada delito en su caso. Para ello habrá que examinar lo que indica al respecto el Código Penal. El juez impondrá la pena o multa que considere correspondiente dentro de los parámetros previstos en el Código Penal para ese delito leve. En todo caso, según el Código Penal, son delitos leves las infracciones que la ley castiga con pena leve.

¿Existen las costas en los delitos leves?

A diferencia de los anteriores juicios de faltas, en los delitos leves sí que puede tener lugar la tasación de costas. En los juicios por delitos leves no se debe incluir la tasación de costas de los honorarios del abogado y del procurador del denunciante. Esto se debe a que, como ya se ha señalado, la asistencia de abogado y procurador no es obligatoria, por lo que, como regla general, el condenado no tiene que pagar estos gastos. Sin embargo, en los casos en los que el juez ordena que las partes acudan asistidos de abogado para evitar la indefensión, sí que debería incluirse la tasación de costas.

¿Te ha resultado útil esta publicación?

Follow

About the Author

Periodista, jurista, criminóloga, eterna estudiante, cinéfila y lectora infatigable. Licenciada en Derecho y Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid. Soy perito calígrafo judicial en ejercicio y experta en los ámbitos penal y civil.