¿Cómo saber si mi solicitud ha sido aceptada o denegada por silencio administrativo? - Iuris NOW!

Si no recibes contestación de la Administración, es posible que haya sido aceptada o denegada tu petición

By Paco Magar | Artículos para clientes

Mar 13

En ocasiones sucede que solicitamos algún tipo de información a la Administración, en cualquiera de sus entidades y organismos, y no recibimos ninguna respuesta, ni positiva ni negativa. Una vez que ha transcurrido el plazo que el organismo tenía para contestar, lo que sucede es que se produce un silencio administrativo.

Es normal que, ante este tipo de situaciones, cualquier ciudadano se pregunte por las implicaciones que este silencio o esta falta de contestación de la Administración puede tener. Tradicionalmente, en el ámbito jurídico y administrativo se han destacado dos tipos de ‘silencios’ de la Administración:

  • El silencio positivo puede entenderse como una respuesta afirmativa ante la petición del ciudadano. Es decir, se entiende concedido lo que se pedía en la solicitud.
  • Por el contrario, en el caso del silencio negativo, lo que sucede es que se deniega la solicitud. El ciudadano puede entender que la Administración rechaza su petición; en este caso se genera el derecho de impugnación para quien realizó la solicitud.

¿Qué plazo tiene la administración para contestar una solicitud?

Con carácter general, nuestra legislación establece la obligatoriedad de la Administración para dictar resolución expresa ante una petición del ciudadano. Sea cual sea la forma en que se produjo esa solicitud. Además, esa resolución debe notificarse al solicitante. ¿Cuál es el plazo máximo para que se notifique esta resolución expresa?

La ley establece los seis meses como plazo máximo, salvo que una Ley concreta modifique este plazo. En el caso de que la normativa que regula cada procedimiento no fijen el plazo máximo, se entenderá que el plazo es de tres meses. No obstante, este plazo máximo fijado se podrá suspender en determinados supuestos establecidos en la Ley de Procedimiento Administrativo.

Si no recibo contestación en ese plazo, ¿cuándo se entendería estimada por silencio administrativo?

Cuando vencen los plazos máximos antes citados, sin que se haya producido una resolución expresa por parte de la Administración, el ciudadano puede entender estimada su petición en todos los casos; con la excepción de que una norma con rango de ley establezca lo contrario o según la aplicación del Derecho internacional o las Directivas y normativa de la Unión Europea.

La estimación por el ciudadano de este silencio o contestación de la Administración, permite la finalización del procedimiento administrativo. Es decir, que la figura del ‘silencio positivo’, es un auténtico acto administrativo finalizador.

¿Y en qué casos se produce el silencio desestimatorio o negativo?

De forma contraria al silencio positivo, que se puede entender de forma general, para que consideremos que la Administración deniega nuestra petición, aunque no nos comunique nada, deben darse algunos requisitos.

En este tipo de supuestos, La Ley de Procedimiento Administrativo exige que una norma con rango de ley, y por razones de interés general, o bien una norma de Derecho comunitario, establezca expresamente esa denegación de la solicitud del ciudadano. Y ello, aunque no se le realice ninguna notificación.

De forma expresa, se regulan algunos casos en los que la falta de contestación de la Administración tendrá efectos negativos:

  • El Derecho de petición que se recoge en el art. 29 de la Constitución.
  • Cuando la estimación de la petición del ciudadano supondría que la Administración transfiere facultades de dominio o servicio público.
  • Cuando la solicitud tenga por objeto la impugnación de determinados actos y disposiciones.
  • Actividades del particular que pudieran originar daños en el medio ambiente.
  • Cuando la solicitud del ciudadano se integre en procedimientos de responsabilidad patrimonial de la Administración.
  • Aquellos procesos de revisión de oficio, que han comenzado a instancia o solicitud del interesado.

¿Qué hacer ante un silencio desestimatorio?

Cuando se ha producido el silencio desestimatorio o negativo, es decir, cuando el ciudadano puede entender rechazada su solicitud por la Administración, aunque no se le haya hecho notificación alguna, ¿qué acciones puede emprender?

De forma genérica, para estos casos de desestimación de la petición o solicitud, aunque no haya habido una respuesta expresa administrativa, lo que procede es el recurso administrativo o contencioso-administrativo, según el caso.

Un dato interesante que hay que tener en cuenta, es que no solo el solicitante puede interponer el recurso procedente; en la práctica puede interponerlo también cualquier otro interesado.

El motivo de la extensión a otras personas de la capacidad de recurrir es que el acto presunto administrativo puede perjudicar otros intereses además de los de quien hizo el escrito de solicitud inicial.

¿Cómo se puede acreditar esta falta de contestación de la Administración y sus posibles efectos? Nuestra legislación establece que esos actos administrativos producidos por silencio administrativo, se pueden hacer valer ante la Administración; y también ante cualquier persona física o jurídica, ya sea del ámbito público o privado.

La existencia del silencio administrativo puede acreditarla el ciudadano por cualquiera de los medios de prueba que se admiten en nuestro Derecho; incluyendo la solicitud de un certificado acreditativo de la Administración de dicho silencio. El órgano administrativo competente deberá emitir dicho certificado en un plazo máximo de 15 días.

¿Te ha resultado útil esta publicación?

About the Author

Redactor Freelance y Escritor. Licenciado en Derecho, Master en empresas, inversiones y finanzas. Técnico especializado en Marketing. Titulado en Nutrición.