Si has perdido la patria potestad de un hijo, descubre que hacer para recuperarla.

By Eugenia Ferrándiz | Sin categorizar

Feb 22
La pérdida de la patria potestad.

Los procesos de crisis matrimoniales o de pareja en los que existan hijos, no suponen la extinción de las obligaciones de los padres para con su descendencia, ya que en las sentencias que se dicten se determinará necesariamente como queda regulado el ejercicio de la patria potestad, ya sea por ambos progenitores de forma conjunta, total o parcialmente  o por uno solo de ellos, al que se atribuye el ejercicio exclusivo, ante la privación de tal función al otro.

¿Qué entendemos por patria potestad?

En ocasiones el concepto de patria potestad aparece distorsionado para los propios padres que confunden este término con el de guarda y custodia u otras nomenclaturas jurídicas que no tienen por qué conocer. Vamos a intentar aportar un poco de luz sobre las dudas más esenciales que al respecto pueden suscitarse.

En primer lugar diremos que la patria potestada es una función – es decir un derecho que genera obligaciones- de los progenitores al servicio de sus hijos menores o no emancipados, encaminada a prestarles asistencia de todo orden, dando con ello cumplimiento a la obligación recogida en el artículo 39.2 de la Constitución que ampara el interés supremo del menor a la hora de adoptarse cualquier medida judicial sobre el mismo. En el mismo sentido la Convención sobre Derechos del Niño, adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas de 20 de noviembre de 1989. También resulta de aplicación a nivel nacional la Ley Orgánica 1/1996 de Protección jurídica del menor, con las modificaciones introducidas por las leyes 8/2015 Y 26/2015 sobre la Modificación del sistema de Protección a la Infancia y Adolescencia.

Es por tanto el poder total que la Ley otorga a los padres sobre sus hijos menores o no emancipados, que tiene por objeto dotarles de toda asistencia que precisen en cuanto a educación, vivienda, alimento, sanidad, protección y en general todo aquello que precisen para su cuidado físico e intelectual.

La guarda y custodia en cambio atiende a las necesidades cotidianas más comunes que habrán de ser resueltas de forma constante e inmediata en el día a día por aquel progenitor que tenga atribuida tal condición judicialmente.

¿Requisitos para recuperar la patria potestad?

Como avanzábamos antes, existe la posibilidad de privar a uno o incluso a ambos progenitores del derecho-deber que supone la patria potestad. Tal privación que responde a razones especialmente graves, no debe confundirse con la suspensión del ejercicio de la patria potestad por tiempo determinado, para uno de los padres. Del mismo modo no deben confundirse las anteriores situaciones con la extinción de la patria potestad.

Veamos las diferencias:

a) Extinción de la patria potestad: implica la desaparición absoluta, a todos los efectos de la patria potestad, ya afecte a uno de los padres o a ambos.

Las razones que lleven a esta situación serán las previstas en el artículo 169 del Código Civil, es decir:

  • Muerte, declaración de fallecimiento o incapacitación judicial de los progenitores.
  • Muerte o declaración de fallecimiento del hijo.
  • Alcanzar el hijo la mayoría de edad o por su emancipación.
  • Por la adopción del hijo por una tercera persona.

b) Privación de la patria potestad: Acordada en resolución judicial, y prevista en el artículo 170 del mismo texto civil, en los siguientes casos:

  • Sentencia que reconozca el incumplimiento de los deberes inherentes a la patria potestad.
  • Por sentencia dictada en el orden penal.
  • A raíz de una sentencia dictada en un proceso matrimonial de separación, divorcio o nulidad, así como los análogos para las uniones de hecho, en las que el juzgador estime conveniente según las circunstancias, adoptar esta medida.

c) Suspensión del ejercicio de la patria potestad: Implica una privación temporal y limitada en el tiempo, se da en los siguientes casos:

  • Razones de ausencia, incapacidad o imposibilidad. Piense en casos de hospitalizaciones muy prolongadas en el tiempo, privaciones de libertad por años, destinos a otros países por razones laborales etc.
  • En los casos de desacuerdos reiterados, tal y como prevé el artículo 156; en tales casos se fija una limitación temporal, de modo que la suspensión no podrá superar los dos años. Serán los casos tan frecuentes de cambio de domicilio, salidas del territorio nacional, cambio de colegio, resultan especialmente interesantes los artículos enlazados publicados en nuestro blog sobre estos temas.

