¿Se puede recurrir una multa por un error en la matrícula?

¿Cómo recurrir una multa por un error en la matrícula?

Los motivos para recurrir una multa por un error en la matrícula difieren según el origen de la equivocación. Es posible recibir una sanción porque el usuario del vehículo coloca mal la identificación en un aparcamiento. Por otro lado, puede ocurrir que se notifique una multa con error de matrícula en la misma denuncia. A continuación, vemos consejos para saber cómo, cuándo y dónde presentar un recurso y tener éxito.

¿Cuándo recurrir una multa por error en la matrícula?

En primer lugar, debe existir una notificación para que comience el plazo legal para recurrir una multa por un error en la matrícula. Una denuncia que se encuentre en el coche cuando está aparcado, por lo general no posee valor de notificación. Ahora bien, si la multa fue entregada en mano, sí se acepta como tal.

Un error frecuente es que el propio conductor ponga mal la matrícula en un aparcamiento y reciba una infracción. En ese caso se puede presentar las alegaciones correspondientes en un plazo de 20 días de recibida la notificación. Es habitual que la Administración de una respuesta favorable al infractor en esta situación.

Recurrir con éxito

Cuando la multa llega y se detectan errores en sus datos, como puede ser una diferencia en un número de matrícula, es más difícil recurrir con éxito. Realmente esto no se considera un defecto de forma y es susceptible de corrección por parte de la Administración. Para que sea factible de interponer un recurso debe haber un error o anomalía en los campos obligatorios. Un ejemplo de ello es que la matrícula que figura en la notificación no coincida con la de la fotografía.

¿Dónde recurrir y qué documentación presentar?

El escrito para recurrir una multa se envía al Jefe de Tráfico de la provincia en la cual se haya cometido la infracción, se puede enviar por correo certificado a la Jefatura de Tráfico. También existen algunos organismos oficiales de la Administración Estatal o de las Comunidades Autónomas que están habilitadas para realizar este trámite.

En el escrito se deben aclarar de forma específica los datos personales del infractor, la denuncia recibida y los documentos probatorios para la apelación. Es fundamental guardar los tickets de aparcamiento si la supuesta infracción fue cometida allí.

Tipos de alegaciones que se pueden presentar

Los modelos disponibles para presentar un recurso en la Jefatura de Tránsito poseen un campo para las alegaciones. La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) recomienda algunas formas de presentación.

Solicitud de Pruebas

Este tipo de alegación en multas de tráfico consiste en solicitar a la Administración pruebas que acrediten la infracción. Es una forma de buscar algún defecto en las herramientas que se utilizaron para realizar la denuncia.

Datos erróneos o falta de datos

Estas alegaciones solo derivan en una anulación de la multa cuando afectan a la defensa del infractor. Una sanción con una matrícula que pertenece a otro vehículo sería un claro ejemplo. Ahora bien, si es solo un error en uno de sus números, lo más probable es que la Administración lo corrija y envíe nuevamente la multa.

Falta de concreción

El presunto infractor puede recurrir una multa porque no existe una descripción del hecho que se denuncia. Al recibir la notificación solo se menciona el precepto general sin mayores detalles.

Recepción de notificación posterior e injustificada

Lo habitual es que la notificación se entregue en mano en el momento de la infracción. En caso de no ser así, el agente deberá especificar los motivos por los cuales esto no ha sucedido. Entre ellos se destacan ausencia del conductor y la imposibilidad de frenar el vehículo con seguridad. Para recurrir la multa se puede alegar la invalidez de la misma por no ser entregada en el mismo acto y la ausencia de justificantes.

Involuntariedad

Dentro de los tipos de alegaciones de multas de tráfico, esta es una de las que permiten expresarse con mayor libertad. El infractor debe explicar y comprobar que el hecho se dio de forma involuntaria. En algunos casos se puede alegar fuerza mayor y debe ir acompañado con certificado que justifique.

El infractor notificado no es el conductor

Son varias las circunstancias en que se cae en este error, y una de las principales es que no se haya realizado la transferencia del vehículo. Las multas recaen entonces sobre el propietario anterior y es necesario recurrir.

Prescripción

La caducidad dependerá del tipo de infracción, es decir si es leve, grave o muy grave. Los plazos se contabilizan entre el momento del incidente y la recepción de la notificación. No tienen validez si la multa se entrega en mano.

Falsedad en los hechos denunciados

Hay que ser conciso y aportar las pruebas que acrediten la inexactitud de los hechos que se denuncian.

Si has recibido una multa consulta con un abogado experto en leyes de tráfico para recurrir la misma con éxito o pagar al 50% si es necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cómo funcionamos?