Medidas urgentes en patria potestad

Te encuentres o no ante un procedimiento de divorcio o ruptura sentimental, has de saber que se pueden adoptar medidas judiciales de carácter urgente para proteger aspectos fundamentales que aseguren el bienestar de tus hijos. Se trata de un procedimiento de carácter muy urgente que puede instar cualquiera de los progenitores, parientes o Ministerio Fiscal.

Procedimiento y regulación

Este es un procedimiento de carácter muy urgente que solo debe ser ejercitado en caso de que exista un riesgo inminente para el menor. Dicho riesgo para el menor debe ser generado por un ejercicio inadecuado de la patria potestad o de la tutela o una ausencia o dejación de ejercicio de las funciones inherentes a la misma.

Este procedimiento no debe confundirse con el que también recoge el artículo 156 del Código Civil, que se utiliza cuando existe una discrepancia grave en el modo de ejercer la patria potestad, en caso de ser ejercida por ambos. En dicho procedimiento se tratan temas sobre los cuales los progenitores  no se ponen de acuerdo y le piden al Juez que decida sobre ciertos aspectos.

El procedimiento sobre medidas urgentes del artículo 158 del Código Civil es bien distinto, ya que los temas a tratar no serán “meras” discrepancias sobre educación, religión o domicilio, sino que versarán sobre el bienestar y la integridad del menor.

Como decimos, este procedimiento sobre solicitud de medidas urgentes solo podrá iniciarse en caso de riesgo inminente para el menor con causas excepcionales y muy tasadas fruto de un ejercicio inadecuado de las funciones como padres de uno de los dos progenitores.

Será competente el Juzgado de Primera Instancia del domicilio o, en su defecto, de la residencia del hijo. No obstante, si el ejercicio conjunto de la patria potestad por los progenitores hubiera sido establecido por resolución judicial, será competente para conocer del expediente el Juzgado de Primera Instancia que hubiera dictado Sentencia.

Citación para vista

Tras poner en conocimiento de Juez y Ministerio Fiscal mediante escrito donde se exponen los hechos objeto de riesgo inminente, lo habitual es que se cite a ambas partes a una vista. En ella se practicará prueba por ambas partes y en ocasiones se solicitará oír al menor (generalmente cuando éste es mayor de doce años o nivel de madurez suficiente).

Si el riesgo es inminente, se suprime el trámite de la vista y directamente se dictan las medidas urgentes que protejan al menor «inaudita parte». Esto es así para evitar que el progenitor frente al que se dirige la acción recibe la citación a la vista tome represalias frente al menor en consecuencia.

Finalmente, Su Señoría dictará una resolución donde se recogerán o no las medidas solicitadas, pudiendo interponer recurso de apelación frente a la misma en el plazo de veinte días hábiles.

Riesgo de sustracción de menores

También se usa este procedimiento en caso de que exista un temor fundado a una sustracción, para que no se expida pasaporte a un menor fruto de dicho temor, o para instar la prohibición de salida del país del mismo.

Cuando exista un riesgo inminente de sustracción internacional del menor es posible acordar judicialmente, «inaudita parte«, como medida cautelarísima, la prohibición de salida de territorio nacional. Todo ello en evitación de que el traslado de la petición de prohibición alerte al otro progenitor y éste adelante la salida del menor de territorio nacional a un momento anterior al de la celebración de la comparecencia.

Es decir, que de existir un riesgo alto de sustracción del menor, una vez puesto en conocimiento de Juez y Ministerio Fiscal, podrán acordar directamente la prohibición de salida del territorio nacional del menor y expedición de pasaporte del mismo sin citar a una vista ni oír a la otra parte.

Requisitos para consideración de riesgo inminente

Suele considerarse riesgo inminente de sustracción, cuando median las siguientes pruebas o circunstancias:

  • Que directamente uno de los progenitores haya amenazado al otro con llevarse al menor. Si esto además se hace por escrito en cualquier medio, será prueba válida que debe aportarse en el escrito de solicitud y tendrá plena validez.
  • Que uno de los progenitores le haya manifestado al menor su deseo de llevárselo a otro país y éste se lo confiese al otro progenitor. En este caso el menor podrá ser oído por Juez y Fiscal si es mayor de doce años o tiene madurez suficiente.
  • Que uno de los dos progenitores tenga un fuerte arraigo en un país extranjero. Es decir, que lleve poco tiempo viviendo en España y tanto su familia como oportunidades profesionales estén en su país de origen. Ahí se entiende que el arraigo que tiene con su país es tan fuerte que cabe un riesgo alto de que salga definitivamente del territorio nacional llevando a su hijo consigo.

En caso de que el Tribunal acuerde la medida de prohibición de salida del territorio nacional, debe comunicar a la Dirección General de la Seguridad del Estado para que los puestos fronterizos cuenten con esa información y puedan detectar una infracción.

Otros supuestos

Otros supuestos urgente en los cuales se puede instar el ejercicio de estas medidas urgentes pueden ser los siguientes:

Maltrato o abuso de los menores

Cuando exista sospecha, riesgo o confesión del menor de maltrato sufrido por parte de uno de los progenitores. Para acreditar el mismo, es habitual que se aporten informes médicos que documenten la agresión física o psíquica.

Cambio de domicilio a otra localidad lejana

Cuando uno de los progenitores decida cambiar su domicilio a otro que corresponda a otra localidad lejana a su vez del domicilio del otro progenitor. Este supuesto puede tratarse por vía urgente cuando dicho cambio suponga al otro una restricción en su derecho de visitas al menor.

Cualquier situación que suponga un riesgo

En general, cualquier situación que suponga un riesgo, a fin de apartar al menor de un peligro o de evitarle perjuicios en su entorno familiar o frente a terceras personas. Se garantizará por el Juez que el menor pueda ser oído en condiciones idóneas para la salvaguarda de sus intereses.

Medidas de protección a los menores

Las medidas de protección que pueden otorgarse en este procedimiento urgente son en forma de Auto dictado por el Tribunal que ha conocido el pleito y que podrá adoptar las siguientes:

  • Prohibición de salida del territorio nacional.
  • Prohibición de expedición del pasaporte.
  • Orden de alejamiento del progenitor sobre el menor prohibiendo acercarse al mismo, a su centro educativo, domicilio y lugares que frecuente.
  • Prohibición de comunicaciones con el menor por cualquier medio o mantener cualquier tipo de contacto con él.
  • Suspensión del régimen de visitas de uno de los progenitores.

Destacar aquí que estas medidas las puede solicitar cualquiera de los progenitores o parientes y asimismo también podrán adoptarse contra cualquiera de ellos. Por tanto, este tipo de medidas no solo afectan los progenitores sino que también pueden dirigirse frente a terceros.

Si estás ante una situación así, te recomendamos que cuentes con el asesoramiento de un abogado experto en la materia. Puedes encontrarlo fácilmente desde aquí.