Puedo viajar con mi hija o hijo fuera de España sin permiso de la madre o padre | Iuris NOW

La falta de permiso de los padres para poder viajar al extranjero con los hijos

By Eugenia Ferrándiz | Artículos para clientes

Ene 20
Permisos necesarios para viajar los menores al extranjero.

Viajar al extranjero con los hijos puede pasar de ser una experiencia maravillosa y enriquecedora a ser un evento conflictivo que desemboque en una auténtica pesadilla. Para evitarlo, es preciso tener en cuenta una serie de recomendaciones previas que nos faciliten y aclaren cuales son los trámites precisos.

¿En qué casos es precios solicitar permiso al progenitor para sacar a los menores?

Es preciso partir de la base de que cualquier padre o madre en principio tiene potestad para viajar con sus hijos y de organizar sus vacaciones dentro o fuera del territorio nacional, ya que esta decisión no entra dentro del ámbito de la patria potestad conjuntamente ejercida, sino de la capacidad organizativa de cada progenitor sobre los planes de ocio en compañía de sus hijos.

Ahora bien, no debemos olvidar la competencia de los agentes policiales en los controles fronterizos, que implica el debido examen de la documentación aportada para la salida del territorio nacional y que para el caso de los menores, y al objeto de evitar sustracciones delictivas y viajes donde el riesgo de no retorno del menor es muy acusado, exigen documentación adicional al DNI o pasaporte del niño, concretamente las autorizaciones de ambos progenitores, junto con los datos concernientes al destino y fecha de retorno del menor.

Pero es conveniente estudiar el tema de forma más casuística:

  • Partiremos del supuesto en el que ha existido previamente un procedimiento de divorcio o de guarda y custodia en el que se han adoptado judicialmente una serie de medidas concernientes a los hijos menores habidos en la pareja, concretamente al régimen de visitas y a la atribución a uno de los progenitores de la guarda y custodia.

Si en la sentencia obtenida en dicho procedimiento se recoge una cláusula que impida la salida de los hijos menores del territorio nacional, salvo que se obtenga la autorización del otro progenitor, expresa y fehaciente; en tal caso es preceptiva la autorización del padre o madre que no va a estar con el menor; y si éste se negare, podrá recabarse el permiso necesario del Juez que dictó la sentencia reguladora. El juez valorará las circunstancias que rodean al viaje planeado y decidirá al respecto.

En estos supuestos existiendo riesgo de incumplir las prohibiciones recogidas en la resolución judicial, se deberá comunicar a los controles aeroportuarios tal situación para que se adopten las medidas precisas que impidan la salida del menor. Para dotar de mayor efectividad a estas prohibiciones de salida de un menor de territorio nacional o del territorio Schengen, será preciso comunicar la misma a la Dirección General de la Seguridad del Estado, interesando que se dirijan las órdenes necesarias para introducir dicha prohibición en los sistemas informáticos de los puestos fronterizos.

En todo caso hay que tener en cuenta que para viajar fuera del espacio Schengen, no bastará con el DNI si no que es preciso pasaporte y que para la expedición del pasaporte de un menor se necesita el consentimiento de ambos progenitores.

  • Otro supuesto en el que se precisa la autorización del otro progenitor, es para aquellos casos en que exista un riesgo de que el menor no regrese. En tal caso se ha de instar la decisión judicial que impida dicha salida, con la mayor urgencia posible y valiéndose del mayor número de pruebas posibles que determinen en el juzgador el riesgo. En estos casos tiene especial importancia el dato de que el país al que pretende llevarse al menor haya o no suscrito el Convenio de la Haya sobre sustracción Internacional de Menores, ya que es una herramienta procesal que otorga garantías de devolución de los menores.
  • Del mismo modo habrá que actuar para el caso de viajes planificados a lugares que entrañen especial riesgo (guerras, enfermedades o epidemias, climatología extrema etc).

En todos los supuestos, se hace obvio que los progenitores han de idear planes aconsejables para la edad y circunstancias del menor, atendiendo al beneficio de éste y no al del propio padre o madre.

  • También será precisa la autorización de ambos progenitores para el caso de que el menor viaje solo o en compañía de terceras personas a las que habrá de identificarse expresamente.

¿Cómo se solicita dicho permiso?

