Requisitos y características del recurso contencioso-administrativo

By Paco Magar | Sin categorizar

Abr 12
cómo es el recurso contencioso administrativo

El recurso contencioso-administrativo es una herramienta legal muy valiosa, para interponer ante determinados actos o resoluciones de la Administración Pública. También es factible de utilizar frente a la inactividad de la misma.

Los procedimientos de primera instancia se pueden clasificar en ordinarios y abreviados. Además, existen los procedimientos de recurso contencioso-administrativo de casos especiales. Cada uno de ellos posee sus propios requisitos y particularidades.

En la jurisdicción de lo contencioso-administrativo existen actos que están excluidos. Si bien afectan a la Administración Pública, quedan fuera de estos procesos: órdenes jurisdiccionales en lo civil, social y penal, lo contencioso administrativo militar y conflictos entre jurisdicciones, Tribunales y administración.

¿Qué es el recurso contencioso-administrativo?

Se conoce como recurso contencioso-administrativo al procedimiento judicial que se interpone frente a un acto expreso o presunto o frente a una disposición de carácter general emitida por un organismo de la Administración Pública, con el fin de dar por acabada la vía administrativa.

También se realiza el procedimiento frente a situaciones de silencio administrativo. Es decir, cuando la Administración Pública no actúa ante un requerimiento de particulares. En este caso, se incluyen las actuaciones materiales que constituyan una vía de hecho o bien contradigan las leyes.

¿Dónde se interpone el recurso contencioso-administrativo?

Ciudadanos, personas físicas o jurídicas, Entidades Locales, Administración del Estado o Administración de las Comunidades autónomas, así como corporaciones y asociaciones que representen un colectivo, pueden presentar un recurso contencioso-administrativo. El procedimiento se lleva a cabo en los Juzgados contencioso-administrativos.

La LRJCA (Ley reguladora de la jurisdicción contencioso-administrativa) establece los criterios para la publicación del recurso en el boletín oficial.

Petición del recurrente

Una vez cumplido los trámites y dado inicio a la demanda, mediante escrito de interposición el recurrente puede solicitar la publicación. El Letrado de la Administración de Justicia remite el día hábil posterior el recurso al órgano responsable de las mismas en el diario oficial en el territorio de competencia del órgano autor. En estos casos, los costes corren por cuenta del solicitante.

Anuncio de oficio

El Letrado de Justicia puede decidir el anuncio cuando el demandante no lo solicitase. La finalidad es ofrecer garantías a los interesados en la relación jurídica afectada. Se trata, por tanto, de un instrumento por el cual otros afectados tomen conocimiento del recurso, si no conocieron el proceso por emplazamiento.

De oficio por interposición legal

La Ley obliga a realizar un anuncio público del recurso, en los casos en que se impugna una disposición general en cualquier forma de inicio del procedimiento. Además, es obligatoria la publicación de la interposición contra acto, vía de hecho o inactividad, cuando se inició el procedimiento por demanda directa.

¿Tenemos un plazo para interponer el recurso?

El proceso ordinario es la primera instancia en la que se realiza un escrito de interposición del recurso. En esta etapa se solicita el acceso al expediente a los fines de poder interponer la demanda. Los plazos dependen del acto por el cual se genere el recurso contencioso-administrativo. Los rangos más generales abarcan:

  • Frente a acto de impugnación o notificación expresa: 2 meses a partir del día siguiente de la misma
  • Frente a actos presuntos: 6 meses a partir del motivo del recurso
  • Actos no ejecutados por la Administración Pública: actos que otorgan un derecho al ciudadano, pero el organismo o ente administrativo no actúa para el cumplimiento de la resolución. Pasados los 30 días comienza a correr un plazo de dos meses para la interposición de recurso contencioso-administrativo

El proceso abreviado abarca los casos relativos a las materias que conozcan los juzgados contenciosos-administrativos, cuando su cuantía no supere los 30.000 euros. Incluye aspectos relacionados con inadmisiones de asilo político, extranjería y ciertas cuestiones de personal. Es el paso posterior al procedimiento judicial ordinario y tiene inicio con la demanda. Una vez finalizada la instancia de trámites, el recurrente tiene 20 días para interponer el recurso.

¿Es necesaria la asistencia de abogado y procurador para este recurso?

El procedimiento ordinario puede realizarse en órganos colegiados o unipersonales. Para los primeros, es obligatoria la asistencia de ambos. En los unipersonales, el abogado asiste y la representación puede ser llevada a cabo por el mismo o por el procurador. El juzgado de lo contencioso-administrativo es un órgano unipersonal, y el procedimiento abreviado solo se realiza en este lugar.

La LJCA estipula que el recurso sin el acompañamiento del documento que acredite la representación del compareciente, será invalidado.  También se puede solicitar certificación en casos de representación anterior en el mismo Juzgado. Asimismo, se ofrece la posibilidad de subsanar la situación en un lapso de diez días. Una vez concurrido el tiempo sin la correspondiente subsanación, se procede a la inadmisión de los hechos.

El recurso contencioso-administrativo es un procedimiento complejo que requiere de la asistencia de un profesional. Como tal, un abogado es la persona indicada para llevar adelante cada etapa. Más allá de su experiencia y conocimiento, está determinado por Ley que así sea. Incluso existen casos de desestimación por la ausencia de abogado en una comparecencia.

About the Author

Redactor Freelance y Escritor. Licenciado en Derecho, Master en empresas, inversiones y finanzas. Técnico especializado en Marketing. Titulado en Nutrición.