Recurrir una multa por radar de forma fácil y efectiva

By Paco Magar | Sin categorizar

Jun 28
Cómo recurrir una multa por radar

Las normas reguladoras de tráfico tienen como objetivo principal la prevención de accidentes. Bajo estas pautas legales trabajan la DGT y los Ayuntamientos, y utilizan modernos radares, entre otras herramientas para el control de la circulación.

La mayoría de los infractores ha recibido alguna vez una sanción por exceso de velocidad con la fotografía tomada por estos elementos. En la práctica, recurrir una multa por radar es sencillo, si se tiene la información precisa y se actúa en los plazos apropiados.

La fiabilidad de los radares y tipos

La normativa establece que los radares deben ser sometidos de forma periódica a revisión. En esta instancia se otorga un certificado de homologación, que garantiza su fiabilidad en cuanto al buen funcionamiento. Asimismo, según sea el tipo de cinemómetro existe un determinado margen de error. Contar con este dato para interponer el recurso en caso de sanción es fundamental; puede ser la ‘prueba’ que permita obtener un resultado favorable.

En los casos de sanciones por exceso de velocidad muy acotados al permitido, el margen de error es una de las mejores opciones para recurrir multa radar. Por ejemplo, si el máximo es 80 km/h y la fotografía indica que el vehículo circula a 84 km/h, en caso de sanción la interposición del recurso será un éxito. Cuando el máximo permitido de velocidad es superior a 100 km/h, el exceso sancionable se transforma en porcentaje, por lo que será el 5%.

Estos son los márgenes de erros permitidos:

  • Los radares fijos tienen en su gran mayoría un margen de error de 5.
  • Los radares móviles poseen un margen superior que alcanza los 7.
  • En los aéreos, conocidos como Pegasus, la DGT aplica un margen del 10%
  • Los radares de tramo, son aquellos que toman el tiempo desde un punto de partida hasta un punto de llegada con dos radares y calculan la velocidad. Su margen de error es el mismo que los fijos.

Requisitos imprescindibles en la multa por radar

La falta de conocimiento suele tener como consecuencia que los conductores paguen multas injustas. Antes de aceptar y pagar, debe verificarse una serie de condiciones; en caso de detectar alguno de estos errores, se puede recurrir la multa por radar:

  • Datos de identificación y del hecho en sí. Deben estar claros los datos del titular, del vehículo, del horario y lugar exacto de la infracción.
  • Solicitud para que identifiques al conductor.
  • Plazos legales de notificación. Se estipula 3 meses para infracciones leves, 6 meses para graves y 12 meses para muy graves. Si han prescrito no se deben pagar.
  • Número de antena y especificación del vehículo autorizado y número de equipo donde se implanta la antena.
  • Zona exacta de la calzada donde se encuentra el cinemómetro.
  • Documento de característica de radar y márgenes de error.
  • Certificado de homologación en el que figure de manera clara ‘vigencia hasta’ y estar la fecha correspondiente.
  • Fotografía en la que se visualice de manera clara el dominio del vehículo, día y horario correctos y que no aparezca otro vehículo en la imagen.

Posibles defectos en la identificación

Algunos defectos de forma que se utilizan para recurrir una multa radar para tener en cuenta.

  • Error de matrícula en la notificación. Será pertinente el recurso cuando se trata de un número diferente, pero no es de utilidad cuando se comprueba es que es un error de tipeo en el que cambian los números de lugar, por ejemplo 2315 y aparece 2135.
  • Hora y fecha incorrecta. Si la notificación tiene todos los datos correctos, pero es otra fecha es válido recurrir la multa por radar. La interposición debe ir acompañada de las pruebas de presencia en otro lugar en ese momento que se indica.
  • Ausencia de información sobre el hecho infringido. No se puede saber cuál es el motivo de la multa.
  • Incoherencia entre el hecho denunciado y el precepto infringido.

La falta de ratificación del agente sancionador

Las multas realizadas con fotografías del cinemómetro no se limitan solo a excesos de velocidad. También incluyen maniobras inapropiadas, conducción sin cinturón, hablar con el celular mientras se conduce, etc.

Este tipo de infracciones son más fáciles aún de recurrir, pues las imágenes no son tan claras para ser utilizadas como pruebas fiables. Por lo tanto, es importante recurrir dentro de los 20 días y solicitar la ratificación del agente sancionador. Eso significa que debe presentarse a declarar y confirmar su primera versión.

La mayoría de las multas que caducan o se anulan están relacionadas a este punto. El agente sancionador puede:

  • Cambiar su versión
  • No presentarse a ratificar los hechos en el tiempo preestablecido
  • No tener el expediente

Todas estas posibilidades son el camino al éxito en la interposición. Se otorga la anulación por falta de pruebas o por caducidad.

Antes de proceder al pago del 50% de una multa injusta, conviene asesorarse. Es muy sencillo encontrar un defecto o un margen de error para salir del lugar de infractor. Asimismo, la DGT cuenta con un formulario online para presentar alegaciones y el correspondiente recurso.

About the Author

Redactor Freelance y Escritor. Licenciado en Derecho, Master en empresas, inversiones y finanzas. Técnico especializado en Marketing. Titulado en Nutrición.