El modelo de autorización para salida del territorio nacional se puede obtener en cualquier comisaría de policía o puesto de la Guardia Civil, aquí se deberá rellenar un modelo oficial que posteriormente será sellado por dicho organismo.

Este modelo es totalmente gratuito y tiene un periodo de validez de 30 días. Aquí ofrecemos el enlace para descargar dicha autorización.

http://www.guardiacivil.es/documentos/pdfs/autorizacion_menor_extranjero/SALIDA_MENORES_5_2.doc

En dicho permiso se solicita información que deberá acreditarse debidamente mediante otros documentos oficiales como: Libro de Familia, fotocopia del DNI del menor y de ambos progenitores, Fotocopia de los billetes de ida y regreso, datos personales de ambos progenitores y del menor, y para el caso de que el menor vaya a viajar con terceras personas, (amigos de la familia, abuelos u otros parientes), datos de dichas personas sobre su filiación y fotocopia de su documento identificativo (DNI, NIE o pasaporte en regla).

¿Qué hacer en caso de que se deniegue el permiso?

Si el otro progenitor se niega a que viajemos con el menor fuera del territorio nacional, deberemos acudir a la vía judicial para obtener la debida autorización.

En los casos en que ya existe el precedente en el juzgado del procedimiento de divorcio o guarda y custodia para familias no casadas, el trámite es sencillo y de tramitación urgente y rápida. Viene contemplado en el art. 158.3 del Código Civil donde se otorga al juez la capacidad para adoptar las medidas que sean precisas para impedir la sustracción de menores por alguno de los progenitores o terceras personas, pudiendo decidir sobre la salida del territorio nacional.

La adopción de estas medidas podrá tomarse por el juzgador dentro del curso de otro proceso civil, o bien mediante un procedimiento de jurisdicción voluntaria revestido de urgencia en atención a las circunstancias y plazos que habrán de acreditarse debidamente para evitar que sea inadmitida nuestra petición.

El ámbito de aplicación de este procedimiento viene regulado en la Ley 15/2015 de 2 de julio de la Jurisdicción Voluntaria.

¿Una madre o un padre pueden salir del territorio nacional sin permiso ?

Dentro del territorio nacional e incluso del espacio Schengen, no es complicado viajar sin permisos ni autorizaciones, bastará con la exhibición del DNI del menor y del progenitor que lo acompañen.
Las dificultades se multiplican exponencialmente para el caso de viajar más allá de dicho marco geopolítico, ya que al ser preciso pasaporte o incluso visado, esta documentación ya de por sí trae consigo el necesario consentimiento de ambos progenitores, por lo que si se concede este primer permiso se está facilitando el traslado de los menores.

No obstante, el intentar efectuar un viaje sin los permisos oportunos es un riesgo considerable que podría perfectamente dejarnos en tierra sin opción alguna de viajar y perdiendo el importe de viajes habitualmente muy costosos.

Pero para el caso de conseguir traspasar las fronteras…

¿Qué consecuencias existen para el progenitor que sale fuera de España con los menores sin permiso del padre o de la madre?

Es preciso diferenciar el supuesto en el que ya exista una resolución judicial que determine el régimen de guarda y custodia para con los menores, de aquellos casos en que no hay nada regulado aún.

Para el caso de ya existir resolución judicial al respecto, el hecho de viajar con los menores sin el debido permiso y autorización del otro progenitor, puede desembocar en un hecho delictivo como es la sustracción de menores previsto en el artículo 225.bis del Código Penal, y para el que se establece una pena de prisión que oscila entre los dos y los cuatro años, así como la privación del ejercicio de la patria potestad de cuatro a diez años.

En el otro supuesto, es decir en caso de no existir aún sentencia que determine la atribución de la guarda y custodia a uno de los progenitores, las consecuencias son más laxas ya que habitualmente se remiten a procedimientos civiles que tratan de regular la situación normalmente a posteriori. En estos casos estaría en juego la aplicación de multas coercitivas o apercibimientos contemplados en el artículo 776 Ley de Enjuiciamiento Civil.

No obstante también se puede apreciar en dicha conducta, la comisión de un tipo penal, concretamente el previsto en el artículo 455 del Código Penal por cuanto la acción entraña el ejercicio arbitrario de un derecho para el que se establece una pena de seis a 12 meses. Sin perjuicio de la normativa propia del país de destino que puede ser mucho más estricta en esta materia.

¿Te ha resultado útil esta publicación?

About the Author