La tacha a un testigo o cómo quitar a testigos en un proceso - Iuris NOW

Las formas de hacer la tacha de testigos o quitar a testigos de un procedimiento

By Eugenia Ferrándiz | Artículos para clientes

Oct 17
La tacha de testigos

La palabra tacha en sentido genérico nos remite a un defecto o fallo apreciable en algún objeto, que limita su validez; en el campo jurídico hablamos de tacha, tanto a un testigo como a un perito, como sinónimo de un mecanismo previsto en nuestros procedimientos por el que se pone en conocimiento del juzgador la concurrencia de circunstancias que pueden privar de la imparcialidad deseada en estas pruebas.

Vamos a estudiar con más detenimiento en qué consiste la tacha de los testigos y cómo ponerla en funcionamiento cuando sospechemos de su subjetividad.

¿Qué son las tachas de testigos?

Tal y como dice la Ley de Enjuiciamiento Civil, los jueces han de valorar la fuerza probatoria de las declaraciones del los testigos según las reglas de la sana crítica, teniendo en cuenta el conocimiento que estos muestren de los hechos así como las circunstancias que concurren en ellos.

En nuestro ordenamiento jurídico no existe la llamada la valoración tasada de la prueba, sino que se atribuye al juez la suficiente capacidad como para valorar en conjunto las diversas pruebas practicadas ante él así como las peculiaridades que las acompañan. A esto denominamos sana crítica.

En este contexto debemos entender la tacha de testigos como una advertencia puesta en el conocimiento del juzgador sobre la existencia de hechos que acompañan al testigo y que pueden menoscabar su imparcialidad, pero nunca se entenderá como un mecanismo para impedir que un testigo declare. Así lo ha manifestado en multitud de ocasiones el Tribunal Supremo (STS: 03/07/2012, 04/02/2015, y especialmente en Sentencia de 16/03/2016), al estimar que la existencia de una causa de tacha no lleva matemática e irremisiblemente a la falta de veracidad del testigo, sino que se trata de un instrumento procesal, por el que partiendo de datos objetivos, se pone en conocimiento del juez para que según su criterio desestime íntegramente la declaración, la estime parcialmente o en su totalidad.

¿Un familiar puede ser testigo en un juicio?

Las causas que pueden ser esgrimidas como tachas de un testigo, vienen recogidas como numerus clausus en el artículo 377 de la Ley de Enjuicimiento Civil, que en defecto de otra normativa específica en procesos de otro orden, se aplicará como supletoria. En tal sentido, en los procedimientos contencioso-administrativos queda prohibida la tacha de testigos.

Podrán ser tachados aquellos testigos en quienes concurran alguna de las siguientes causas:

  1. Ser o haber sido cónyuge o pariente por consanguinidad o afinidad dentro del cuarto grado, es decir hasta los primos hermanos, tanto de quien lo propone como de su abogado o procurador; o encontrarse vinculado a cualquiera de ellos por adopción, tutela o lazo de análoga naturaleza.
  2. Ser el testigo, en el momento de prestar su testimonio, dependiente de quien lo hubiera propuesto, de su abogado o procurador, encontrarse a su servicio, o mantener con estos relación que nazca de una sociedad o interés común.
  3. Recaer sobre el testigo interés directo o indirecto sobre el asunto debatido en el proceso para el que se requiere su declaración.
  4. Ser amigo íntimo o enemigo de cualquiera de las partes del proceso, de su abogado o procurador.
  5. Haber sido condenado anteriormente por falso testimonio.

¿Qué validez tienen los familiares testigos?

Un familiar podrá ser propuesto como testigo y admitirse su declaración. Pero en el caso de que el parentesco entre dentro de los límites descritos en el primer número del artículo 377 LEC, es decir ser o haber sido cónyuge o pariente por consanguinidad o afinidad hasta el cuarto grado de la parte que lo propone o de su letrado o procurador, se enfrentará a la posibilidad de ser tachado y por tanto de someter su testimonio a ciertas sospechas que solo el juzgador valorará, en conjunto con la globalidad de su declaración, así habrá partes que el juez desprecie por estar especialmente afectadas por el vínculo familiar y en cambio podrá dar crédito a otras partes de su testimonio que aporten datos objetivos revestidos de verosimilitud.

Es necesario decir que sobre los propios testigos recae la obligación de reconocer la coincidencia en ellos de alguna causa de tacha al ser interrogados por el juez por las preguntas generales de la Ley, momento en el que se les exige que juren o prometan decir la verdad incurriendo en otro caso en el delito de falso testimonio.

¿Cómo se puede tachar o quitar a un testigo del procedimiento?

Se trata de un incidente que no genera pieza separada en un proceso. El momento de plantear la tacha viene recogido en el artículo 378 LEC, será desde que se admite la prueba testifical propuesta hasta que se dé comienzo a la vista o juicio principal.

Comenzará a correr el plazo anterior desde que se da traslado a la parte contraria de los testigos propuestos. La formulación de la tacha podrá ir acompañada de prueba documental generalmente, en la que se apoye, de la que se dará traslado a la parte que propuso dicho testigo, para que se defienda de las alegaciones vertidas, por plazo de tres días.

Si las partes llegasen a un acuerdo sobre este incidente finalizará sin más trámites, en caso contrario se practicará la prueba testifical propuesta y admitida por el juzgador, y será éste quien valore según el criterio de la sana crítica, tal y como hemos expuesto anteriormente, el testimonio aportado por el testigo.

También cabe la posibilidad de reconocer una tacha tácita, en el apartado 2º del artículo 367 LEC, que prescinde de las formalidades anteriores y que se llevará a cabo por el letrado contrario en vista a las declaraciones del testigo, resaltando ante el juez la falta de imparcialidad de que adolezcan bien al finalizar el interrogatorio o en la valoración conjunta de la prueba practicada.

¿Te ha resultado útil esta publicación?

About the Author