Los niños son los más afectados cuando se produce un impago en la pensión de alimentos, ya que estas repercuten principalmente en ellos. Es habitual que se establezca una pensión alimenticia para asegurar las necesidades básicas de los menores. Por esta razón, y desgraciadamente, existiendo la posibilidad de que no se realice este pago, el código penal establece unas penas para quienes se lo salten, de tal manera que se pueda proteger el bienestar de los hijos. En consecuencia, el progenitor que tenga la custodia del menor, puede interponer una denuncia, o bien puede solicitar que se ejecute la sentencia, en tal caso, el acusado puede sufrir las consecuencias como en una reclamación de cantidad, pudiendo llegar al embargo de bienes. Es importante conocer cuándo se puede proceder a esto, ya que puede ser cuando el impago es de 2 meses consecutivos o 4 no consecutivos.