Efectos legales por rechazar una carta certificada

By Paco Magar | Sin categorizar

Abr 02

Entre los diferentes servicios de reparto de las agencias postales en todo el mundo, se halla el correo certificado. Su característica principal es el registro de la carta desde que entra en el sistema postal o la oficina de correos. A lo largo del trayecto hasta la entrega, la agencia de correos correspondiente hará un seguimiento, haciendo posible que el remitente pueda verificar la recepción por el destinatario.

¿Qué es una carta certificada?

La carta certificada es uno de los productos principales del servicio postal de Correos, que contiene la garantía de entrega para el remitente de un recibo sellado y fechado por la oficina correspondiente.

Si el remitente desea dar una mayor validez jurídica al contenido documental de la carta enviada, lo mejor es utilizar lo que en España se llama burofax.

Desde hace un tiempo, y gracias a las nuevas tecnologías, Correos ofrece a sus usuarios la posibilidad de un envío online de documentos certificados importantes, mediante una carta certificada digital. Gracias a esta modalidad online, se consigue un ahorro de tiempo en la gestión de los envíos, mayor comodidad, un seguimiento continuo y el ahorro en papel y almacenamiento de documentos.

Certificación electrónica

A través de Internet, existen empresas de certificación de electrónica que pueden generar actas de comunicación. En ellas, se podrá demostrar tanto la transmisión del mensaje, como el contenido del mismo y el acuse de recibo por parte del destinatario.

En un auto reciente de la sala primera del Tribunal Supremo, se concedía validez jurídica a una notificación realizada por vía e-mail entre un procurador y un cliente moroso. Frente a las modalidades tradicionales, en que las notificaciones judiciales no siempre llegan al destinatario, estos nuevos e-mails certificados podrían ser el instrumento perfecto para esas comunicaciones.

¿Cuándo se entiende que hemos rechazado una carta certificada?

La fecha de envío y la de entrega está indicada específicamente, en la carta certificada. La entrega normal de la carta se hará en el domicilio del destinatario y a cambio de su firma. Si el destinatario no se encuentra en el domicilio, el empleado de la agencia de correos dejará un aviso para recoger la carta o envío certificado en la oficina de correos más cercana. El plazo para la recogida suele ser de quince días a partir del día en el que se ha intentado la entrega en el domicilio del destinatario.

Pasados esos 15 días, la carta o envío certificado se devuelve al remitente, entendiéndose, por tanto, que el destinatario lo ha rechazado.

¿Qué consecuencias tiene rechazar una carta certificada en el procedimiento?

En cualquier tipo de procedimiento seguido por la Administración frente a un ciudadano, sea civil, penal, administrativo, de notificación de una sanción, etc., la no recogida por el destinatario de la carta certificada concede firmeza a la notificación.

De esta forma, tras los intentos del empleado de la agencia postal de entrega en la dirección del destinatario (en algunos procesos se exige más de un intento), sin que sea posible la entrega, se deja un aviso de correos. En el caso de que el destinatario no acuda a recoger el envío certificado en los quince días fijados, el organismo administrativo dará por cumplido el trámite de la notificación. El procedimiento, por tanto, seguirá su curso sin que sea posible alegar la falta de notificación como defecto de forma.

¿Qué dice el Tribunal Supremo?

Siguiendo la Jurisprudencia del Tribunal Supremo, en Sentencia de 17 de noviembre de 2003, se establece la doctrina de que será suficiente para considerar concluido un procedimiento administrativo el intento de notificación ‘por cualquier medio legalmente adminisible‘. Para ello, siempre según el alto Tribunal, debe realizarse la notificación con garantías legales y quedar constancia de dicho intento en el expediente administrativo o judicial correspondiente.

También se hace mención en dicha resolución del Supremo a la notificación utilizando para ello correo certificado con acuse de recibo. El Tribunal sienta la jurisprudencia de que el intento de notificación quedará culminado, a los efectos correspondientes, cuando el ente administrativo reciba la devolución del envío certificado que realizó. Siempre que dicha notificación no se haya podido hacer y que todo ello se recoja en el espediente que se siga con el destinatario del envío.E

Siguiendo la doctrina establecida por el máximo Tribunal, el intento de notificación se considera hecho y terminado en el momento de la devolución del envío por Correos, en el caso del correo certificado. Ese día a concluido el procedimiento en su fase de notificación, pudiéndose pasar a la fase siguiente.

¿Es conveniente rechazar una carta certificada?

En los envíos entre particulares, el intento de envío de un correo certificado no garantiza que el destinatario se haya enterado del contenido. Para ello existe otro instrumento de comunicación, que es el burofax. Con el burofax, un particular puede entender comunicado el contenido del mensaje a otro, y lo podrá acreditar, por ejemplo, ante un proceso judicial.

En el caso de comunicaciones administrativas o judiciales, como hemos visto, tras los intentos que marca la ley para la entrega del correo certificado, y tras el depósito durante quince días en la oficina de correo, el destinatario no podrá evitar el curso del proceso por el hecho de no haber recogido la carta certificada.

About the Author

Redactor Freelance y Escritor. Licenciado en Derecho, Master en empresas, inversiones y finanzas. Técnico especializado en Marketing. Titulado en Nutrición.