Descubre las principales características de una negligencia médica y tus derechos para reclamar

By Almudena Galán | Sin categorizar

Oct 25

Cada profesión conlleva un determinado nivel de responsabilidad. Sin embargo, algunos trabajos requieren una gran pericia y atención. En el caso de los médicos y facultativos, cuya labor habitual requiere una especial diligencia. Cuando esta no se aplica puede llegar a comerse una negligencia médica, cuyas consecuencias pueden ser nefastas. ¿Qué ocurre cuando somos víctimas de una de ellas? ¿Tenemos derecho a reclamar una indemnización?

Qué se considera una negligencia médica

Se conoce comúnmente como negligencia médica toda aquella actuación de un profesional de la medicina que se desvía de los estándares aceptados en la comunidad sanitaria y que causa un daño al paciente, ya sea físico o psíquico. También se conoce como mala praxis médica, e implica una falta diligencia debida en su actuación profesional. Se entiende que en la labor sanitaria se han de aplicar unos parámetros mínimos y unos estándares de conducta que en un caso de negligencia médica no se respetan por completo.

Ejemplos típicos de negligencia médica

Se pueden cometer negligencias médicas en todos los campos de la actuación sanitaria, siendo las más comunes las que afectan a estos aspectos:

  • Altas médicas prematuras, e incluso tardías.
  • Falta de rigor en el seguimiento del paciente después de una intervención.
  • Grave caso de diagnóstico erróneo.
  • Aplicación de un tratamiento inadecuado.
  • Olvido de material quirúrgico en el interior de un paciente.
  • Falta de consentimiento informado o no dar los suficientes datos al paciente.
  • Infecciones contraídas en el propio hospital.
  • Tardanza en la realización del diagnóstico.
  • Desestimar los síntomas de un paciente y descartar su ingreso.
  • Error en una intervención quirúrgica.
  • Daños en el feto durante el parto.

Qué hacer ante una negligencia médica

Cuando se sospecha que se ha sufrido una negligencia médica, el primer paso es conseguir una copia de todos los documentos del historial clínico, además de la hoja quirúrgica y el consentimiento informado que debería haber firmado el paciente. También resulta conveniente realizar un seguimiento fotográfico de la evolución de la lesión, si fuera posible. Si se trata de una víctima mortal, habrá que solicitar los resultados de la autopsia. Después habrá que acudir a un abogado experto en esta materia, y conviene consultar asimismo a un perito médico.

Los casos de mala praxis médica se pueden denunciar por vía civil, penal o administrativa, dependiendo del incidente y de sus características.

  • En la vía contencioso-administrativa se persigue la responsabilidad patrimonial de la Administración, y no del personal médico. Es lenta y es necesario pagar tasas judiciales, pero es más probable obtener una sentencia favorable que con respecto a la vía penal.
  • La vía civil es la más adecuada para negligencias leves. Aquí se busca tan solo una compensación económica. Se trata del procedimiento más eficaz, pero también el más caro.
  • Por su parte, la vía penal es la más rápida y asequible. Su finalidad es declarar culpable al médico y obtener una compensación económica. No obstante, los jueces no siempre están a favor de condenar a cárcel o inhabilitación a los sanitarios.

Dónde denunciarlo

Si la denuncia se efectúa contra la Seguridad Social, se ha de poner en conocimiento de los hechos al INSALUD. Si no responde antes de un año o bien si su respuesta es negativa, se puede acudir a los tribunales. Antes de perseguir la vía judicial es recomendable contar con el consejo de un perito médico y de un abogado.

En la medicina privada las denuncias se ponen directamente contra el propio personal sanitario. Aquí se ha de informar al centro médico, al facultativo y al Colegio de Médicos pertinente. Si no se obtiene una respuesta satisfactoria se puede demandar al profesional.

Plazo para reclamar una mala praxis médica

Cada negligencia médica tiene su plazo de prescripción, dependiendo de cada caso. En general, si se realiza en el marco de la Sanidad Pública por la vía contencioso-administrativa el plazo será de un año. No obstante, si se denuncia al médico por la vía civil se impone un año para reclamar por responsabilidad extracontractual. Por otro lado, si se denuncia también por la vía civil, pero por responsabilidad contractual, el periodo es de 15 años. Por último, para la vía penal se reserva un plazo de seis meses a dos años.

El momento en el que empieza a contar el plazo es difícil de estimar. Algunos señalan que es cuando se produce la negligencia o el fallecimiento, y otros desde que se realiza la cura o estabilización de la lesión, daño o enfermedad provocada por la mala praxis.

Follow

About the Author

Periodista, jurista, criminóloga, eterna estudiante, cinéfila y lectora infatigable. Soy perito calígrafo judicial en ejercicio y experta en los ámbitos penal y civil.

Leave a Comment:

(0) comments

Add Your Reply

Leave a Comment: