Las lesiones por mordedura de perro ¿se pueden reclamar? | Iuris NOW

Indemnización y procedimiento para reclamar las lesiones por mordedura de un perro

By Almudena Galán | Artículos para clientes

Nov 21
reclamar-lesiones-mordedura-perro

A menudo se escuchan en las noticias incidentes protagonizados por el ataque de un perro. Una incorrecta educación de estos animales puede conllevar graves consecuencias, tanto para las personas como para el can. También puede ser que una situación de especial estrés ponga en estado de alarma al perro y este arremeta contra una persona como resultado. No obstante, aunque por desgracia se trata de situaciones que no nos son ajenas, ¿sabemos cómo proceder a nivel legal cuando a alguien se le causan lesiones por la mordedura de un perro? A continuación te contamos cómo debes actuar si te encuentras en esta situación.

¿Quién es el responsable por una mordedura de perro?

Cuando un perro muerde a otra persona el responsable es el poseedor del animal. Así lo estipula el artículo 1.905 del Código Civil, que le responsabiliza de los daños aunque el perro se haya escapado o extraviado. Además, el propietario se configura como primer responsable cuando el animal cause daños, aunque no tenga la guardia material en ese momento. En el caso del propietario se trata de un tipo de responsabilidad civil, mientras que para el guardián la responsabilidad será extracontractual. Sin embargo, se establecen dos excepciones a esta responsabilidad:

  • Si la culpa es de aquel que ha sufrido el ataque. La carga de la prueba para demostrar esta circunstancia el del propietario del animal o de su poseedor.
  • Si el daño proviene de causa mayor. Este supuesto es excepcional y de carácter residual. Según el artículo 1.105 del Código Civil, son sucesos que no hubieran podido preverse o que fueran excepcionales, y son de escasa aplicación en el caso de ataques de perros.

Cuantía de la indemnización por la mordedura de un perro

La Ley 13/2002, de 23 de diciembre, de tenencia, protección y derechos de los animales regula la cuantía de las sanciones administrativas por la mordedura de un perro en su artículo 44. Para ello, clasifica las infracciones entre leves, graves y muy graves. 

  • Leves: De 60,1 euros a 601,01 euros.
  • Graves: De 601,02 euros a 3.005,06 euros.
  • Muy graves: De 3.005,07 euros a 90.151 euros.

Por otro lado, la imposición de una de estas sanciones no excluye la responsabilidad civil de la persona responsable del perro, ni tampoco su obligación de abonar la indemnización que pudiera ser exigible por la valoración de daños y perjuicios ocasionados. Por lo tanto, se tendrá que estimar la evaluación del daño corporal causado por la mordedura o lesión. Para ello se pueden aplicar varios parámetros, como los criterios de valoran de supuestos como las negligencias médicas o el baremo de accidentes causados por vehículos a motor. Cada caso es diferente. Se habrán de tener en cuenta los daños morales, patrimoniales, psicológicos y físicos. Incluso podrá derivarse responsabilidad penal si el perro se hubiera utilizado como arma de ataque contra otra persona. En cualquier caso, habrá que considerar cada incidente por separado.

¿Qué razas se consideran peligrosas?

Los perros potencialmente peligrosos, también llamados PPP, se definen como tal debido a sus atributos físicos. Estos pueden ser su agresividad, tanto en ataque como en defensa, su resistencia al dolor, su tamaño o su tenacidad.

La clasificación de estos animales difiere ligeramente entre países. En el caso de España, el listado se regula en el Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo, por el que se desarrolla la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos. Así, se establece una clasificación en función de las características físicas de los perros, como pueden ser una fuerte musculatura, pelo corto, pecho macizo, cuello ancho y musculoso, marcado carácter y extremidades robustas. En virtud de este Real Decreto, los perros que se consideran potencialmente peligrosos en España son los siguientes:

  • Pit bull terrier.
  • Staffordshire bull terrier.
  • American Staffordshire terrier.
  • Rottweiler.
  • Dogo argentino.
  • Fila brasileiro.
  • Tosa inu.
  • Akita inu.

Posibles consecuencias por las lesiones producidas por un perro

Si alguien ha intentado evitar el ataque de un can pero, finalmente, sufre lesiones producidas por la mordedura de un perro, lo primero que debe hacerse es buscar supervisión médica inmediata. Si se ha producido una herida, se habrá de limpiar cuidadosamente, administrar antibióticos profilácticos y, si se sospechara que el animal no está vacunado, aplicar un tratamiento antirrábico. También podría ser necesario poner una vacuna contra el tétanos o dar puntos.

La mordedura de un perro o un tratamiento médico inadecuado de la lesión puede conllevar que se contraigan dichas enfermedades u otras, como la meningitis, la inflación de la médula o un absceso en el cerebro. Asimismo, una infección grave puede llegar incluso a provocar la muerte del afectado.

Qué hacer para reclamar las lesiones producidas por una mordedura de un perro

En caso de que alguien sea mordido por un perro, lo primero es llamar a los servicios de emergencia para solicitar asistencia médica. Después se habrá de avisar asimismo a las fuerzas de seguridad, como la policía o la Guardia Civil. Estos redactarán el informe competente en el que se exponen las circunstancias del ataque, si se trata de un perro de raza potencialmente peligrosa, si se trata de un animal abandonado y demás aspectos pertinentes.

Más tarde se podrá interponer denuncia para solicitar la correspondiente reclamación, si se tuviera derecho a ella. Será necesario presentar los informes médicos y el parte que realizó la policía. Se habrá de identificar al propietario del perro. En el caso de que no tuviera dueño, el responsable podría llegar a ser el ayuntamiento de la localidad.

¿Te ha resultado útil esta publicación?

Follow

About the Author

Periodista, jurista, criminóloga, eterna estudiante, cinéfila y lectora infatigable. Licenciada en Derecho y Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid. Soy perito calígrafo judicial en ejercicio y experta en los ámbitos penal y civil.