Novedades y aspectos legales en el uso de placas solares

El autoconsumo fotovoltaico se está convirtiendo en una nueva temática importante para el ciudadano español. En la práctica, esto consiste en el uso de placas solares para el consumo y generación de energía. Una novedad que está siendo impulsada vía legal por la Unión Europea y la adecuación de los instrumentos legales españoles a la normativa estatal. Tiene ventajas, pero también inconvenientes.

Desde enero del año 2021 ha entrado en vigencia la Directiva de Eficiencia Energética en Edificios (EPBD) de la Unión Europea. Muchos ciudadanos se preguntan si esto implica la obligatoria instalación de paneles solares en los hogares tanto nuevos como de mayor antigüedad. El desconocimiento sobre la tecnología, los gastos que implica y los trámites de su instalación se han convertido en un quebradero de cabeza para muchos españoles.

Placas solares ¿Serán obligatorias?

La legislación regional en materia ambiental está ocupando cada vez más espacios de nuestra vida habitual. Con la entrada en vigencia del EPBD, es obligatorio garantizar el autoconsumo energético y fórmula más viable para hacerlo en España son las placas solares. Las metas de la Unión Europea implican que el consumo tradicional de energía en los hogares sea prácticamente cero.

Con todo ello, las nuevas leyes apuntan a que toda la energía consumida por las viviendas sin importar su tipo proceda de energía renovable. Además, esta energía debe ser generada por las mismas viviendas y es allí en donde entra la necesidad del uso de placas solares.

Se sabe que los edificios generan un 36% de las emisiones de carbono en Europa. La Unión Europea tiene el reto de transformar el consumo energético de 247 millones de viviendas, siendo estas en su mayoría construcciones hechas antes del 2001. Por eso, se están realizando tantos requerimientos legales que ahora mismo están pasando a ser obligatorios.

Aspectos legales en el uso de placas solares: lo positivo

La instalación de placas solares tiene a partir de este año ventajas energéticas, económicas y eso las convierte en algo provechoso. Para potenciar la Ley de Autoconsumo Energético, las leyes han reducido los impuestos. De hecho, a partir de ahora el recurso energético producido por las edificaciones españolas no tendrá ningún cargo.

En el año 2018 se derogó el famoso “Impuesto al Sol” y no se prevé que para el futuro vuelva a legalizarse algo similar. Este implicaba el pago de un “peaje de respaldo” a las personas que integraban sistemas de autoconsumo fotovoltaico por la energía producida. Ahora, el uso de placas solares está libre de estos cargos, y de permisos solicitados a la compañía eléctrica. Incluso se han reducido las multas debido al incumplimiento de requisitos propios de la instalación.

En la actualidad también se permite el autoconsumo compartido, que estuvo prohibido hasta el 2018. De esta forma, las comunidades de propietarios pueden instalar en conjunto placas solares y abastecerse de energía renovable. Esto puede hacerse mediante red interior de los consumidores o a través de red de baja tensión.

Aspectos legales en el uso de placas solares más problemáticos

Quizás el mayor problema que enfrenta la Ley de Autoconsumo Energético está en las viviendas más antiguas. Cuanto más vieja es una edificación es más difícil implementar las placas solares, siendo además todo más costoso. Este problema adquiere grandes magnitudes  a partir de la obligatoriedad de los certificados de eficiencia energética.

Desde el año 2019 es obligatorio obtener el certificado de eficiencia energética, el cual mide el nivel de consumo que tiene una edificación. De hecho,  el mismo es hoy en día es necesario a la hora de alquilar o vender una propiedad. Por supuesto, dicho requerimiento jurídico implica un problema para los propietarios con viviendas muy antiguas. Esto afecta incluso el valor del inmueble y su aprovechamiento.

Las viviendas con calificaciones A, B y C tienen un consumo menor a la media actual y son las más adaptadas a la legislación. Las certificadas con notas D y E, tienen un consumo similar al promedio y las que consumen por encima de esta medida se califican con las letras F y G. Otro aspecto importante está relacionado con los permisos para la instalación de las placas solares.

Aspectos legales en la instalación de las placas solares

A partir de la nueva Ley de Autoconsumo se han reducido los trámites para la instalación de las placas solares. Las de instalaciones sin excedentes y las que produzcan menos de 15 kW en zona urbanística no requieren permisos. Según la ley, lo único que se debe tramitar es el certificado de instalación eléctrica del sistema fotovoltaico. El otro requisito es informar tanto a la empresa de energía eléctrica como a la comunidad sobre la instalación.

Más allá de esto, existen casos de comunidades autónomas en donde se han reportado muchas dificultades para realizar este tipo de obra. Por ejemplo, en Madrid se ha hablado de colocar un cartel que anuncie la instalación de los paneles solares. Al parecer, los requisitos y diligencias no son iguales en todo el territorio español.

En la mayoría de los casos casos es de gran ayuda asesorarse legalmente con  abogados expertos en la nueva legislación. Estos estarán al tanto de las novedades y aspectos legales en el uso de placas solares.  La ley es clara, está en vigencia y es posible que en los próximos meses se terminen de realizar las adecuaciones pertinentes en aquellas comunidades en donde hay más trabas.