Conceptos fundamentales para interponer un recurso potestativo de reposición con garantías

By Paco Magar | Sin categorizar

Abr 17
Recurso potestativo de reposición con garantías

El recurso potestativo de reposición es una herramienta legal optativa para impugnar resoluciones finales de la administración pública. Es la alternativa previa a una instancia jurídica que tienen los ciudadanos para recurrir frente al órgano que dictó la sentencia administrativa.

La Ley 39/2015 especifica los alcances, los plazos de interposición y resolución y los requisitos indispensables para la presentación de este recurso. Del mismo modo, se detalla con claridad quienes son las personas que tienen derecho a este recurso. 

En el mundo jurídico suele ser habitual analizar cuáles son las ventajas de esta herramienta. Aunque los resultados en la respuesta no siempre son los esperados, hay beneficios de importancia para los interesados.

En qué consiste el recurso potestativo de reposición

Es un recurso no obligatorio que las personas tienen a disposición para impugnar una decisión que pone fin a la vía administrativa. Es potestativo porque los interesados pueden optar entre este último paso o el recurso contencioso administrativo en vía judicial.

Asimismo, es considerado un recurso de índole horizontal, ya que se presenta en el mismo órgano administrativo que resolvió con el fin de que realice una revisión.

Los actos que ponen fin a la vía administrativa y son posibles de recurrir con un recurso potestativo de reposición son:

  • Resoluciones de recursos de alzada, si bien pone fin al procedimiento administrativo no es apto para recurrir.
  • Resoluciones de los procedimientos de impugnación que sustituyen al recurso de alzada.
  • Resoluciones de órganos administrativos carentes de autoridad jerárquica cuando la Ley no exprese lo contrario.
  • Otras resoluciones administrativas que por Ley no deban utilizar otras vías para la reclamación.
  • Otros documentos, contratos y acuerdos que pongan fin a la vía administrativa
  • Es posible interponer frente a otro recurso de interposición. Además, hasta que no haya una resolución expresa del mismo no es factible recurrir en lo contencioso administrativo.

La ley indica que las personas con derecho a interponer el recurso son:

  • Los titulares de un derecho legítimo que hayan promovido el procedimiento administrativo, puede ser derecho individual o colectivo.
  • Personas afectadas por la resolución que se presenten antes de finalizado el proceso administrativo.
  • Personas que vean afectados sus intereses con la resolución, sin ser los que iniciaron el proceso administrativo.
  • Herederos en los que prima el interés o responsabilidad por una relación jurídica transmisible.
  • Organizaciones representativas de derechos colectivos

La interposición de un recurso potestativo de reposición en actos expresos debe realizarse en el plazo de un mes. En los actos presuntos, en cualquier momento a partir del día siguiente del acto que promueve el mismo.

Requisitos de este recurso y su resolución

Es indispensable para su aceptación que el recurso se interponga contra actos que ponen fin a la vía administrativa. Además, es fundamental para su aceptación el cumplimiento de los plazos estipulados por Ley.

En la solicitud tienen que estar expresados de manera clara y concreta:

  • Los datos personales y de identidad del recurrente con la documentación que certifica.
  • Acto que se impugna y motivos de dicha impugnación.
  • Lugar, fecha, medio y dirección de notificación y firma del recurrente.
  • Órgano administrativo al que va dirigido el recurso.
  • Otras particularidades que puedan exigir las disposiciones específicas.
  • El órgano administrativo recurrido debe expresar la resolución en un plazo máximo de un mes. 

¿Es aconsejable recurrir en reposición o acudimos a la vía judicial directamente?

Las posibilidades de obtener una respuesta favorable en la revisión que realiza el mismo órgano administrativo, son bajas. Sin embargo, la interposición del recurso resulta favorable también en otros aspectos. Por lo tanto, es una decisión que hay que analizar detenidamente según las necesidades.

Más allá de la resolución, el recurrente tiene la posibilidad de ganar tiempo y prepararse para el paso siguiente. En el caso de una negativa, hay que continuar por el camino legal y se requiere de cierta documentación. Por ello, el hecho de recurrir en reposición, también sirve para alargar los plazos para buscar y organizar las pruebas documentales.

Los costos también son una razón valedera para tomar la decisión de avanzar con una reclamación en lo administrativo. Es una alternativa más económica que una demanda judicial y está la posibilidad de revertir el dictamen.

¿Qué sucede si no obtenemos una resolución del recurso de reposición?

El órgano administrativo tiene un plazo de un mes para resolver. Si pasado el plazo no emite ninguna respuesta, el interesado lo puede considerar como desestimado. A partir de ese momento, cuenta con un máximo de 6 meses para presentar un recurso contencioso administrativo. La nueva instancia se realiza ya en la vía judicial en Tribunales.

En los casos de una resolución negativa, la Administración está obligada a notificar a todas las partes interesadas. Por lo tanto, todos tendremos el derecho de acceder a nuevos procedimientos judiciales a posteriori. Lo fundamental es tener bien presente los plazos para cada instancia, en cada fase, y evitar el fracaso en las peticiones por presentar recursos fuera de tiempo.

About the Author

Redactor Freelance y Escritor. Licenciado en Derecho, Master en empresas, inversiones y finanzas. Técnico especializado en Marketing. Titulado en Nutrición.