Sociedad Limitada Nueva Empresa: características y ventajas

La Sociedad Limitada Nueva Empresa es un tipo social menos común que la S.L. o la S.A., aunque tiene una serie de particularidades que debes tener en cuenta, pues fue diseñada para otorgar ventajas por la Ley 7/2003, hoy derogada. La sociedad limitada nueva empresa se rige en la actualidad por el Título XII de la Ley de Sociedades de Capital y, en lo no previsto en éste, por las disposiciones del régimen jurídico de las Sociedades de Responsabilidad Limitada.

El proyecto Nueva Empresa se fundamentó en tres elementos: el régimen jurídico de la Sociedad Limitada Nueva Empresa, el sistema de contabilidad simplificada y el Centro de Información y Red de Creación de Empresas (CIRCE). Surge ya con esta normativa el Documento Único Electrónico, básico para la tramitación telemática y la infraestructura de centros de asesoramiento, información y servicios, accesible a través de internet.

¿Qué es una sociedad limitada nueva empresa?

Se trata de un tipo especial de sociedad de responsabilidad limitada que surge de la mano de la normativa comunitaria en 2003. Se diferencia de la sociedad limitada tradicional por una serie de características orientadas a facilitar la rapidez en la constitución, la generalidad y sencillez de los estatutos sociales, posibilidades de cambio de la denominación social sin coste durante los tres primeros meses, entre otras.  A la vez que, se establecen características especiales en cuanto al capital, los socios, los órganos sociales etc…

En definitiva, la sociedad limitada nueva empresa es un marco jurídico en teoría ideal para pequeños proyectos empresariales. Sin embargo, sus ventajas en la práctica no han sido tan importantes como para conseguir que la mayoría de los pequeños proyectos empresariales se constituyan en base a esta forma jurídica de sociedad, sino que, por el contrario, sigue predominando la sociedad de responsabilidad limitada tradicional.

Características de una sociedad limitada nueva empresa

La sociedad limitada de nueva empresa se caracteriza por incluir en la denominación social el nombre y apellidos de uno de los socios por junto con un código de identificación CIRCE de carácter alfanumérico de 10 caracteres y la referencia tipo social (sociedad limitada nueva empresa, o su abreviatura SLNE).

Además, este tipo social nace, entre otras cosas, para dar mayor flexibilidad a la constitución de una sociedad mercantil. Por lo que puede hacerse tanto presencial como telemáticamente. Se utilizan estatutos sociales orientativos y la generalidad el objeto social abarca más tipos de actividades empresariales.

Los órganos sociales son la junta general y el órgano de administración que puede ser pluripersonal o unipersonal. El administrador o administradores han de tener la condición de socios. No es necesario llevar el libro registro de socios y el capital sólo puede estar constituido por aportaciones dinerarias.

Ventajas e inconvenientes de una sociedad limitada nueva empresa

Como ventajas destacan la rapidez en los trámites de constitución de una sociedad limitada nueva empresa, que puede hacerse en el plazo de 24 o 48 horas, y la flexibilidad, ya que, con este tipo social disminuye la necesidad de modificar los estatutos sociales como regla general. También es posible convocar la Junta General por email o por correo certificado con acuse de recibo. Y, si la sociedad cuenta con un local y un empleado, puede abrir una cuenta-ahorro empresa. Por otro lado, tiene ventajas contables exigiéndose una contabilidad simplificada basada en el libro diario.

Además, la Sociedad Limitada de Nueva Empresa tiene una serie de ventajas fiscales (Disposición adicional sexta de la LSC Medidas fiscales aplicables a la sociedad limitada nueva empresa) como la posibilidad de aplazamiento de determinadas deudas, como los pagos o pagos fraccionados a realizar por el impuesto de sociedades de los dos primeros años a la Hacienda Pública, o del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, ambos sin aportación de garantías. También hay ventajas respecto a las retenciones o ingresos a cuenta del IRPF del primer ejercicio económico.

Existen, no obstante importantes limitaciones como que los socios no pueden exceder de cinco personas físicas. Por otro lado, no solamente se establece una cifra mínima de capital social, 3000 €, sino también una máxima, 120.000 €. Por tanto, este tipo de sociedades no puede cotizar en bolsa. 

Ejemplos de sociedad limitada nueva empresa

Las sociedades limitadas nueva empresa generalmente se dedican a actividades agrícolas. Ourencoffee SNLE es compañía productora de café. También a actividades ganaderas, como Philobusiness SLNE. A actividades forestales o pesqueras. Un ejemplo de estas últimas es Chanbrun SLNE.

Otras de las actividades que pueden formar parte del objeto social de la sociedad limitada nueva empresa son las de transportes, así, Trolevia SLNE es una empresa distribuidora de bebidas, comunicaciones, como Planoprint SLNE. El objeto social se puede extender tambiés a actividades profesionales o servicios e intermediación. Cyan Studio SLNE constituye un ejemplo de esto último.

Ejemplos de empresas de servicios son Aquarcife SLNE, una fontanería, Calefaltec SLNE, que se dedica a los servicios de calefacción, o Curtimed SLNE. De acuerdo con la ley, las actividades de tipo industrial o construcción, como Centímetro A SLNE,  empresa constructora, forman también parte de las susceptibles de ser incluidas en el objeto social, aunque muchas veces se incluyen todas las mencionadas en la normativa aplicable, incluyendo actividades comerciales, como Servproqual Int, SLNE, o turísticas.

Ayudas y subvenciones para la sociedad limitada nueva empresa

No se contemplan expresamente ayudas ad hoc para la Sociedad Limitadas Nueva Empresa. No obstante, si existen ayudas al emprendimiento y la innovación, además de otras relacionadas con sectores de actividad.

Los gastos que conlleva la constitución de una sociedad limitada nueva empresa son similares a otros tipos de sociedades. Conviene recordar también la necesidad de depositar el capital social. Todo ello, además de las ventajas fiscales que se le pueden conceder, previa solicitud, conforme a lo dispuesto en la Disposición Adicional Sexta de la LSC.