En todos estos supuestos si existe un progenitor no privado de la patria potestad, será este quien mantenga en solitario este derecho respecto a los hijos comunes, ahora bien si ambos fueren privados, o por razón de fallecimiento no hubiera un progenitor que pueda mantener la patria potestad, esta desaparecerá dando paso a situaciones de tutela que atiendan a los menores en situación de desamparo.

En determinados casos será la administración a través de sus distintas entidades de tutela la que asumirá tal situación dando paso con ello a un expediente administrativo.

Por supuesto hay que dejar claro que la suspensión o privación de la patria potestad no supone el cese de la obligación de contribuir al sustento de los hijos, persistirá en su caso el deber de abonar la pensión por alimentos fijada.

En cuanto a la posibilidad de recuperación de la patria potestad de la que se ha privado por los motivos expuestos, el artículo 170 del Código Civil, prevé tal posibilidad siempre y cuando se den dos requisitos esenciales:

  1. Que haya cesado la causa que motivó su privación.
  2. Que tal rehabilitación suponga un beneficio o interés para el menor.

¿Cómo solicitar dicha recuperación?

En los casos en que se ha suspendido en el ejercicio de la patria potestad o se ha privado de ella a uno o ambos progenitores, mediante una sentencia dictada en proceso matrimonial o análogo a este para las parejas de hecho, debemos entender que tal resolución se ha dictado en atención a unas circunstancias planteadas y probadas en un juicio con todas las garantías, entre las que entra por supuesto la posibilidad de recurso para el caso en que se estimen vulnerados los derechos procesales o sustanciales de las partes.

Por otro lado tal situación determinada por una sentencia civil, no es inamovible ya que en nuestra Ley de Enjuiciamiento Civil, se contempla el procedimiento de modificación de medidas definitivas que permite precisamente plantear ante el mismo órgano juzgados que dictó en su día la suspensión de la patria potestad, la situación renovada sustancialmente, acreditando los cambios esenciales que hacen inviable la privación o suspensión de este derecho.

Piénsese en aquellos casos en que ante la falta de atención de un progenitor hacia sus hijos por impago reiterado de la pensión por alimentos,  o por la ausencia de cualquier contacto con estos, incumpliendo el régimen de visitas estipulado, es privado de este derecho, si tales circunstancias varían y logra acreditarse ante el juez necesariamente dictará una sentencia que modifique la situación anterior y reanude el ejercicio de este derecho.

El procedimiento de modificación de medidas al que nos referimos, viene perfectamente recogido en la Ley de Enjuiciamiento Civil, en su artículo 775 que nos remite a los requisitos previstos para los procedimientos principales matrimoniales, es decir la presentación de demanda con la intervención de abogado y procurador, ante el mismo juzgado que dictó en su día la medida a modificar.

Tema distinto será si la privación de la patria potestad fue acordada a favor de la Administración en cualquiera de sus organismos tuitivos de los menores, en tales casos nos encontraremos inicialmente ante un procedimiento admnistrativo identificado con un número de expediente, para cuya modificación inicial será precisa aportar un Plan de Mejora o Plan Parental, en el que se describirán las medidas a adoptar en diversos ámbitos: socialización, educación, economía, atención sanitaria etc.

En el siguiente enlace podemos ver en que casos actuará la Comisión de Tutela del Menor, en el ámbito de la Comunidad de Madrid, muy similar al resto de las Comunidades Autónomas

Si las diversas gestiones dirigidas a recuperar la patria potestad atribuida a la Administración, no dan resultado, quedará expedita la vía judicial, que se promoverá mediante una demanda.

About the Author