Información sobre la prejubilación en España - Iuris NOW

¿Cómo acceder a una prejubilación en 2019?

By Maria del Carmen Jiménez Segurado | Artículos para clientes

Nov 07
requisitos prejubilación

Aunque se suele decir que el trabajo es salud, lo cierto es que después de media vida dedicada al trabajo es normal tener ganas de pasar a una situación de retiro para disfrutar del tiempo libre. Es entonces cuando nos podemos plantear la posibilidad de acceder a una prejubilación, una figura que es interesante conocer.

¿En qué consiste y cómo funciona la prejubilación?

Estamos ante un concepto que implica que una persona deja la vida activa para pasar a una situación de retiro laboral antes de haber cumplido la edad legal para ello.

En realidad no es algo que esté regulado en nuestro ordenamiento jurídico, dentro del sistema de Seguridad Social no existe nada llamado prejubilación. Se da por acuerdo entre la empresa y el trabajador.

¿Cuál es la diferencia entre la prejubilación y la jubilación anticipada?

En la jubilación anticipada un trabajador en activo pasa a ser pensionista antes de cumplir la edad legalmente exigida para poder jubilarse.

En la prejubilación el trabajador en activo se retira, pero no empieza a cobrar directamente la prestación por jubilación. La empresa en la que prestaba servicio es la que paga al trabajador que ya no trabaja allí. Le abona una compensación económica o bien acuerda con él el pago de un salario mensual que será inferior al que venía cobrando al estar en activo.

Al mismo tiempo, la empresa negocia un convenio especial con la Seguridad Social para que el ex trabajador pueda seguir pagando sus cotizaciones y así jubilarse cuando le llegue el momento.

Requisitos para la prejubilación

Para la prejubilación las condiciones no son las mismas establecidas para la jubilación anticipada. Como acabamos de ver, se trata de dos supuestos que se suelen confundir pero que no tienen nada que ver.

Se habla mucho de prejubilación con 15 años cotizados o de prejubilación con 40 años cotizados, pero en realidad estos temas son irrelevantes.

La prejubilación deriva directamente de un acuerdo entre empresa y trabajador. A efectos prácticos la Seguridad Social va a seguir recibiendo cotizaciones por ese empleado hasta que llegue a su edad legal de jubilación y no va a tener que darle una prestación pública, por lo que no se exige ningún tiempo mínimo de cotización para poder acceder a esta situación.

Edad para la prejubilación

La prejubilación para mayores de 55 años es algo frecuente en ciertos sectores, pero lo cierto es que también puede haber prejubilación a los 63 años o a cualquier edad. 

Tal y como acabamos de señalar anteriormente, aquí los requisitos son realmente los acordados por la empresa y el trabajador en cada caso concreto. La legislación no establece una edad mínima para pasar a esta situación.

No obstante, lo habitual es que quienes se acogen a esta modalidad sean personas que están próximas a la edad de jubilación pero no pueden acogerse todavía a la jubilación anticipada. Es decir, que lo normal es que estén entre los 55 y los 63 años.

La prejubilación para autónomos

Dadas las particularidades de la figura que estamos analizando, conviene aclarar que no es posible que un autónomo acceda a esta modalidad, ya que no hay ninguna empresa que se vaya a hacer cargo de pagarle una indemnización que le garantice estabilidad económica hasta llegar a la edad de jubilación.

Lo que sí puede hacer el autónomo que desea poner fin a su vida laboral es acceder a una jubilación anticipada si cumple los requisitos para ello.

Prejubilación por ERE

Ha sido muy habitual en los últimos años. Al ser incluido en un ERE el trabajador recibe la indemnización que le corresponde y a la vez sigue cotizando hasta que pueda acceder a la jubilación anticipada.

Prejubilación con contrato de relevo

El contrato de relevo es un modelo contractual que se utiliza en los casos de jubilación parcial, en los que un empleado en edad próxima a la jubilación reduce su jornada de trabajo.

En la prejubilación el empleado deja directamente de trabajar, por lo que no es posible celebrar un contrato de relevo.

Cómo calcular mi prejubilación

El importe de las prejubilaciones no se puede calcular de forma oficial porque el dinero no va a salir de las Arcas Públicas. Es el trabajador interesado en acceder a esta opción el que debe negociar con la empresa lo que va a cobrar si deja la vida activa.

Prejubilación en el sector de la banca

La banca es uno de los sectores que más utiliza esta modalidad. Las prejubilaciones de BBVA, las prejubilaciones de Unicaja y otras se han hecho trístemente célebres por las grandes cantidades que se pagaban a los directivos que se retiraban, incluso en plena crisis económica.

¿Cómo se paga al trabajador?

Lo habitual es hacer un cálculo del tiempo que le queda al empleado para acceder a la jubilación y darle una indemnización que cubra entre un 60% y un 100% de lo que cobraría si siguiera trabajando en la empresa hasta la edad legal para jubilarse.

Desempleo y prejubilación

Si el empleado pasa a una situación de prejubilación a través de un ERE no podemos pasar por alto que está siendo despedido, por lo que puede cobrar la prestación por desempleo que le corresponda.

Prejubilación voluntaria y forzosa

Se supone que esta situación es fruto de un acuerdo entre empresario y trabajador, y que suele ser el propio empleado el que plantea a su empresa dejar su trabajo y prejubilarse. Estaríamos entonces ante una prejubilación voluntaria.

Pero ya hemos visto que a veces esta situación es fruto de un ERE, por lo que también tenemos casos de prejubilación forzosa.

Prejubilación parcial

Existe la jubilación parcial pero no la prejubilación parcial. Si el trabajador decide dejar la vida activa lo hace de forma total, no adaptando su jornada.

Prejubilación por enfermedad

Existen los casos de prejubilación por incapacidad y prejubilación por discapacidad. Pero hay que tener en cuenta que en caso de sufrir una enfermedad o una lesión grave que dificulte el trabajo es posible acceder a una incapacidad, que puede ser más interesante a nivel económico y fiscal que una prejubilación. Por tanto, en estos casos conviene asesorarse bien y analizar de forma detallada qué es lo mejor.

¿Te ha resultado útil esta publicación?

About the Author