Requisitos imprescindibles para recurrir y ganar una multa

By Paco Magar | Sin categorizar

Mar 26

El pago de las sanciones impuestas por incumplimientos de las leyes de tráfico puede evitarse. Lo imprescindible es conocer en detalle cómo recurrir una multa para garantizar el éxito de la reclamación o recurso. Ciertas cuestiones de formas, plazos y pruebas, se convierten en factores claves en este proceso. De esta manera se redacta un escrito con los argumentos pertinentes, para demostrar que la multa debe ser invalidada.

¿Cuándo podemos recurrir una multa?

Los ciudadanos tienen el derecho de recurrir en todos los casos dentro de los 20 días naturales de realizada la multa. Sin embargo, en el momento de pensar cómo recurrir una multa hay que poner en consideración todas las posibilidades.

Un aspecto muy importante es que, al optar por un escrito de alegaciones, pliego de descargos o recurso, automáticamente se pierde el beneficio del 50% de descuento. Por tal motivo, hay que ser cautos y responsables en la decisión. Si bien los casos son muy variados, en ocasiones hay algunos indicios de que habría una respuesta favorable a la presentación de un recurso. Si no se vislumbran posibilidades de que el escrito de alegaciones prospere, lo mejor es acogerse al descuento por pronto pago.

Principales motivos para ganar un recurso

Prescripción de la multa

El tiempo transcurrido entre la infracción y la fecha de notificación es un elemento fundamental. Si el hecho ya prescribió, la multa no tiene ya ninguna validez. La prescripción varía según el tipo de infracción que se cometió, según está establecido por la Ley.

Errores de ‘formas’

La notificación de una multa debe contar con todos los datos específicos del denunciante, el vehículo y la infracción:

  • Nombre, apellidos y domicilio de la persona que presenta la denuncia. Se agrega identificación profesional cuando es presentada por un agente de la autoridad
  • Datos de identificación del vehículo involucrado como patente, color, modelo
  • Tipo de infracción con detalles que incluyan fecha, hora y lugar
  • Información sobre las consecuencias de la multa sobre el conductor en aquellos casos que implican una pérdida de puntos

Un error u omisión en cualquiera de ellos es una causa muy fuerte para recurrir una multa.

Argumentos justificativos

Quienes se preguntan cómo recurrir una multa y evitar la pérdida de puntos, deben saber que las pruebas son las mejores aliadas. En algunas situaciones no hay ninguna duda de que, verdaderamente, la falta se cometió.

Sin embargo, es posible que las circunstancias aún sean beneficiosas para evitar el pago. Un claro ejemplo son las señales de tráfico escondidas, despintadas o inexistentes. Tomar una fotografía de la misma o del lugar ayuda en el recurso.

Pruebas de la infracción poco fiables

Las sanciones que se aplican con base en la acción de radares o cámaras fotográficas no son fiables al 100%. Las pruebas fotográficas pueden tener una resolución baja que no permita visualizar de forma correcta la patente del vehículo. Una imagen borrosa es un motivo para recurrir una multa.

Los radares fijos o móviles también tienen sus propios márgenes de error. Si la velocidad no excede en demasía la permitida por Ley, esto es una gran ventaja. El procedimiento sería consultar el modelo de radar y solicitar un informe de fiabilidad. Los márgenes reconocidos por Ley son:

  • Radar fijo: error máximo de 4 km/h hasta 100 km/h y del 4% en mediciones superiores a 100 km/h.
  • Radar móvil: error máximo de 7 km/h hasta 100 km/h y del 7% en mediciones superiores a 100 km/h.

Está claro que para presentar un recurso en sanciones por exceso de velocidad hay que ser sinceros. No habrá un resultado favorable cuando las mediciones están muy por encima de los límites permitidos.

¿Qué es un pliego de descargo?

El pliego de descargo es el documento que un conductor o dueño de vehículo puede utilizar para presentar alegaciones ante una multa. En el mismo se presentan los argumentos y pruebas por los cuales se considera la sanción mal aplicada o injusta.

Este documento se presenta frente a la autoridad pertinente dentro de los 20 días naturales posteriores a la multa.

Aspecto formal del escrito

Para la redacción del escrito, un procedimiento útil es dividirlo en tres partes:

  • En la primera parte se pondrían los datos personales y del vehículo.
  • La segunda parte del escrito contendría los datos de la multa o sanción, que figuran en la notificación recibida de tráfico. Es decir, el número de expediente, marca y el modelo del vehículo, la fecha de la sanción, etc.
  • La tercera parte es la destinada a exponer las razones por las que se recurre, adjuntando las pruebas o documentos que refuerzan los motivos.
  • Tampoco hay que olvidar la fecha y firma final.

Hay que recordar la importancia de que el recurso esté bien argumentado y documentado, para que tenga posibilidades de éxito en el objetivo de evitar pagar la sanción.

¿Qué podemos hacer si perdemos el recurso?

Una vez que la administración correspondiente rechace el escrito de alegaciones y notifique la firmeza de la resolución, el denunciado puede interponer el recurso correspondiente. Primero en vía administrativa, y posteriormente acudir a la vía contencioso-administrativa.

En lo que a plazos se refiere, según se indica en la Sede electrónica de la Dirección General de Tráfico (DGT), el plazo para la presnetación de alegaciones es de 20 días a partir de que se ha recibido la notificación de la sanción.

Posteriormente, una vez que el interesado reciba la notificación de que la Administración rechaza sus alegaciones y la multa es firme, comienza el plazo de un mes para presentar el recurso de reposición correspondiente.

About the Author

Redactor Freelance y Escritor. Licenciado en Derecho, Master en empresas, inversiones y finanzas. Técnico especializado en Marketing. Titulado en Nutrición.