Los asuntos matrimoniales y de separación siempre son un tema complicado y que supone muchos quebraderos por varios motivos. La nulidad eclesiástica es uno de estos trámites, pero que puede ser muy sencillo de comprender y tramitar. Forma parte del derecho canónico, y como su propio nombre indica, se basa en que un matrimonio se declare nulo. Hay que tener en cuenta que esto va más allá de un divorcio, es decir, que esta cuestión indica que dicha unión o vínculo nunca ha llegado a existir. Una de las cuestiones que sí tiene en común con otros trámites como el divorcio es el coste económico, el cual depende de el acuerdo entre ambas partes, siendo más baratos si existe una armonía y decisión conjunta. Hay que tener en cuenta todas las cuestiones referentes a las separaciones y tener clara todas las acciones para evitar mayores problemas y gastos.